/ lunes 28 de junio de 2021

Seré un rector gestor e innovador, destaca Rafael Vela

El maestro en Desarrollo Regional y doctor en Gobierno y Administración Pública considera que la Universidad está en una situación de crisis

El cambio de modelo educativo vinculado con el conocimiento digitalizado y las nuevas tecnologías, la recuperación de personalidad social y volver a ser una verdadera palanca de desarrollo son algunas de las ideas centrales del investigador Rafael Vela Martínez, aspirante a la rectoría de la Universidad Veracruzana (UV).

En entrevista con Víctor Murguía, director de Diario de Xalapa, el economista aseguró que la UV ya no cumple la razón de existir de una universidad, que es promover el desarrollo, el bienestar y la movilidad social.

El maestro en Desarrollo Regional y doctor en Gobierno y Administración Pública considera que la Universidad está en una situación de crisis, de pérdida de la personalidad social y hacia una crisis financiera e incluso académica en la formación de los estudiantes.

“Les enseñamos cosas del pasado para resolver cosas del futuro, en un momento en el cual, en las mejores universidades del mundo se estudia bajo nuevas formas de enseñanza que dan competencias a los alumnos”, expuso.

¿Pero es posible hacer los cambios y en qué tiempo? Asegura que sí, en dos años, por la digitalización del conocimiento, en medio de una revolución tecnológica.

A pesar de la convicción, puntualiza que de nada sirve un buen proyecto para hacer frente a los distintos problemas si un rector no es un buen promotor y gestor.

“No solo de recursos a nivel internacional o con los empresarios, sino también con capacidad de comunicarse y las habilidades de concertar con diferentes actores políticos y hacerles ver de qué manera se pueden beneficiar”, precisó.

EDUCACIÓN SUPERIOR

Preocupado en los jóvenes y en las condiciones en las cuales egresan, aseveró que es momento de hacer cambios de acuerdo con los que se están dando en el conocimiento de frontera.

“Al hacerlo habrá oportunidad de alcanzar una nueva realidad, más justa para los veracruzanos, para quienes integramos la UV y, sobre todo, para nuestros egresados”.

La modificación de los programas de estudio, detalló, debe ir encaminada a que los jóvenes no estudien la historia de las disciplinas sino que conozcan los elementos que les permitan un mayor número de conocimientos y habilidades, “y ahí es donde se les dan más competencias, verticales y transversales”.

Expresa que en los tiempos actuales al joven hay que enseñarle a pensar, a resolver problemas, a tener un pensamiento crítico y competencias colaborativas y de comunicación, con el fin de entablar diálogo con estudiantes de otras partes del país y del extranjero.

“De eso se trata, de ponerlos en el mismo nivel de jóvenes de otras universidades de alto rendimiento del mundo”, para lo cual destacó como fundamental lograr el acceso y la interacción con expertos que les hablen de la realidad.

DIVERSIDAD

Rafael Vela Martínez declara que esas son las metas, pero no se debe eludir la existencia de la pobreza, marginación y discriminación. Asienta que el nuevo paradigma universitario las tiene que tomar en cuenta.

“Nuestra materia prima es muy diversa. Se le aplica el mismo rasero a cualquiera que va a ingresar. Sin siquiera saber condición económica y social, metes a una persona que viene de una escuela más o menos regular de rendimiento con alguien de la sierra. Ahí empieza el problema”, criticó.

Al asegurar que se puede dar más calidad si hay mejores personas que ingresan y con lo cual habrá mejores profesionistas egresados, indicó que se puede llevar la Universidad a los bachilleratos.

“Se tiene que apostar por un conocimiento interactivo y despertar desde bachillerato ciertas habilidades, y a partir de ahí ver hacia adelante”. Para ello, hay que sentarse a platicar con la Secretaría de Educación de Veracruz, previó.

BIENESTAR

Rafael Vela Martínez aspira a ser rector de la UV porque asegura ser responsable con la profesión que escogió, pues ser economista le hace tratar de generar condiciones de desarrollo y bienestar.

“Soy consultor, de los pocos con empresa que ha durado más de 20 años sin depender del gobierno, con servicio a empresarios, a organizaciones internacionales y ayuntamientos”, compartió.

En su plan estratégico ve a la Universidad en toda dirección y de dentro hacia fuera. Hacia el interior le interesa disminuir el excesivo aparato burocrático y hacia el exterior, generar alianzas estratégicas con el mismo gobierno estatal y los municipales para que participen en la solución de problemas.

Reitera la importancia de no olvidar las alianzas con organismos internacionales, desarrolladores de tecnología de punta, “para que traigan beneficios en términos de conocimiento para los jóvenes y los académicos”.

Su proyecto lo plantea como las dimensiones de abordar la problemática de la Veracruzana y la búsqueda de la solución. Al respecto, aclara que cuando habla de que en dos años se puede satisfacer al 100 por ciento la demanda de los jóvenes que piden entrar a la UV, habla de un proceso en el cual estén inmersos todos los universitarios e inversiones fuertes.

“Se necesita cambiar la cultura de la universidad. Pensar hacia fuera es empezar a generar condiciones de autofinanciamiento, como lo hace El Colegio de la Frontera Norte. Sí es posible”, sentenció.



Te recomendamos el podcast ⬇️

La modificación de los programas de estudio, detalló, debe ir encaminada a que los jóvenes no estudien la historia de las disciplinas sino que conozcan los elementos que les permitan un mayor número de conocimientos y habilidades, “y ahí es donde se les dan más competencias, verticales y transversales”.

Expresa que en los tiempos actuales al joven hay que enseñarle a pensar, a resolver problemas, a tener un pensamiento crítico y competencias colaborativas y de comunicación, con el fin de entablar diálogo con estudiantes de otras partes del país y del extranjero.

“De eso se trata, de ponerlos en el mismo nivel de jóvenes de otras universidades de alto rendimiento del mundo”, para lo cual destacó como fundamental lograr el acceso y la interacción con expertos que les hablen de la realidad.

DIVERSIDAD

Rafael Vela Martínez declara que esas son las metas, pero no se debe eludir la existencia de la pobreza, marginación y discriminación. Asienta que el nuevo paradigma universitario las tiene que tomar en cuenta.

“Nuestra materia prima es muy diversa. Se le aplica el mismo rasero a cualquiera que va a ingresar. Sin siquiera saber condición económica y social, metes a una persona que viene de una escuela más o menos regular de rendimiento con alguien de la sierra. Ahí empieza el problema”, criticó.

Al asegurar que se puede dar más calidad si hay mejores personas que ingresan y con lo cual habrá mejores profesionistas egresados, indicó que se puede llevar la Universidad a los bachilleratos.

“Se tiene que apostar por un conocimiento interactivo y despertar desde bachillerato ciertas habilidades, y a partir de ahí ver hacia adelante”. Para ello, hay que sentarse a platicar con la Secretaría de Educación de Veracruz, previó.

BIENESTAR

Rafael Vela Martínez aspira a ser rector de la UV porque asegura ser responsable con la profesión que escogió, pues ser economista le hace tratar de generar condiciones de desarrollo y bienestar.

“Soy consultor, de los pocos con empresa que ha durado más de 20 años sin depender del gobierno, con servicio a empresarios, a organizaciones internacionales y ayuntamientos”, compartió.

En su plan estratégico ve a la Universidad en toda dirección y de dentro hacia fuera. Hacia el interior le interesa disminuir el excesivo aparato burocrático y hacia el exterior, generar alianzas estratégicas con el mismo gobierno estatal y los municipales para que participen en la solución de problemas.

Reitera la importancia de no olvidar las alianzas con organismos internacionales, desarrolladores de tecnología de punta, “para que traigan beneficios en términos de conocimiento para los jóvenes y los académicos”.

Su proyecto lo plantea como las dimensiones de abordar la problemática de la Veracruzana y la búsqueda de la solución. Al respecto, aclara que cuando habla de que en dos años se puede satisfacer al 100 por ciento la demanda de los jóvenes que piden entrar a la UV, habla de un proceso en el cual estén inmersos todos los universitarios e inversiones fuertes.

“Se necesita cambiar la cultura de la universidad. Pensar hacia fuera es empezar a generar condiciones de autofinanciamiento, como lo hace El Colegio de la Frontera Norte. Sí es posible”, sentenció.



Te recomendamos el podcast ⬇️