/ viernes 26 de febrero de 2021

Envían droga a México por cinco rutas marítimas

Narcotraficantes utilizan lanchas rápidas con mayor frecuencia, alertan las autoridades de Colombia

Los gobiernos de México y Colombia han intensificado el intercambio de información de inteligencia militar para detectar cargamentos de droga a través de cinco rutas marítimas.

El intercambio de información en el marco de la operación “Orión”, liderada por Colombia y con la participación de 25 países, incluyendo México, permitió el pasado 7 de enero la incautación de un semisumergible con más de una tonelada de cocaína frente a las costas de Oaxaca y que partió de Ecuador.

➡️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Desde 2016, el Centro Internacional Marítimo de Análisis Contra el Narcotráfico (Cimcon) de Colombia, ha alertado a autoridades mexicanas que las organizaciones del narcotráfico utilizan con mayor frecuencia lanchas rápidas (go-fast) y embarcaciones de pesca artesanal para mover toneladas de cocaína, mariguana, cristal, fentanilo y heroína.

Y su estudio “Dinámica del narcotráfico marítimo 2019”, presentado en junio pasado, identifica siete rutas marítimas empleadas por las organizaciones criminales internacionales para el trasiego a Estados Unidos.

Dos rutas inician en Sudamérica y terminan en Costa Rica, El Salvador y Guatemala. Las otras cinco llegan hasta las costas mexicanas en los estados de Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Jalisco y Sinaloa.

La primera ruta zarpa de Buenaventura, Colombia, con arribo a Costa Rica y El Salvador. El viaje tarda de 24 a 48 horas con una hora de reabastecimiento.

La segunda parte de Tumaco, Colombia, y corre hasta El Salvador y Guatemala. La duración del recorrido es de cinco a siete días con más de tres horas de reabastecimiento.

Otra más tiene como punto de partida la ciudad de Esmeraldas, en Ecuador, y llega hasta las costas de Guatemala y Chiapas. Son siete días de viaje con cinco horas de reabastecimientos.

La cuarta comienza en San Lorenzo, Ecuador y termina en costas de Oaxaca y Guerrero, con una duración de ocho días y seis recesos para reabastecimientos.

La quinta empieza en Puerto Rico, Ecuador, con arribo a Michoacán y Guerrero; son nueve días de viaje y ocho recesos para reabastecimientos.

La ruta seis comienza en el mismo punto que la cinco, pero llega hasta Jalisco y Sinaloa, por lo que el viaje se extiende a once días más ocho horas reabastecimiento.

Finalmente, la séptima ruta inicia en Ayampe, Ecuador, y termina en Sinaloa, con una duración de 13 a 15 días y más de ocho reabastecimientos.

El análisis del Cimcon advierte que otra modalidad de tráfico de droga a través del mar es la utilización de caletas, embarcaciones de carga y embarcaciones de pesca industrial o radio boyas, las cuales generalmente son usadas por pescadores y marinos para la orientación de las embarcaciones y señalización de objetos sumergidos.

En los países del centro y sur de América se ha detectado que las boyas son utilizadas por bandas organizadas para ocultar cargamentos en altamar y no arriesgar la totalidad de un cargamento de droga al momento de ser trasladado en lanchas.

El exministro de Seguridad de Costa Rica, Gustavo Mata, señaló que es así como el narcotráfico utiliza el mar como una bodega.

Los cargamentos de droga son atados a las boyas de manera previa, y luego embarcaciones menores recogen la droga y la introducen a tierra, lo que les permite arriesgar una cantidad menor de droga, señalaron autoridades de ese país.

Por lo que hace a México, el año pasado la Secretaría de Marina, en su calidad de autoridad marítima, desarrolló 38 mil 310 operaciones de vigilancia del territorio, espacio aéreo y mares nacionales en las que participaron un promedio mensual de 12 mil 219 efectivos navales.

Este despliegue permitió el aseguramiento de 10 toneladas de cocaína el año pasado, además de un millón 450 mil litros de combustible, 24 embarcaciones y más de 20 personas de distintas nacionalidades que transportaban droga o combustible en altamar.

En noviembre del año pasado, la Semar recuperó en Huatulco una embarcación con características aerodinámicas abandonada en las inmediaciones del poblado de Barra de La Cruz.

El estudio del Cimcon advierte que los cargamentos ilegales se trasladan en nuestro país por diversos medios de transporte como buques mercantes, contenedores, veleros y yates.

Los gobiernos de México y Colombia han intensificado el intercambio de información de inteligencia militar para detectar cargamentos de droga a través de cinco rutas marítimas.

El intercambio de información en el marco de la operación “Orión”, liderada por Colombia y con la participación de 25 países, incluyendo México, permitió el pasado 7 de enero la incautación de un semisumergible con más de una tonelada de cocaína frente a las costas de Oaxaca y que partió de Ecuador.

➡️ Mantente informado en nuestro canal de Google Noticias

Desde 2016, el Centro Internacional Marítimo de Análisis Contra el Narcotráfico (Cimcon) de Colombia, ha alertado a autoridades mexicanas que las organizaciones del narcotráfico utilizan con mayor frecuencia lanchas rápidas (go-fast) y embarcaciones de pesca artesanal para mover toneladas de cocaína, mariguana, cristal, fentanilo y heroína.

Y su estudio “Dinámica del narcotráfico marítimo 2019”, presentado en junio pasado, identifica siete rutas marítimas empleadas por las organizaciones criminales internacionales para el trasiego a Estados Unidos.

Dos rutas inician en Sudamérica y terminan en Costa Rica, El Salvador y Guatemala. Las otras cinco llegan hasta las costas mexicanas en los estados de Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Jalisco y Sinaloa.

La primera ruta zarpa de Buenaventura, Colombia, con arribo a Costa Rica y El Salvador. El viaje tarda de 24 a 48 horas con una hora de reabastecimiento.

La segunda parte de Tumaco, Colombia, y corre hasta El Salvador y Guatemala. La duración del recorrido es de cinco a siete días con más de tres horas de reabastecimiento.

Otra más tiene como punto de partida la ciudad de Esmeraldas, en Ecuador, y llega hasta las costas de Guatemala y Chiapas. Son siete días de viaje con cinco horas de reabastecimientos.

La cuarta comienza en San Lorenzo, Ecuador y termina en costas de Oaxaca y Guerrero, con una duración de ocho días y seis recesos para reabastecimientos.

La quinta empieza en Puerto Rico, Ecuador, con arribo a Michoacán y Guerrero; son nueve días de viaje y ocho recesos para reabastecimientos.

La ruta seis comienza en el mismo punto que la cinco, pero llega hasta Jalisco y Sinaloa, por lo que el viaje se extiende a once días más ocho horas reabastecimiento.

Finalmente, la séptima ruta inicia en Ayampe, Ecuador, y termina en Sinaloa, con una duración de 13 a 15 días y más de ocho reabastecimientos.

El análisis del Cimcon advierte que otra modalidad de tráfico de droga a través del mar es la utilización de caletas, embarcaciones de carga y embarcaciones de pesca industrial o radio boyas, las cuales generalmente son usadas por pescadores y marinos para la orientación de las embarcaciones y señalización de objetos sumergidos.

En los países del centro y sur de América se ha detectado que las boyas son utilizadas por bandas organizadas para ocultar cargamentos en altamar y no arriesgar la totalidad de un cargamento de droga al momento de ser trasladado en lanchas.

El exministro de Seguridad de Costa Rica, Gustavo Mata, señaló que es así como el narcotráfico utiliza el mar como una bodega.

Los cargamentos de droga son atados a las boyas de manera previa, y luego embarcaciones menores recogen la droga y la introducen a tierra, lo que les permite arriesgar una cantidad menor de droga, señalaron autoridades de ese país.

Por lo que hace a México, el año pasado la Secretaría de Marina, en su calidad de autoridad marítima, desarrolló 38 mil 310 operaciones de vigilancia del territorio, espacio aéreo y mares nacionales en las que participaron un promedio mensual de 12 mil 219 efectivos navales.

Este despliegue permitió el aseguramiento de 10 toneladas de cocaína el año pasado, además de un millón 450 mil litros de combustible, 24 embarcaciones y más de 20 personas de distintas nacionalidades que transportaban droga o combustible en altamar.

En noviembre del año pasado, la Semar recuperó en Huatulco una embarcación con características aerodinámicas abandonada en las inmediaciones del poblado de Barra de La Cruz.

El estudio del Cimcon advierte que los cargamentos ilegales se trasladan en nuestro país por diversos medios de transporte como buques mercantes, contenedores, veleros y yates.

Local

Bomberos: sin equipo, con poca agua y... sin local

Buscan un inmueble digno desde donde continúen ofreciendo ayuda a la población que enfrente alguna contingencia

Local

La rapiña debe ser delito grave: camioneros

El presidente de la Canacar, Luis Exsome Zapata consideró que se debe tipificar como un delito federal y de gravedad esta acción

Local

Ofrecen tramitar amparos por datos biométricos

Son la primera firma de abogados en obtener un amparo en contra de las nuevas disposiciones federales en las que se contempla que los usuarios de compañías telefónicas

Local

Falta poco para que se extinga glaciar del Pico

La pérdida de glaciares es a nivel mundial y se empezó a observar en 1988, cuando el cambio empezó a ser muy acelerado, para los noventa estábamos en alerta

Local

Bomberos: sin equipo, con poca agua y... sin local

Buscan un inmueble digno desde donde continúen ofreciendo ayuda a la población que enfrente alguna contingencia

Local

Pandemia deja algo bueno: se leen más libros

Durante 15 años Jovita se ha acercado a los niños y adolescentes con los libros; ahora les envía lecturas por WhatsApp

Local

Van 9 mil 187 muertes por Covid-19 en Veracruz

En el estado de Veracruz aún hay 418 activos y 10 mil 904 sospechosos en investigación

Local

La rapiña debe ser delito grave: camioneros

El presidente de la Canacar, Luis Exsome Zapata consideró que se debe tipificar como un delito federal y de gravedad esta acción

Local

Ofrecen tramitar amparos por datos biométricos

Son la primera firma de abogados en obtener un amparo en contra de las nuevas disposiciones federales en las que se contempla que los usuarios de compañías telefónicas