/ domingo 15 de agosto de 2021

Narraciones: de influyente funcionario a preso en Veracruz

El autor narra cómo le cambio la vida a exservidor público


Lo observé a lo lejos, parado, quieto, enmudecido, mirando con nostalgia, a través de la barda que da, de los locutorios y el puesto de control, al área de población en general.

No me ve, porque está concentrado, paralizado, quizá conmovido, recordando los días de gloria del poder omnímodo que poseía, al proveer y alimentar la voracidad de su entonces jefe político.

Leer más: Relatos dominicales: Eran niños, trabajaban y murieron como sicarios

Ya habían pasado más de 20 días desde que fue detenido y fichado, cual “cerillo” de supermercado, en la barda del área 7-2, hasta donde llegó, luego de pasar el Jurídico del Penal de Pacho Viejo, en Coatepec. Ahora, recluido en la zona A-Bis, espera el dictamen de los jueces para saber si continúa su proceso en prisión o sale libre con amparo en mano.

El área, de tres o cuatro celdas amplias, con comodidades ad libitum, cuenta la leyenda que fue construida por un ex gobernador, luego de su detención un 18 de diciembre de 1996, a las 18.35 horas, sobre la calle Nicolás Bravo, en San Jerónimo, en la Ciudad de México.

A ese espacio llegaban, hasta el día de su liberación el 4 de abril de 1998, viandas que un amigo le enviaba del restaurante La Casa de Mamá. Cuentan que alguien le preguntó que por qué construía esa zona. El ex gobernante contestó: “Es más fácil que regrese a Pacho que a una escuela”.

II

Del “personaje” no se sabe de dónde le llega la comida, porque ciertamente está bajo una vigilancia especial y su presencia, cuentan los internos, les ha afectado, porque las restricciones carcelarias se han ampliado.

Lo cierto es que al hombre le ha cambiado no sólo el ritmo al caminar, también la mirada. El corpulento policía que solía perseguir en helicóptero a delincuentes, con armas largas en mano o encabezar operativos, encapuchado, para liberar carreteras o plazas, golpeando maestros y periodistas, espera en silencio.

Quizá extraña, naturalmente, a su familia. Quizá extraña el poder que ejerció, las riquezas y comodidades que acumuló, sus hoteles en el Caribe, sus propiedades en Miami y las abultadas cuentas con las que podría comprar todo, menos, por ahora, la libertad.

Su mirada lo delata. Sale del locutorio, se detiene un rato, a mirar, como en el horizonte, el área de población, donde cientos de internos conviven, bromean, se divierten, añorantes también, de los días de libertad. De ahí camina, quieto, pausado, tranquilo, hasta la zona A-Bis y queda completamente encerrado, golpeado por el sol, acalorado, salvo que los privilegios le hayan permitido tener un aire acondicionado.

III

Desde ahí, el hombre escucha, en jueves o domingo, el barullo de la población que recibe visitas familiar; el grito de niñas y niños que juegan en los columpios y resbaladillas que dan al enrejado y la barda que colindan con los juzgados.

En los locutorios sólo ha recibido las visitas de sus abogados. “Ningún familiar ha venido a verlo”, cuenta un custodio, con temor, con miedo. Nadie quiere decir nada. El miedo los confunde. ¿Quiénes son más peligrosos, o los internos de siempre o el recién llegado? Por precaución y por instrucción, nadie se acerca.

Son las 14 horas. La visita concluye. Las familias salen del auditorio y de los espacios abiertos para la convivencia. Una a una, cada persona es revisada y van caminando hacia las puertas por donde ingresaron. No faltan las miradas curiosas, morbosas, que voltean a ver a quien regresa, feliz, satisfecha, con el deber cumplido, de la puerta de “visita íntima”.

Todos se despiden. El barullo festivo de la visita se acaba. A lo lejos, el personaje, sumergido en la zona A-Bis. Su salida al locutorio fue breve, pero la tristeza de su mirada fue honda, profunda, intensa. Se queda solo, con su silencio, viviendo de los recuerdos brillantes que lo llevaron a la cima y que hoy lo tienen en una fosa oscura.

IV

Pero un día el viento sopló a su favor y feliz, salió a paso rápido, a disfrutar los bienes acumulados. Sonriente, pero irónico, logró decirle a un custodio que era mejor un buen arreglo que un mal pleito. Y así fue. Feliz, contento, viajó por el mundo, se montó en una moto acuática y hasta salió en programas de TV y revistas de deportes.

Nadie sabe, nadie supo. El personaje siguió el viejo principio aquel de que “la memoria es flaca” y ahí se acomodó. Las tropelías, los saqueos, los desmanes de los políticos, de los exfuncionarios públicos se quedan en el baúl de los recuerdos, en la caja de los triques.

De vez en vez, políticos y periodistas lo recuerdan, lo sacan a colación, lo mencionan por aquí o por allá. Entonces él sonríe. Muestra sus blanquísimos dientes y se monta nuevamente en la moto acuática para hacer acrobacias. Eso le regaló la vida, ¿para qué desperdiciarlo en malos recuerdos?


Lo observé a lo lejos, parado, quieto, enmudecido, mirando con nostalgia, a través de la barda que da, de los locutorios y el puesto de control, al área de población en general.

No me ve, porque está concentrado, paralizado, quizá conmovido, recordando los días de gloria del poder omnímodo que poseía, al proveer y alimentar la voracidad de su entonces jefe político.

Leer más: Relatos dominicales: Eran niños, trabajaban y murieron como sicarios

Ya habían pasado más de 20 días desde que fue detenido y fichado, cual “cerillo” de supermercado, en la barda del área 7-2, hasta donde llegó, luego de pasar el Jurídico del Penal de Pacho Viejo, en Coatepec. Ahora, recluido en la zona A-Bis, espera el dictamen de los jueces para saber si continúa su proceso en prisión o sale libre con amparo en mano.

El área, de tres o cuatro celdas amplias, con comodidades ad libitum, cuenta la leyenda que fue construida por un ex gobernador, luego de su detención un 18 de diciembre de 1996, a las 18.35 horas, sobre la calle Nicolás Bravo, en San Jerónimo, en la Ciudad de México.

A ese espacio llegaban, hasta el día de su liberación el 4 de abril de 1998, viandas que un amigo le enviaba del restaurante La Casa de Mamá. Cuentan que alguien le preguntó que por qué construía esa zona. El ex gobernante contestó: “Es más fácil que regrese a Pacho que a una escuela”.

II

Del “personaje” no se sabe de dónde le llega la comida, porque ciertamente está bajo una vigilancia especial y su presencia, cuentan los internos, les ha afectado, porque las restricciones carcelarias se han ampliado.

Lo cierto es que al hombre le ha cambiado no sólo el ritmo al caminar, también la mirada. El corpulento policía que solía perseguir en helicóptero a delincuentes, con armas largas en mano o encabezar operativos, encapuchado, para liberar carreteras o plazas, golpeando maestros y periodistas, espera en silencio.

Quizá extraña, naturalmente, a su familia. Quizá extraña el poder que ejerció, las riquezas y comodidades que acumuló, sus hoteles en el Caribe, sus propiedades en Miami y las abultadas cuentas con las que podría comprar todo, menos, por ahora, la libertad.

Su mirada lo delata. Sale del locutorio, se detiene un rato, a mirar, como en el horizonte, el área de población, donde cientos de internos conviven, bromean, se divierten, añorantes también, de los días de libertad. De ahí camina, quieto, pausado, tranquilo, hasta la zona A-Bis y queda completamente encerrado, golpeado por el sol, acalorado, salvo que los privilegios le hayan permitido tener un aire acondicionado.

III

Desde ahí, el hombre escucha, en jueves o domingo, el barullo de la población que recibe visitas familiar; el grito de niñas y niños que juegan en los columpios y resbaladillas que dan al enrejado y la barda que colindan con los juzgados.

En los locutorios sólo ha recibido las visitas de sus abogados. “Ningún familiar ha venido a verlo”, cuenta un custodio, con temor, con miedo. Nadie quiere decir nada. El miedo los confunde. ¿Quiénes son más peligrosos, o los internos de siempre o el recién llegado? Por precaución y por instrucción, nadie se acerca.

Son las 14 horas. La visita concluye. Las familias salen del auditorio y de los espacios abiertos para la convivencia. Una a una, cada persona es revisada y van caminando hacia las puertas por donde ingresaron. No faltan las miradas curiosas, morbosas, que voltean a ver a quien regresa, feliz, satisfecha, con el deber cumplido, de la puerta de “visita íntima”.

Todos se despiden. El barullo festivo de la visita se acaba. A lo lejos, el personaje, sumergido en la zona A-Bis. Su salida al locutorio fue breve, pero la tristeza de su mirada fue honda, profunda, intensa. Se queda solo, con su silencio, viviendo de los recuerdos brillantes que lo llevaron a la cima y que hoy lo tienen en una fosa oscura.

IV

Pero un día el viento sopló a su favor y feliz, salió a paso rápido, a disfrutar los bienes acumulados. Sonriente, pero irónico, logró decirle a un custodio que era mejor un buen arreglo que un mal pleito. Y así fue. Feliz, contento, viajó por el mundo, se montó en una moto acuática y hasta salió en programas de TV y revistas de deportes.

Nadie sabe, nadie supo. El personaje siguió el viejo principio aquel de que “la memoria es flaca” y ahí se acomodó. Las tropelías, los saqueos, los desmanes de los políticos, de los exfuncionarios públicos se quedan en el baúl de los recuerdos, en la caja de los triques.

De vez en vez, políticos y periodistas lo recuerdan, lo sacan a colación, lo mencionan por aquí o por allá. Entonces él sonríe. Muestra sus blanquísimos dientes y se monta nuevamente en la moto acuática para hacer acrobacias. Eso le regaló la vida, ¿para qué desperdiciarlo en malos recuerdos?

Local

Bajas temperaturas continuarán en gran parte de Veracruz

En el Cofre de Perote y Pico de Orizaba nuevamente se presentaron nevadas y aguanieve la tarde-noche de ayer

Local

Principal línea de investigación en asesinato de José Luis Gamboa, labor periodística

El gobernador del Estado, Cuitláhuac García Jiménez dijo que quienes cometieron el acto quisieron desvirtuar los hechos

Local

Canal 21 de la CDMX podría emitir programas de RTV

Iván Luna informó que se solicitó a la dirección general de RTV rendir un informe para determinar el o los motivos por los cuales la señal del canal continúa fuera del aire

Finanzas

Productores de grano piden ayuda por aumento en fertilizantes y costos de producción

El Congreso Agrario Permanente indicó que cada productor de grano debería recibir más de 5 mil pesos como apoyo gubernamental

Celebridades

Alejandro Fernández cambia de look y lo comparan con ‘Don Chente’

El cantante de 50 años se despidió del platinado; ve cómo luce

Local

Bendicen fieles a sus mascotas y las encomiendan a San Antonio Abad

El Obispo Eduardo Cervantes Merino, dijo que tener una mascota es un ser vivo que merece respeto por ser parte de la creación de Dios

Política

Estrategia de prevención Covid es irresponsable: Jesús Zambrano

El presidente del PRD lamentó las políticas aplicadas por López Obrador, las cuales catalogó como “fallidas”

Local

66 escuelas del Estado en clases virtuales por contagios: SEV

Debido al elevado número de contagios de Covid-19 que registraron, dio a conocer el titular de la Secretaría de Educación en Veracruz, Roberto Zenyazen Escobar García