/ jueves 17 de septiembre de 2020

Don Isaac una tradición en Orizaba con su venta de fruta, tiene 76 años

Durante 3 meses autoridades municipales no le permitieron vender, por la pandemia. Necesita vender para sostener a su esposa y dos nietos

Orizaba, Ver.- Con 78 años a cuestas, cansado pero con la responsabilidad de sacar adelante a dos nietos de 9 y 8 años, don Isaac Guzmán vende de lunes a viernes bolsitas de fruta en la esquina de conocida escuela particular desde hace 46 años.

En todo ese tiempo, aun con lluvia, viento, calor o frío, han sido contadas las veces que don Isaac ha faltado, pues tiene que vender para sostener a su esposa y desde hace siete años a sus nietos. Sus clientes frecuentes son los estudiantes que al salir de la escuela o de camino a la misma, le compran bolsitas de fruta o cacahuates.

Don Isa, como le dicen muchos de cariño, camina durante una hora desde su casa, en Sur 11, muy cerca de Jalapilla hasta la Oriente 4 y Sur 31 jalando su carrito de madera donde acondicionó una vitrina donde coloca las bolsitas con fruta, protegiéndolas de la contaminación.

No pudo vender durante tres meses

A raíz de la pandemia su venta cayó. Por el cierre de las escuelas dejó de haber clientes, además de que el Ayuntamiento no le permitió vender durante los primeros tres meses de la pandemia, por ser, además, adulto mayor.

Durante ese tiempo su situación económica se complicó y sólo sobrevivía él y su familia con lo que ganaba su esposa con la venta de antojitos. “Ya no aguanté, el ayuntamiento no quería que saliera a trabajar, salgo con el peligro, pero qué le hago”.

Lo que lo motiva a seguir buscando el pan de cada día son sus nietos, que les dejó su nuera desde hace 8 años, cuando los pequeñitos tenían dos y un año de edad.

Aunque son muchos los hoy adultos que crecieron comprando fruta a don Isaac, la emergencia sanitaria provocó que éstos también dejaran de llegar a comprar y había días que no tenía venta.

Foto: Miguel Castillo | El Sol de Orizaba

Antes preparaba 40 bolsitas de fruta, a raíz de la pandemia 15

Diariamente, cuenta, prepara alrededor de 40 bolsitas de fruta picada: sandía, pepino, jícama, piña, naranja, coco, durazno, papa extranjera y otra fruta de la temporada, además de cacahuates enchilados; por la pandemia preparaba sólo 15 bolsitas, que no vendía en su totalidad.

Muchos años mantuvo el costo de la bolsita de fruta en 10 pesos, pero últimamente lo tuvo que ajustar a 15 pesos para sacar un poquito de ganancia, ya que el precio de la fruta también aumentó.

"Con chile para hombre"

“Con chile para hombre o para medio hombre”, es la frase con la que recibe a sus clientes, y es que el picante que utiliza pica más de lo normal, pero le da un excelente sabor la fruta.

Siempre con una sonrisa y una plática amena, don Isaac Guzmán, quien dejó por un rato a un lado su sombrero para utilizar una gorra con careta, se ha ganado el cariño y respeto de sus clientes, que poco a poco vuelven a comprarle.

Unos, los que tienen la posibilidad de hacerlo, le dejan un donativo económico, otros, en especie, su intención es ayudarlo a pasar este tiempo de pandemia, con dignidad.

Foto: Miguel Castillo | El Sol de Orizaba

Reconoce que hay días en que el cansancio por su edad lo vence, pero pensar en sus nietos, lo levanta. Afortunadamente no padece ninguna enfermedad y dice que seguirá llegando a vender a ese lugar, hasta que Dios se lo permita.

Orizaba, Ver.- Con 78 años a cuestas, cansado pero con la responsabilidad de sacar adelante a dos nietos de 9 y 8 años, don Isaac Guzmán vende de lunes a viernes bolsitas de fruta en la esquina de conocida escuela particular desde hace 46 años.

En todo ese tiempo, aun con lluvia, viento, calor o frío, han sido contadas las veces que don Isaac ha faltado, pues tiene que vender para sostener a su esposa y desde hace siete años a sus nietos. Sus clientes frecuentes son los estudiantes que al salir de la escuela o de camino a la misma, le compran bolsitas de fruta o cacahuates.

Don Isa, como le dicen muchos de cariño, camina durante una hora desde su casa, en Sur 11, muy cerca de Jalapilla hasta la Oriente 4 y Sur 31 jalando su carrito de madera donde acondicionó una vitrina donde coloca las bolsitas con fruta, protegiéndolas de la contaminación.

No pudo vender durante tres meses

A raíz de la pandemia su venta cayó. Por el cierre de las escuelas dejó de haber clientes, además de que el Ayuntamiento no le permitió vender durante los primeros tres meses de la pandemia, por ser, además, adulto mayor.

Durante ese tiempo su situación económica se complicó y sólo sobrevivía él y su familia con lo que ganaba su esposa con la venta de antojitos. “Ya no aguanté, el ayuntamiento no quería que saliera a trabajar, salgo con el peligro, pero qué le hago”.

Lo que lo motiva a seguir buscando el pan de cada día son sus nietos, que les dejó su nuera desde hace 8 años, cuando los pequeñitos tenían dos y un año de edad.

Aunque son muchos los hoy adultos que crecieron comprando fruta a don Isaac, la emergencia sanitaria provocó que éstos también dejaran de llegar a comprar y había días que no tenía venta.

Foto: Miguel Castillo | El Sol de Orizaba

Antes preparaba 40 bolsitas de fruta, a raíz de la pandemia 15

Diariamente, cuenta, prepara alrededor de 40 bolsitas de fruta picada: sandía, pepino, jícama, piña, naranja, coco, durazno, papa extranjera y otra fruta de la temporada, además de cacahuates enchilados; por la pandemia preparaba sólo 15 bolsitas, que no vendía en su totalidad.

Muchos años mantuvo el costo de la bolsita de fruta en 10 pesos, pero últimamente lo tuvo que ajustar a 15 pesos para sacar un poquito de ganancia, ya que el precio de la fruta también aumentó.

"Con chile para hombre"

“Con chile para hombre o para medio hombre”, es la frase con la que recibe a sus clientes, y es que el picante que utiliza pica más de lo normal, pero le da un excelente sabor la fruta.

Siempre con una sonrisa y una plática amena, don Isaac Guzmán, quien dejó por un rato a un lado su sombrero para utilizar una gorra con careta, se ha ganado el cariño y respeto de sus clientes, que poco a poco vuelven a comprarle.

Unos, los que tienen la posibilidad de hacerlo, le dejan un donativo económico, otros, en especie, su intención es ayudarlo a pasar este tiempo de pandemia, con dignidad.

Foto: Miguel Castillo | El Sol de Orizaba

Reconoce que hay días en que el cansancio por su edad lo vence, pero pensar en sus nietos, lo levanta. Afortunadamente no padece ninguna enfermedad y dice que seguirá llegando a vender a ese lugar, hasta que Dios se lo permita.

Local

Pasión por la medicina hace enfrentar el Covid: doctores

Viven ansiedad, tristeza, problemas dermatológicos por el uso de guantes, mascarillas y equipos especiales

Local

Al menos 15 docentes fallecieron por Covid-19

Los lugares que estos docentes han dejado vacantes no han sido cubiertos

Local

Celebran un centenario de la llegada de Guizar a Veracruz

Unos caminaron en calcetas e hicieron una parada en la desviación a Pacho para descansar un poco

Local

Niños en casa dispara la obesidad, advierten

El aumento de peso en niños de 5 a 11 años ha sido de 3 a 5 kilos

Local

Celebran un centenario de la llegada de Guizar a Veracruz

Unos caminaron en calcetas e hicieron una parada en la desviación a Pacho para descansar un poco

Local

Que aclare cuentas magistrada Sofía, piden abogados

En un hecho sin precedentes, siete magistrados integrantes del Pleno destituyeron a la magistrada

Local

Pasión por la medicina hace enfrentar el Covid: doctores

Viven ansiedad, tristeza, problemas dermatológicos por el uso de guantes, mascarillas y equipos especiales

Local

Gobernador confirma que Ramos Alor si tuvo Covid-19

Cuitláhuac García defiende de las críticas a Roberto Ramos Alor y destaca su lucha contra la enfermedad

Finanzas

Presentan plan para la estación Tulum del Tren Maya

Las propuestas recibidas van de los 3.5 a los 3.7 millones de pesos por el anteproyecto