/ miércoles 9 de junio de 2021

Rechazo a herencias; las derrotas de Bastida y El Coyame

Cada proceso electoral deja sus lecciones, nuevos triunfadores y a damnificados, así que el de esta ocasión no podía ser la excepción en ese sentido, nos comentan politólogos.

Hay mucho qué analizar sobre las victorias, derrotas y números que dejan los comicios del domingo, de hecho ayer se expuso una parte de eso y en esta entrega de Los Portales, dado los comentarios que nos hacen llegar politólogos, se expone otra parte de esos análisis.

Ya se ha vuelto costumbre, desgraciadamente en una buena parte de los políticos mexicanos, de pasarse los cargos de padres a hijos, de hijos a padres, entre hermanos, de maridos a esposas e incluso a las amigas.

Eso lo vemos desgraciadamente en Veracruz desde hace varios lustros y cada vez es más constante, nos hacen ver.

Un caso de ese tipo, nos recuerdan, estaba sucediendo en un municipio vecino a Xalapa, en San Andrés Tlalnelhuayocan, donde hace varios años Arianna Ángeles Aguirre pudo hacerse de la presidencia municipal.

La joven priista, nos indican, de la alcaldía pasó a la secretaría general del PRI estatal, pero además maniobró para que su hermano David Ángeles ganara la elección y fuera su sucesor en 2018.

Ahora la maniobra fue para que otro hermano, Alaín, fuera el candidato de la alianza PRI-PAN-PRD a la alcaldía de Tlalnelhuayocan, cuestión que consiguió la secretaria general, nos apuntan…solo que en esta ocasión ya no pudieron ganar.

Alaín Ángeles Aguirre, de acuerdo al PREP, logró 2 mil 688 votos, o sea el 28.8% de la votación, en tanto la candidata de Morena, Fanny Alejandra Muñoz Alfonso, recibió 3 mil 987, el 42.8% de los sufragios.

Como se ve, nos comentan estos politólogos, la diferencia es mucha y por algo será. Es probable que la razón esté en que los vecinos de Xalapa ya se cansaron de que los hermanos se rolen la alcaldía, nos dicen.

De Misantla nos recuerdan que hubo un gran pleito por las candidaturas, pues personajes ligados a Morena contaban con pesados padrinos. Pues bien, nos hace ver, finalmente Román Bastida Huesca, exalcalde de Vega de Alatorre, fue postulado, por el Partido Verde, como candidato a la diputación y… perdió. Obtuvo 19 mil 391 votos, de acuerdo al PREP, lo que significa el 14.06% de la votación.

Y Rubén Carrasco Mora, otro personaje (conocido como El Coyame) ligado a morenistas de buen nivel, fue colocado como candidato por el PT… y perdió. El nuevo empresario, nos indican, logró 26 mil 26 mil 238 sufragios, que significan el 19.09% de la votación.

Quien los dejó atrás fue Othón Hernández Candanedo, de la alianza PAN-PRI-PRD, pues recibió 28 mil 842 votos, el 20.92% de la votación.

Thelma Hernández Antúnez, de Morena, con sus 25 mil 60 votos dejó en tercer lugar a Román Bastida.

Pero no todo está mal para Bastida, nos apuntan, pues luego de ser tres veces alcalde, en esta ocasión podrá dejar como alcaldesa a su esposa, Milén Cuevas Domínguez, postulada también por el Partido Verde, quien gana con 3 mil 497 votos. Dejó atrás a la morenista Zenaida Mercado (2 mil 41) y más atrás a Marilda Rodríguez, quien abanderada por la alianza PRI-PAN-ORD apenas obtuvo mil 795; ¿en próxima elección volverá a postularse Marilda?, se preguntan en Vega.

En Tuxpan, nos señalan, ocurrió el regreso sin gloria de Alberto Silva Ramos, quien en tiempos de Javier Duarte tuvo su esplendor y fue propuesto, sin éxito, para que fuera el candidato a la gubernatura. Silva, ya sin la maquinaria del gobierno y sin la marca de Morena, que la buscó infructuosamente, logró 11 mil 771 votos postulado por el Partido Verde.

No le alcanzó para ganarle a José Manuel Pozos Castro, quien antes diputado por el PRI y ahora del lado de Morena, será el próximo alcalde al obtener 15 mil 152 sufragios, el 29.2% de la votación.

Allá en Tuxpan también se dio el ocaso del exdirigente estatal del PAN, José de Jesús Mancha Alarcón, quien apenas llegó a los 9 mil 747 votos, insuficientes para hacerle mella al morenista.

En Tuxpan se pretendía que el actual presidente municipal, Juan Antonio Aguilar Mancha, le dejara el poder a su primo José de Jesús, se dice que como pago a que éste, siendo dirigente panista, lo hizo candidato y lo respaldó para ganar la elección de 2018.

Cada proceso electoral deja sus lecciones, nuevos triunfadores y a damnificados, así que el de esta ocasión no podía ser la excepción en ese sentido, nos comentan politólogos.

Hay mucho qué analizar sobre las victorias, derrotas y números que dejan los comicios del domingo, de hecho ayer se expuso una parte de eso y en esta entrega de Los Portales, dado los comentarios que nos hacen llegar politólogos, se expone otra parte de esos análisis.

Ya se ha vuelto costumbre, desgraciadamente en una buena parte de los políticos mexicanos, de pasarse los cargos de padres a hijos, de hijos a padres, entre hermanos, de maridos a esposas e incluso a las amigas.

Eso lo vemos desgraciadamente en Veracruz desde hace varios lustros y cada vez es más constante, nos hacen ver.

Un caso de ese tipo, nos recuerdan, estaba sucediendo en un municipio vecino a Xalapa, en San Andrés Tlalnelhuayocan, donde hace varios años Arianna Ángeles Aguirre pudo hacerse de la presidencia municipal.

La joven priista, nos indican, de la alcaldía pasó a la secretaría general del PRI estatal, pero además maniobró para que su hermano David Ángeles ganara la elección y fuera su sucesor en 2018.

Ahora la maniobra fue para que otro hermano, Alaín, fuera el candidato de la alianza PRI-PAN-PRD a la alcaldía de Tlalnelhuayocan, cuestión que consiguió la secretaria general, nos apuntan…solo que en esta ocasión ya no pudieron ganar.

Alaín Ángeles Aguirre, de acuerdo al PREP, logró 2 mil 688 votos, o sea el 28.8% de la votación, en tanto la candidata de Morena, Fanny Alejandra Muñoz Alfonso, recibió 3 mil 987, el 42.8% de los sufragios.

Como se ve, nos comentan estos politólogos, la diferencia es mucha y por algo será. Es probable que la razón esté en que los vecinos de Xalapa ya se cansaron de que los hermanos se rolen la alcaldía, nos dicen.

De Misantla nos recuerdan que hubo un gran pleito por las candidaturas, pues personajes ligados a Morena contaban con pesados padrinos. Pues bien, nos hace ver, finalmente Román Bastida Huesca, exalcalde de Vega de Alatorre, fue postulado, por el Partido Verde, como candidato a la diputación y… perdió. Obtuvo 19 mil 391 votos, de acuerdo al PREP, lo que significa el 14.06% de la votación.

Y Rubén Carrasco Mora, otro personaje (conocido como El Coyame) ligado a morenistas de buen nivel, fue colocado como candidato por el PT… y perdió. El nuevo empresario, nos indican, logró 26 mil 26 mil 238 sufragios, que significan el 19.09% de la votación.

Quien los dejó atrás fue Othón Hernández Candanedo, de la alianza PAN-PRI-PRD, pues recibió 28 mil 842 votos, el 20.92% de la votación.

Thelma Hernández Antúnez, de Morena, con sus 25 mil 60 votos dejó en tercer lugar a Román Bastida.

Pero no todo está mal para Bastida, nos apuntan, pues luego de ser tres veces alcalde, en esta ocasión podrá dejar como alcaldesa a su esposa, Milén Cuevas Domínguez, postulada también por el Partido Verde, quien gana con 3 mil 497 votos. Dejó atrás a la morenista Zenaida Mercado (2 mil 41) y más atrás a Marilda Rodríguez, quien abanderada por la alianza PRI-PAN-ORD apenas obtuvo mil 795; ¿en próxima elección volverá a postularse Marilda?, se preguntan en Vega.

En Tuxpan, nos señalan, ocurrió el regreso sin gloria de Alberto Silva Ramos, quien en tiempos de Javier Duarte tuvo su esplendor y fue propuesto, sin éxito, para que fuera el candidato a la gubernatura. Silva, ya sin la maquinaria del gobierno y sin la marca de Morena, que la buscó infructuosamente, logró 11 mil 771 votos postulado por el Partido Verde.

No le alcanzó para ganarle a José Manuel Pozos Castro, quien antes diputado por el PRI y ahora del lado de Morena, será el próximo alcalde al obtener 15 mil 152 sufragios, el 29.2% de la votación.

Allá en Tuxpan también se dio el ocaso del exdirigente estatal del PAN, José de Jesús Mancha Alarcón, quien apenas llegó a los 9 mil 747 votos, insuficientes para hacerle mella al morenista.

En Tuxpan se pretendía que el actual presidente municipal, Juan Antonio Aguilar Mancha, le dejara el poder a su primo José de Jesús, se dice que como pago a que éste, siendo dirigente panista, lo hizo candidato y lo respaldó para ganar la elección de 2018.