imagotipo

Activistas y periodistas en México son espiados por el gobierno, afirma NYT

Defensores de los derechos humanos, activistas anticorrupción y periodistas de México son espiados por el Gobierno Federal con un software israelí llamado Pegasus, de acuerdo a The New York Times.

De acuerdo a las investigaciones del diario estadounidense, este software, que en teoría solo debe ser utilizado para investigar a criminales y terroristas, es capaz de monitorear llamadas, mensajes de texto, correos electrónicos, contactos y calentarios, incluso puede utilizar el micrófono y la cámara de los teléfonos para realizar vigilancia.

El reportaje titulado “Using Texts as Lures, Government Spyware Targets Mexican Journalists and Their Families” (“Somos los nuevos enemigos del Estado”: el espionaje a activistas y periodistas en México) indica que las personas investigadas son:

Los abogados que investigan la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, un economista que ayudó a redactar un proyecto de ley anticorrupción, los periodistas Carlos Loret de Mola y Carmen Aristegui.

También Juan Pardinas y Alexandra Zapata del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), los periodistas Daniel Lizárraga y Salvador Camarena de la organización Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad, y una estadounidense que representa a víctimas de abusos sexuales cometidos por la policía.

Entérate: Vinculan software de ciberespionaje de la CIA, en 16 países

Desde 2011, al menos tres agencias federales mexicanas han gastado casi 80 millones de dólares en programas de espionaje de la empresa de origen israelí, NSO Group.

Pegasus, que se filtra en teléfonos celulares iPhones a través de un link que llega en un mensaje de texto, no deja rastros del hacker que lo utilizó.

La empresa que fabrica el software afirma que vende la herramienta de forma exclusiva a los gobiernos con la condición de que solo sea utilizada para combatir a terroristas o grupos criminales y carteles de drogas como los que han violentado a los mexicanos desde hace mucho tiempo.

Sin embargo, según decenas de mensajes examinados por The New York Times y analistas forenses independientes, el software ha sido utilizado para vigilar a algunas de las personas que han sido más críticas del gobierno, así como a sus familiares, lo que muchos ven como un intento sin precedentes para debilitar e intimidar a la gente que intenta ponerle fin a la corrupción que afecta a la sociedad mexicana.

 

/dec