imagotipo

Pide PRI vigilar cobros indebidos en remesas

  • Gerardo Campos
  • en México

  • Reforzará campaña contra abusos

El 4.1 por ciento de los hogares mexicanos –de un promedio de 31 millones- reciben remesas, las cuales se destinan principalmente a la adquisición de comida, vestido, pago de deudas, vivienda y salud.

Durante 2015, el flujo de remesas familiares ascendió a 24 mil 771 millones de dólares y en promedio cada familia recibió 292.4 dólares. Al cierre de 2016, el monto fue de 26 mil 970 millones de pesos, que representó un incremento de casi dos mil 200 millones de pesos con respecto al año anterior.

Por esto, la bancada del PRI en el Senado exigió de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) y de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), a reforzar campañas contra abusos en cobros de comisiones por envío de remesas.

Los legisladores demandan a ambos organismos reforzar las campañas de información para que los usuarios de servicios de envío de remesas conozcan sus derechos de consumidor, así como las distintas opciones que existen en el mercado para realizar estas operaciones.

Ello para evitar abusos y cobros indebidos entre los usuarios de dichos servicios.

También se exhorta a la Secretaría de Relaciones Exteriores para que, a través de su Red Consular en Estados Unidos, instrumente una campaña informativa entre los mexicanos que radican en dicho país, conozcan sus derechos de consumidor y las opciones para realizar envíos de remesas a México.

“Para los legisladores del PRI resulta preocupante que ante las reiteradas declaraciones del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de instrumentar medidas para bloquear la salida de remesas, se genere un contexto de desinformación, que pueda ocasionar prácticas abusivas por parte de las instituciones de envío y cobro de envíos de dinero”, se añade.

Los senadores del PRI argumentan que las remesas son un elemento fundamental para la economía familiar de millones de mexicanos, prueba de ello, es que 4.1 por ciento de los hogares reciben estos recursos, los cuales destinan principalmente a la adquisición de alimentos, vestido, pago de deudas, vivienda y salud.