/ viernes 10 de septiembre de 2021

El exorcismo: ¿las posesiones demoniacas son obra de Dios?

En pleno Siglo XXI, decir que alguien está poseído por el Demonio puede sonar a broma; sin embargo, para la Iglesia católica hay casos de personas que creen estarlo

Desde el principio de los tiempos, el Demonio ha tentado una y otra vez a hombres y mujeres por igual para caer en el pecado. Estas tentaciones a veces son sólo eso, tentaciones, pero en la teología católica hay otro nivel en cuanto a la influencia demoniaca: la posesión.

Para la Iglesia católica, la posesión demoníaca es una cosa seria, al grado que el mismo Jesús se encargó de varios casos mientras estuvo en la tierra. Por eso en la actualidad se siguen atendiendo a las personas con esta “enfermedad” por medio del exorcismo.

➡️ ¿El rock es satánico? Cuando el Diablo se "adentró" a la música

“Para la Iglesia católica, el exorcismo es el medio a través del cual el Señor o Dios, a través de la mediación de la Iglesia es que expulsa al Demonio de cualquier tipo, de cualquier influencia extraordinaria, conviene que hay dos tipos, en la teología católica, de acción demoníaca”, explica el sacerdote, José Medel, miembro del Colegio de Exorcistas de la Arquidiócesis de México.

Medel dice que, pese a que parezca extraño o contradictorio, las posesiones demoniacas son parte de un plan divino.

“La acción demoniaca es por permiso de Dios, Dios le permite actuar. ¿Cómo es eso posible? Dios siempre saca bien del mal, siempre, porque todas sus acciones son de bondad, de amor. Si Dios permite la acción del Demonio, la ordinaria y la extraordinaria, es en razón de la salvación de las almas”.

La Divina Comedia plantea 9 círculos. Foto: Pixabay

Más allá de la ciencia

En pleno Siglo XXI, pensar en que una persona está poseída por un demonio sería altamente cuestionable. Con los avances en medicina es fácil que un escéptico argumente en contra de esto.

Para entender la visión actual de la Iglesia católica sobre posesiones, Medel explica que en la actualidad se reconocen dos tipos de influencias del Demonio: la ordinaria, que no es más que la tentación del pecado, y la extraordinaria, que es la posesión.

Otra definición importante es el de fenómeno, y para la iglesia existen tres tipos: natural, sobrenatural y preternaturales.

➡️ Cómo es el infierno para Dante...

Los naturales son aquellos que son estudiados por la ciencia, de los que sabemos con conocimiento empírico; los sobrenaturales son los concernientes a la fe, ya que ninguna ciencia puede entenderlos. ¿Y el preternatural?

“Los preternaturales, que son aquellas cosas que en principio forman parte de la naturaleza pero que la ciencia sabe que existen, pero no se los explica, no los conoce del todo, otros son desconocidos”, dice el sacerdote.

Para que haya un exorcismo se necesitan dos: a quien el Diablo tiene controlado y quien va a expulsar a la presencia maligna. Foto: AFP

Tener claros estos conceptos es importante debido a que así se puede empezar a analizar los posibles casos de posesión.

Medel comenta que la valoración de casos no es un asunto menor, el sacerdote exorcista debe de aplicar sus conocimientos y experiencia para evaluar a la persona presuntamente endemoniada. Curiosamente, su mejor herramienta es la ciencia.

“Para eso tenemos instrumentos, y uno de nuestros instrumentos más importantes es la ciencia. Un exorcista es ayudado de peritos, médicos, psicólogos y siquiatras, ellos nos ayudan a diagnosticar si lo que la persona presenta pertenece al orden natural, es decir, es una enfermedad. Cuando los mismos médicos miran una sintomatología fuera del orden de la ciencia es cuando ellos mismos nos lo hacen ver”.

Pero, ¿cuántos casos de posesión se registran?

Medel confiesa desconocer el número exacto de cuántos fieles sufren de este “padecimiento”, pero de lo que está seguro es que no son pocos.

“Podemos decir que, de cada mil casos de personas que llegan pensando que están poseídas, estamos hablando de que en todo caso serán 10 personas las que tienen una verdadera posesión. Lo que es importante es que cuando digo de mil personas sí quiero decir que son muchas personas las que buscan a los exorcistas”.

➡️ Esto es el infierno, según los mexicanos

Además, existe algo poco conocido, las llamadas obsesiones, que son influencias muy fuertes del Demonio, pero sin llegar a la posesión.

Una vez confirmado el caso, se empieza con el “tratamiento”, que puede tardar semanas, meses o años, dependiendo de la persona.

Muchos que no tienen nada pero piensan que están poseídos, otros que tienen enfermedades, otros que no llegan a una posesión, pero si llegan a lo que nosotros llamamos en la ciencia teológica, en el Tratado de Demonología en concreto, lo que se llamaría una obsesión, es decir, no llega a una posesión, pero sí hay una influencia demoniaca.

“Estamos diciendo que un exorcista puede tener en tratamiento o acompañamiento, porque el exorcismo tampoco es que yo ya a una persona le aplique el exorcismo y ya, puede tardar la liberación, cuando el espíritu del mal libera a esa persona puede tardar semanas, meses o años”.

Exorcista y exorcizado

Para que haya un exorcismo se necesitan dos: a quien el Diablo tiene controlado y quien va a expulsar a la presencia maligna.

Con cientos de años de conocimiento y estudio, a la fecha sigue sin tenerse un perfil claro de quién es más susceptible a ser controlado por el Diablo, o si hay algo que lo provoca.

“No podemos hablar de un perfil definido ni de causas. Lo que uno pensaría es que una persona poseída es una persona que estuvo metida en cosas demoniacas, esa sería la conclusión lógica y no necesariamente. Hay que gente que se metió en mil cosas demoniacas, sectas satánicas, brujería o cualquier otro tipo de culto o incluso gente que pudo hacer pactos con el Demonio

“A veces tienen que ver con pecados personales, pero no necesariamente, y a veces son almas inocentes, es decir, personas que no tienen nada que ver con el Demonio, que llevan una vida santa, congruente, cristianamente superior a la mayoría”, detalla el sacerdote.

Del otro lado tenemos al exorcista. Para empezar, tiene que ser un sacerdote ordenado, la Iglesia católica no acepta a laicos.

Segundo, debe de ser nombrado por el obispo de su diócesis, pues teóricamente debe haber un exorcista en cada diócesis.

“El exorcista lo nombra el obispo de cada diócesis, en teoría en cada diócesis hay un exorcista, pero no todos los obispos diocesanos nombran a uno”.

En el país hay alrededor de 50 exorcistas, mientras que en la Ciudad de México, donde están las diócesis de Azcapotzalco, Xochimilco e Iztapalapa, además de la Arquidiócesis Primada de México, hay cinco.

➡️ "El diablo siempre está suelto": Diócesis de Toluca reconoce al menos dos exorcismos

Hasta hace poco no había una instrucción formal para exorcistas. Fue hasta que el sacerdote italiano Gabriel Amorth ganó fama internacional en esta tarea que se comenzó a organizar una agrupación.

En 1993, Amorth, con el apoyo de Jeramy Davies, fundó la Asociación Internacional de Exorcistas, que ya es reconocida por El Vaticano.

Es desde ahí que la organización de los sacerdotes exorcistas se formalizó y en México está el Colegio de Exorcistas de la Arquidiócesis de México.

El exorcismo en el cine

En el cine, son varias las películas que tratan el tema, pero tal vez ninguna tan famosa como El Exorcista (1973). Dirigida por William Friedkin, la cinta es sin duda el estándar de lo que un largometraje sobre posesiones demoníacas debe incluir.

Quedan para las leyendas urbanas las historias como la censura de la que fue objeto o los desmayos en las funciones clandestinas.

Lo que sí es palpable es la escuela que dejó: El exorcismo de Emily Rose, la trilogía de El Conjuro o sus mismas secuelas no son más que el reflejo que a la gente le gusta el tema, aunque sea sólo por morbo, dice Medel.

Fuera del morbo, algo que ninguna película logrará expresar el sufrimiento.

“Las películas ni se imaginan lo que hay, lo que ves en las películas es fruto de la imaginación. Una persona que está poseída por el Demonio sufre, y eso no lo refleja la película, una persona que está influida por el Demonio tiene un terrible sufrimiento, tiene una lucha interna muy fuerte que una película no es capaz de expresar”.


Desde el principio de los tiempos, el Demonio ha tentado una y otra vez a hombres y mujeres por igual para caer en el pecado. Estas tentaciones a veces son sólo eso, tentaciones, pero en la teología católica hay otro nivel en cuanto a la influencia demoniaca: la posesión.

Para la Iglesia católica, la posesión demoníaca es una cosa seria, al grado que el mismo Jesús se encargó de varios casos mientras estuvo en la tierra. Por eso en la actualidad se siguen atendiendo a las personas con esta “enfermedad” por medio del exorcismo.

➡️ ¿El rock es satánico? Cuando el Diablo se "adentró" a la música

“Para la Iglesia católica, el exorcismo es el medio a través del cual el Señor o Dios, a través de la mediación de la Iglesia es que expulsa al Demonio de cualquier tipo, de cualquier influencia extraordinaria, conviene que hay dos tipos, en la teología católica, de acción demoníaca”, explica el sacerdote, José Medel, miembro del Colegio de Exorcistas de la Arquidiócesis de México.

Medel dice que, pese a que parezca extraño o contradictorio, las posesiones demoniacas son parte de un plan divino.

“La acción demoniaca es por permiso de Dios, Dios le permite actuar. ¿Cómo es eso posible? Dios siempre saca bien del mal, siempre, porque todas sus acciones son de bondad, de amor. Si Dios permite la acción del Demonio, la ordinaria y la extraordinaria, es en razón de la salvación de las almas”.

La Divina Comedia plantea 9 círculos. Foto: Pixabay

Más allá de la ciencia

En pleno Siglo XXI, pensar en que una persona está poseída por un demonio sería altamente cuestionable. Con los avances en medicina es fácil que un escéptico argumente en contra de esto.

Para entender la visión actual de la Iglesia católica sobre posesiones, Medel explica que en la actualidad se reconocen dos tipos de influencias del Demonio: la ordinaria, que no es más que la tentación del pecado, y la extraordinaria, que es la posesión.

Otra definición importante es el de fenómeno, y para la iglesia existen tres tipos: natural, sobrenatural y preternaturales.

➡️ Cómo es el infierno para Dante...

Los naturales son aquellos que son estudiados por la ciencia, de los que sabemos con conocimiento empírico; los sobrenaturales son los concernientes a la fe, ya que ninguna ciencia puede entenderlos. ¿Y el preternatural?

“Los preternaturales, que son aquellas cosas que en principio forman parte de la naturaleza pero que la ciencia sabe que existen, pero no se los explica, no los conoce del todo, otros son desconocidos”, dice el sacerdote.

Para que haya un exorcismo se necesitan dos: a quien el Diablo tiene controlado y quien va a expulsar a la presencia maligna. Foto: AFP

Tener claros estos conceptos es importante debido a que así se puede empezar a analizar los posibles casos de posesión.

Medel comenta que la valoración de casos no es un asunto menor, el sacerdote exorcista debe de aplicar sus conocimientos y experiencia para evaluar a la persona presuntamente endemoniada. Curiosamente, su mejor herramienta es la ciencia.

“Para eso tenemos instrumentos, y uno de nuestros instrumentos más importantes es la ciencia. Un exorcista es ayudado de peritos, médicos, psicólogos y siquiatras, ellos nos ayudan a diagnosticar si lo que la persona presenta pertenece al orden natural, es decir, es una enfermedad. Cuando los mismos médicos miran una sintomatología fuera del orden de la ciencia es cuando ellos mismos nos lo hacen ver”.

Pero, ¿cuántos casos de posesión se registran?

Medel confiesa desconocer el número exacto de cuántos fieles sufren de este “padecimiento”, pero de lo que está seguro es que no son pocos.

“Podemos decir que, de cada mil casos de personas que llegan pensando que están poseídas, estamos hablando de que en todo caso serán 10 personas las que tienen una verdadera posesión. Lo que es importante es que cuando digo de mil personas sí quiero decir que son muchas personas las que buscan a los exorcistas”.

➡️ Esto es el infierno, según los mexicanos

Además, existe algo poco conocido, las llamadas obsesiones, que son influencias muy fuertes del Demonio, pero sin llegar a la posesión.

Una vez confirmado el caso, se empieza con el “tratamiento”, que puede tardar semanas, meses o años, dependiendo de la persona.

Muchos que no tienen nada pero piensan que están poseídos, otros que tienen enfermedades, otros que no llegan a una posesión, pero si llegan a lo que nosotros llamamos en la ciencia teológica, en el Tratado de Demonología en concreto, lo que se llamaría una obsesión, es decir, no llega a una posesión, pero sí hay una influencia demoniaca.

“Estamos diciendo que un exorcista puede tener en tratamiento o acompañamiento, porque el exorcismo tampoco es que yo ya a una persona le aplique el exorcismo y ya, puede tardar la liberación, cuando el espíritu del mal libera a esa persona puede tardar semanas, meses o años”.

Exorcista y exorcizado

Para que haya un exorcismo se necesitan dos: a quien el Diablo tiene controlado y quien va a expulsar a la presencia maligna.

Con cientos de años de conocimiento y estudio, a la fecha sigue sin tenerse un perfil claro de quién es más susceptible a ser controlado por el Diablo, o si hay algo que lo provoca.

“No podemos hablar de un perfil definido ni de causas. Lo que uno pensaría es que una persona poseída es una persona que estuvo metida en cosas demoniacas, esa sería la conclusión lógica y no necesariamente. Hay que gente que se metió en mil cosas demoniacas, sectas satánicas, brujería o cualquier otro tipo de culto o incluso gente que pudo hacer pactos con el Demonio

“A veces tienen que ver con pecados personales, pero no necesariamente, y a veces son almas inocentes, es decir, personas que no tienen nada que ver con el Demonio, que llevan una vida santa, congruente, cristianamente superior a la mayoría”, detalla el sacerdote.

Del otro lado tenemos al exorcista. Para empezar, tiene que ser un sacerdote ordenado, la Iglesia católica no acepta a laicos.

Segundo, debe de ser nombrado por el obispo de su diócesis, pues teóricamente debe haber un exorcista en cada diócesis.

“El exorcista lo nombra el obispo de cada diócesis, en teoría en cada diócesis hay un exorcista, pero no todos los obispos diocesanos nombran a uno”.

En el país hay alrededor de 50 exorcistas, mientras que en la Ciudad de México, donde están las diócesis de Azcapotzalco, Xochimilco e Iztapalapa, además de la Arquidiócesis Primada de México, hay cinco.

➡️ "El diablo siempre está suelto": Diócesis de Toluca reconoce al menos dos exorcismos

Hasta hace poco no había una instrucción formal para exorcistas. Fue hasta que el sacerdote italiano Gabriel Amorth ganó fama internacional en esta tarea que se comenzó a organizar una agrupación.

En 1993, Amorth, con el apoyo de Jeramy Davies, fundó la Asociación Internacional de Exorcistas, que ya es reconocida por El Vaticano.

Es desde ahí que la organización de los sacerdotes exorcistas se formalizó y en México está el Colegio de Exorcistas de la Arquidiócesis de México.

El exorcismo en el cine

En el cine, son varias las películas que tratan el tema, pero tal vez ninguna tan famosa como El Exorcista (1973). Dirigida por William Friedkin, la cinta es sin duda el estándar de lo que un largometraje sobre posesiones demoníacas debe incluir.

Quedan para las leyendas urbanas las historias como la censura de la que fue objeto o los desmayos en las funciones clandestinas.

Lo que sí es palpable es la escuela que dejó: El exorcismo de Emily Rose, la trilogía de El Conjuro o sus mismas secuelas no son más que el reflejo que a la gente le gusta el tema, aunque sea sólo por morbo, dice Medel.

Fuera del morbo, algo que ninguna película logrará expresar el sufrimiento.

“Las películas ni se imaginan lo que hay, lo que ves en las películas es fruto de la imaginación. Una persona que está poseída por el Demonio sufre, y eso no lo refleja la película, una persona que está influida por el Demonio tiene un terrible sufrimiento, tiene una lucha interna muy fuerte que una película no es capaz de expresar”.


Local

¿Conoces la historia detrás de un puro orizabeño?

Antonio Sánchez Ochoa recuerda que hace años su padre Antonio Sánchez era amante de los puros y toda la vida lo vio luego de la comida encender un puro

Policiaca

Asesinan a hombres en Rafael Delgado y Maltrata

Uno de los cuerpos es de Félix “N” quien fuera reconocido por su esposa

Policiaca

Taxi termina con la cajuela destrozada tras choque en Orizaba

El taxi Nissan Tsuru, marcado con el número económico 1431, de Orizaba era conducido por el chofer identificado con el alias de “Forastero”

Mundo

Por brote de Covid, más de 80 mil turistas están varados en el "Hawái chino"

Para poder salir de la isla, los turistas deberán presentar cinco pruebas de covid-19 realizadas en un período de siete días

Sociedad

En plenas vacaciones, turistas en Acapulco pasean entre aguas negras

El drenaje sanitario de la zona de Caleta está colapsado; en la Costera, porteños y visitantes se quejan de fétidos olores

Mundo

Cuba, aún sin controlar el incendio en tanques petroleros de Matanzas

El presidente llegó el domingo al hotel Velasco, en el centro de Matanzas, donde madres, padres y otros familiares aguardan en el lobby noticias de sus seres queridos.

Policiaca

Vuelca tolva de tráiler a la altura de la laguna de Nogales

El percance cerca de la laguna de Nogales fue reportado al número de emergencias 911

Sociedad

Primero el rescate y luego justicia, promete AMLO a familias de mineros en Coahuila

Fueron pocos los minutos en los que estuvo el Presidente con las familias de los 10 mineros atrapados en Sabinas, Coahuila

Sociedad

Leona Vicario, así es la parada del Tren Maya en Quintana Roo

El pueblo tiene cenotes y balnearios entre sus atractivos, y su cabecera es pintoresca con casas y solares mayas, con parque y un kiosko central