/ domingo 22 de mayo de 2022

Relatos dominicales: Desde niño, Samuel vivió una controversia existencial

Sami dejó de ocultar eso que le nacía del alma y decidió ser él, a pesar de todo

Desde que era niño, Samuel descubrió que era diferente. A regañadientes aceptaba la ropa que su madre le compraba, sufría cuando su padre lo llevaba al campo de fútbol para jugar con sus amigos y emborracharse, con cartones y cartones de caguamas. El sudor y el polvo le fastidiaban, aunque desde esa época se dio cuenta que le gustaba ver las piernas de los jugadores, sus cuerpos atléticos y el sudor corriendo por sus rostros.

Su hermano mayor, Demián, fue el primero que descubrió que Sami, como le decían en casa, era “raro” y castrarlo —molestarlo, en el lenguaje de la costa— se convirtió en su deporte favorito. —Qué se me hace que tú eres maricón, le decía. Cuando se molestaba, porque su padre lo reprendía o porque la madre le daba atenciones especiales, Demián corría por la casa gritándole: mariquita, mariquita sin calzones, te los quitas, te los pones.

Cuando llegó a la preparatoria y el hermano iniciaba la secundaria, el castre —como decimos los jarochos— se volvió más recurrente, pero hacia el propio Demián, que no toleraba que sus compañeros se burlaran de él por tener un hermano “marica”. Las peleas de Demián por salvar su honra fueron memorables y mientras él se desgarraba las vestiduras por la honra, Sami dejó de ocultar eso que le nacía del alma y decidió ser él, a pesar de todo.

Un domingo por la tarde, en una kermese parroquial, luego de que en confesión le contara de sus deseos, el padre Antonio le dijo que eso no era malo, se lo llevó a la sacristía, lo besó, lo acarició, le dijo al oído que disfrutara. Sami se sintió feliz porque Dios estaba bendiciendo eso que reprimía desde niño, que sus compañeros le criticaban y que a su hermano Demián tanto le molestaba.

Un día, al padre Tony, como le decía la gente, lo cambiaron de la parroquia y llegó don Francisco, un cura recio, formado en grandes colegios clericales, de carácter, de una sola pieza. Samuel estuvo en la misa de recepción y se mantuvo cerca de las actividades parroquiales, pensando que el cura continuaría con las prácticas del padre Tony. No fue así. Por el contrario, en una misa leyó la primera carta de San Pablo a los Corintios, señalando que “ni los afeminados ni los homosexuales” entrarían al Reino de los Cielos.

Samuel salió llorando del templo. Estaba confundido. Buscó al padre Tony para que le explicara, pero nunca volvió a saber de él. —¿Cómo puede ser esto?, se preguntó. Yo no pedí nacer así, yo no pedí ser como soy. A todos mis compañeros, desde que tengo memoria, les gustan las niñas y a mi no, a mi me gustan los niños, decía. Toda esa tarde lloró y se sumió en una gran depresión. Cuando llegó a casa su hermano lo recibió con una nueva golpiza. —Ya, maricón de mierda, deberías de irte de esta casa, eres una deshonra, le lanzó a la cara. Su madre lo abrazó, mientras su padre seguía con sus amigos, emborrachándose con cartones y cartones de caguamas.

Habíamos sido compañeros en la escuela primaria y yo nunca noté que era “el raro” del salón. Siempre me pareció un tipo muy listo y lo admiraba. El día que me lo encontré, muchos años después de que pasamos por ese colegio que tantos recuerdos nos dejó, me contó la historia y lloramos juntos. Lo abracé y le dije que lo admiraba porque había decidido ser él mismo. Sonrió con una sonrisa que nunca olvidaré.

Nota publicada en Diario de Xalapa

Desde que era niño, Samuel descubrió que era diferente. A regañadientes aceptaba la ropa que su madre le compraba, sufría cuando su padre lo llevaba al campo de fútbol para jugar con sus amigos y emborracharse, con cartones y cartones de caguamas. El sudor y el polvo le fastidiaban, aunque desde esa época se dio cuenta que le gustaba ver las piernas de los jugadores, sus cuerpos atléticos y el sudor corriendo por sus rostros.

Su hermano mayor, Demián, fue el primero que descubrió que Sami, como le decían en casa, era “raro” y castrarlo —molestarlo, en el lenguaje de la costa— se convirtió en su deporte favorito. —Qué se me hace que tú eres maricón, le decía. Cuando se molestaba, porque su padre lo reprendía o porque la madre le daba atenciones especiales, Demián corría por la casa gritándole: mariquita, mariquita sin calzones, te los quitas, te los pones.

Cuando llegó a la preparatoria y el hermano iniciaba la secundaria, el castre —como decimos los jarochos— se volvió más recurrente, pero hacia el propio Demián, que no toleraba que sus compañeros se burlaran de él por tener un hermano “marica”. Las peleas de Demián por salvar su honra fueron memorables y mientras él se desgarraba las vestiduras por la honra, Sami dejó de ocultar eso que le nacía del alma y decidió ser él, a pesar de todo.

Un domingo por la tarde, en una kermese parroquial, luego de que en confesión le contara de sus deseos, el padre Antonio le dijo que eso no era malo, se lo llevó a la sacristía, lo besó, lo acarició, le dijo al oído que disfrutara. Sami se sintió feliz porque Dios estaba bendiciendo eso que reprimía desde niño, que sus compañeros le criticaban y que a su hermano Demián tanto le molestaba.

Un día, al padre Tony, como le decía la gente, lo cambiaron de la parroquia y llegó don Francisco, un cura recio, formado en grandes colegios clericales, de carácter, de una sola pieza. Samuel estuvo en la misa de recepción y se mantuvo cerca de las actividades parroquiales, pensando que el cura continuaría con las prácticas del padre Tony. No fue así. Por el contrario, en una misa leyó la primera carta de San Pablo a los Corintios, señalando que “ni los afeminados ni los homosexuales” entrarían al Reino de los Cielos.

Samuel salió llorando del templo. Estaba confundido. Buscó al padre Tony para que le explicara, pero nunca volvió a saber de él. —¿Cómo puede ser esto?, se preguntó. Yo no pedí nacer así, yo no pedí ser como soy. A todos mis compañeros, desde que tengo memoria, les gustan las niñas y a mi no, a mi me gustan los niños, decía. Toda esa tarde lloró y se sumió en una gran depresión. Cuando llegó a casa su hermano lo recibió con una nueva golpiza. —Ya, maricón de mierda, deberías de irte de esta casa, eres una deshonra, le lanzó a la cara. Su madre lo abrazó, mientras su padre seguía con sus amigos, emborrachándose con cartones y cartones de caguamas.

Habíamos sido compañeros en la escuela primaria y yo nunca noté que era “el raro” del salón. Siempre me pareció un tipo muy listo y lo admiraba. El día que me lo encontré, muchos años después de que pasamos por ese colegio que tantos recuerdos nos dejó, me contó la historia y lloramos juntos. Lo abracé y le dije que lo admiraba porque había decidido ser él mismo. Sonrió con una sonrisa que nunca olvidaré.

Nota publicada en Diario de Xalapa

Local

¿Aprovechaste los días soleados?, se esperan lluvias este día en las Altas Montañas

Hoy amanece nublado a medio nublado, probabilidad de lluvias con tormentas en cualquier momento del día

Policiaca

Se descarrila ferrocarril en Acultzingo

Autoridades indican que habría sido el reblandecimiento de la tierra lo que provocó que el tren se descarrilará

Local

Separa y vende tu basura, una nueva opción para un “dinero extra”

La recolección de latas y plásticos de la calle o la basura se ha vuelto una nueva forma de ingreso económico

Sociedad

Disputa por recale de droga, posible razón de las desapariciones Quintana Roo

Las playas de la Costa Maya son desde hace varios años un punto de desembarque de droga y recale de cocaína

Política

López Obrador celebrará en Tabasco su cuarto año de presidencia

A su vez, viajará al estado para inaugurar la etapa de prueba de la Refinería Olmeca en Dos Bocas

Política

Israel Vallarta ya debería estar en libertad: AMLO

El mandatario mexicano acusó que la detención de Vallarta, junto con la ciudadana francesa Florence Cassez, se trató de un montaje mediático realizado por Genaro García Luna

Policiaca

Se descarrila ferrocarril en Acultzingo

Autoridades indican que habría sido el reblandecimiento de la tierra lo que provocó que el tren se descarrilará

Mundo

Ataque ruso en centro comercial de Ucrania deja dos muertos y varios heridos

El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, aseguró que el centro comercial no planteaba peligro para el ejército ruso ni tenía ningún valor estratégico

Política

Si sólo complica las cosas, que se quite: AMLO sobre constancia de situación fiscal

El presidente sostuvo que el SAT busca agilizar trámites, por lo que se debe analizar si la constancia de situación fiscal está provocando lo contrario