imagotipo

Desde Huatusco

  • Roberto García Justo

UNA GOTA DE SABIDURÍA

Es lo que aportaron algunos ciudadanos nacidos y alimentados en esta tierra, con amor y respeto a la comunidad, proporcionaron lo que el pensamiento reflejaba de su vida presente. No había nada  mejor que las ideas surgidas de la lectura de volúmenes importados de otros centros donde la cultura tenía sus grandes inspiradores. La relación sostenida con sectores intelectuales de la capital de la República Mexicana, así como de países europeos, principalmente, España, Italia y Francia, significaba una larga lista de filósofos que dominaban el mundo de las letras.

La Revolución de 1910, había quedado atrás con la destrucción de ciudades y campos agrícolas que sin la intervención de la mano del hombre no producía los alimentos para la supervivencia. En esta localidad se desarrolló una industria artesanal para enfrentar los retos de la pobreza. Por ese motivo se montaron talleres de curtiduría  que se empleaba para elaborar el calzado y los aperos de labranza. La talabartería, los fabricantes de cinturones y bolsas para dama, la industria del tabaco, los refrescos, cerillos y cerveza.

Cuando el hombre ha satisfecho su principal necesidad como es el alimento, vestido y vivienda,  ocupa su  tiempo libre  para buscar otras actividades que le proporcionen placer. Es así como surge el teatro, el cine, el deporte, y la cultura en general. No es raro que las teorías más novedosas se intercalaran dentro de un medio social que amaba el arte en general. Tampoco ignorar que entre la clase media de Huatusco, surgieran personas con el firme propósito de abrazar con fe y patriotismo universal  la institución  masónica.

Don Félix Ramírez pertenecía al grupo de emprendedores de la región. Gozaba de buena fama por dos cosas. Primero por su dedicación en la  producción  de calzado, atendía con prontitud la demanda de una  clientela abundante, además su mercancía tenía la virtud de ser buena, bonita y barata. Lo segundo se comprende por ser asiduo amante de la literatura, y sus dotes de reconocida moral. Aseguran los de su época, que fue Diputado Local en el Congreso del Estado, habiendo trabajado en beneficio de su pueblo.

En las reuniones su presencia era importante, participaba con la personalidad que le daba la escuela práctica y el conocimiento teórico adquirido por su dedicación a los libros. Influenciado por integrantes de la Logia Masónica que operaba en el País. Obtuvo un sitio especial en este grupo que se reunía en forma discreta. De ahí estamos seguros que adoptó el principio de libertad, porque se consideraba un hombre libre de sí mismo y sus propiedades. Sin que nadie por la fuerza o de manera legal pudiera pesar sobre sus decisiones.s

Comulgaba con la igualdad porque es el crisol del pensamiento de los fundadores, que no simpatizan  con los tiranos ni su división de clases. Y se abrazan  a la fraternidad que resume los deberes del hombre con respecto a los demás.  En términos generales  profesaba el desinterés, la abnegación, la tolerancia y la indulgencia. El perfil de don Félix Ramírez encuadraba con la filosofía de los masónicos que practican la filantropía y sus integrantes cada día se perfeccionan en su carácter, su comportamiento, siendo honestos con la familia, la sociedad y la Nación.

Esta es parte de un intento de  investigación para conocer los conceptos del pasado de una población que debemos, analizar, reconocer y someter a un estudio metodológico profundo para dar continuidad a las costumbres que la hacen merecedora de seguir con  la cadena que nos une con el propósito de reafirmar nuestras aspiraciones, presentes y futuras.