imagotipo

Artesanos se dicen despreciados

  • Laura Cortes Robles
  • en Local

El trabajo de artesanos lamentablemente no es valorado entre la población de nuestro propio estado y regiones, pues a pesar de generar productos únicos y bien diseñados, los consumidores no aprecian el trabajo y regatean en sus precios, dijeron artesanas de la zona de Orizaba, quien afirmaron que los visitantes nacionales y extranjeros son los que pagan el precio correcto por cada pieza.

Brenda González Rico artesana oriunda de Orizaba confecciona bolsas con diseños propios: “hago bolsas, carteras, mochilas, ocupo telas, vinil, algunos de mis diseños los hago con ropa que ya no es de uso  u otros materiales, es una forma de arte y creatividad, lamentablemente muchas veces no lo pagan como es, normalmente recurren al regateo; cuando yo dispongo de entre una y cuatro horas para hacer los productos que vendo y les cuido calidad y otras cosas”.

Y agregó: “Creo que la gente menosprecia el trabajo  de los artesanos, creen que al hacerlo tu demerita y es de menos valor, normalmente creen que  lo que haces es rápido y fácil y pues no valoran, si no hay marcas pues lo pagan menos”.

El diseño y confección de bolsas es para Brenda la oportunidad de tener su propia fuente de ingresos, con ello mantener a su familia y procurar la educación de sus hijos.

Laura Hernández García, artesana con la misma actividad, explicó: “Nosotros hacemos una pieza y cuidamos todos los detalles, pintamos las telas, diseñamos, cocemos, cuidamos detalles y calidad, bordamos y hacemos un buen trabajo,  en comparación el material que se confecciona en serie no va tan cuidado como el nuestro y todavía ofrecemos a nuestros clientes garantías, de que si algo está mal lo cambiamos”.

En ambos casos el mayor reclamo es que se regatean sus prendas y muchas veces no se valora de parte de la gente el trabajo que implica hacer cada pieza.

A veces son visitantes o extranjeros quienes pagan mejor que la misma gente de aquí.

En la actualidad y con las nuevas tecnologías las redes sociales se han convertido en aliados pues les ayudan a promover sus productos y poder comercializarlos.

ORIGAMI OTRA DE LAS ARTESANÍAS QUE SE VENDEN EN ESTA ZONA

Por su parte Julio Santiago Luna de 26 años de edad originario de Río Blanco trabaja desde hace 9 años el origami con el que hace figuras plegables y en tercera dimensión: “Ahora que tenemos tanta gente estresada ofrezco talleres de origami, es una técnica que implica mucha creatividad y una forma de aprendizaje que puede consolidar una forma de autoempleo pues las figuras se pueden comercializar a precios accesibles y son vistosas”.

Rosas, figuras de acción, materiales con los que se puede jugar es el material que se ofrece: “Tengo figuras que tienen hasta 67 piezas por ejemplo, hay algunas que son de 320 piezas de papel como un dragón que me toma hasta 4 horas para el ensamble y prácticamente se pueden hacer muchas cosas, incluso algunas que sean movibles, el único punto es que la gente aprenda a apreciarlos y los adquiera”, finalizó.