/ jueves 23 de mayo de 2019

Tarantino y Almodóvar no tienen rival en Cannes

Las películas presentadas ayer en competencial oficial no cumplieron las expectativas

CANNES. Mientras que el estreno el martes de la tan esperada película de Quentin Tarantino, Once upon a time in Hollywood, dividió a los críticos y dio origen ayer a una controvertida conferencia de prensa ofrecida por el director y sus estrellas Brad Pitt y Leonardo DiCaprio, a dos días del cierre del certamen y cuatro películas más en competición, el panorama no parece que podría cambiar de manera sustancial respecto a los filmes candidatos a la Palma de Oro, donde Pedro Almodóvar con Dolor y Gloria lleva la delantera en la opinión de los críticos y los pronósticos, a menos que suceda una sorpresa del último momento.

Por lo pronto, las dos películas estrenadas ayer en competición resultaron pésimas. Ambas están situadas dentro de la corriente francófona, una de Quebec, Canadá y la otra de producción y director francés.

Tarantino regresa por la gloria a Cannes

En Matthias y Maxime, el ex joven prodigio y prolífico cineasta de Quebec e igualmente actor Xavier Dolan, nos ofrece una nueva entrega de sus temas favoritos: los problemas de familia y las relaciones homosexuales.

La cinta gira alrededor de dos jóvenes que sienten una poderosa mutua atracción sexual, misma que afectará de manera determinante las relaciones con su entorno, hasta que sus vidas toman rumbos diferentes.

La película de interminables y casi caóticos diálogos deja poco espacio al desarrollo pausado y reflexivo en la relación de los dos jóvenes. Debo admitir que esta fue la película donde más sufrí en este festival por su interminable verborrea.

Aún más floja resultó la producción francesa Roubaix, una luz en la que el realizador Arnaud Desplechin (Tres recuerdos de mi juventud, multipremiada en la Quincena de Realizadores en 2015), regresa a su ciudad natal Roubaix donde bajo el pretexto de un interrogatorio policíaco por el asesinato de una señora de edad, plasma una película que se parece más a una serie policíaca de las destinadas a la televisión.

Quizás, de todas las películas presentadas hasta ahora en competencia, ésta es la que no debería haber sido seleccionada ni en esta ni en alguna otra sección del festival. Sin duda alguna, este fue el peor día para las películas en competición desde el inicio del certamen.

Acercándonos al final de este 72 festival de Cannes, donde como se espera, la atención de los críticos, los medios y del público la monopolizan las películas en competición y los realizadores de renombre, vale la pena destacar la presencia en otras secciones de notables representantes de algunas cinematografías que no estuvieron en competición. Este es el caso de la selección de filmes provenientes de Rusia y de países anteriormente integrados en la ex Unión Soviética que se pudieron ver en la sección Un Certain Regard.

El joven ruso Kantemir Balagov estrenó su segundo e interesante largometraje Una chica grande, después de haber presentado aquí en 2016 su excelente primera obra Cercanía (Premio Fipresci). Su colega Larisa Sadilova estrenó en la misma sección Una vez en Trubchevsk, mientras que el ucraniano Nariman Aliev presentó su debut Evge.

CANNES. Mientras que el estreno el martes de la tan esperada película de Quentin Tarantino, Once upon a time in Hollywood, dividió a los críticos y dio origen ayer a una controvertida conferencia de prensa ofrecida por el director y sus estrellas Brad Pitt y Leonardo DiCaprio, a dos días del cierre del certamen y cuatro películas más en competición, el panorama no parece que podría cambiar de manera sustancial respecto a los filmes candidatos a la Palma de Oro, donde Pedro Almodóvar con Dolor y Gloria lleva la delantera en la opinión de los críticos y los pronósticos, a menos que suceda una sorpresa del último momento.

Por lo pronto, las dos películas estrenadas ayer en competición resultaron pésimas. Ambas están situadas dentro de la corriente francófona, una de Quebec, Canadá y la otra de producción y director francés.

Tarantino regresa por la gloria a Cannes

En Matthias y Maxime, el ex joven prodigio y prolífico cineasta de Quebec e igualmente actor Xavier Dolan, nos ofrece una nueva entrega de sus temas favoritos: los problemas de familia y las relaciones homosexuales.

La cinta gira alrededor de dos jóvenes que sienten una poderosa mutua atracción sexual, misma que afectará de manera determinante las relaciones con su entorno, hasta que sus vidas toman rumbos diferentes.

La película de interminables y casi caóticos diálogos deja poco espacio al desarrollo pausado y reflexivo en la relación de los dos jóvenes. Debo admitir que esta fue la película donde más sufrí en este festival por su interminable verborrea.

Aún más floja resultó la producción francesa Roubaix, una luz en la que el realizador Arnaud Desplechin (Tres recuerdos de mi juventud, multipremiada en la Quincena de Realizadores en 2015), regresa a su ciudad natal Roubaix donde bajo el pretexto de un interrogatorio policíaco por el asesinato de una señora de edad, plasma una película que se parece más a una serie policíaca de las destinadas a la televisión.

Quizás, de todas las películas presentadas hasta ahora en competencia, ésta es la que no debería haber sido seleccionada ni en esta ni en alguna otra sección del festival. Sin duda alguna, este fue el peor día para las películas en competición desde el inicio del certamen.

Acercándonos al final de este 72 festival de Cannes, donde como se espera, la atención de los críticos, los medios y del público la monopolizan las películas en competición y los realizadores de renombre, vale la pena destacar la presencia en otras secciones de notables representantes de algunas cinematografías que no estuvieron en competición. Este es el caso de la selección de filmes provenientes de Rusia y de países anteriormente integrados en la ex Unión Soviética que se pudieron ver en la sección Un Certain Regard.

El joven ruso Kantemir Balagov estrenó su segundo e interesante largometraje Una chica grande, después de haber presentado aquí en 2016 su excelente primera obra Cercanía (Premio Fipresci). Su colega Larisa Sadilova estrenó en la misma sección Una vez en Trubchevsk, mientras que el ucraniano Nariman Aliev presentó su debut Evge.

Local

Madre de exalcalde desaparecido presenta cuenta pública

Dijo que su intención al dar a conocer esto es aclarar y limpiar la imagen de su hijo, quien fue secuestrado hace seis meses

Local

No acudirá secretario de Seguridad Pública a declarar a la FGE

Enviará su declaración por escrito como lo establece la ley, aclaró

Local

Con presentación de Son jarocho concluye taller de Tereso Vega

Entre los alumnos de este taller hubo tanto adultos como niños a quienes llama la atención el sonido que produce la jarana

Mundo

Granjas compartidas, nueva moda en Holanda para combatir el cambio climático

El objetivo es reducir la emisión de carbono de la producción agrícola y reducir el derroche alimentario

Futbol

Manchester United no puede con los Wolves de Jiménez y sellan empate

Había curiosidad por saber si la contundente victoria (4-0) sobre el Chelsea con la que el United arrancó la temporada fue un mero espejismo o sí de verdad los de Ole Gunnar Solskjaer están para ser campeones

Local

A pesar de tener cáncer recolectan tapitas para ayudar a otros niños

Tras haberles diagnosticado cáncer en mediastino (el pecho), Martín y su mamá, Cecilia, se dan a la tarea de ayudar a las personas que como ellos padecen algún tipo de cáncer y no tienen los recursos económicos para comprar los medicamentos.

Celebridades

Javier Bardem y Greenpeace piden en Times Square un tratado para los océanos

La acción del artista y la organización coincide con el arranque de la tercera ronda de negociaciones en Naciones Unidas para conseguir un Tratado Global de los Océanos

Política

Ricardo Monreal llama a mantener la unidad en Morena

El líder de Morena en el Senado pidió concordia y conciliación, luego de la elección de Mónica Fernández como nueva presidenta de la Mesa Directiva