/ miércoles 16 de marzo de 2022

¿Tuviste Covid-19? Secuelas psicológicas podrían durar hasta 16 meses de dar positivo

Especialistas analizan el impacto en la salud mental a largo plazo de quienes padecieron Covid-19, sin llegar a estar en un hospital

Orizaba, Ver.-Para algunos expertos en salud mental la pandemia ha cambiado seriamente a la población, principalmente a las personas que han dado positivo al virus de Covid-19, pues una vez superada la enfermedad, muchos se han quedado con ideas en la cabeza creando con ello algunas crisis mentales, como el estar preocupados por mantener la salud y evitar llegar a un hospital, por la existencia de alguna secuela, entre otros trastornos mentales que viven diariamente, esto afecta a jóvenes y adultos mayores principalmente, pero igual puede haber menores de edad en esta situación.

¿Sabías que el Covid-19 tiene más secuelas de lo que se sabe?

De acuerdo a estudios realizados por científicos, externan que el Coronavirus tiene más influencia y repercusiones emocionales de lo que pensábamos.Y es que en una investigación realizada con un grupo de ciudadanos que tuvieron el virus, los resultados indican que los síntomas depresivos, de ansiedad y de angustia, así como la mala calidad del sueño, pueden llegar a perdurar hasta 16 meses.

Dicha investigación publicada en The Lancet Public Health, y expone que, las personas que se infectaron por el SARS-CoV-2 (Covid-19) aunque no requirieron hospitalización, tuvieron más probabilidades de experimentar síntomas depresivos más de un año después del diagnóstico, en comparación con los que nunca se infectaron.

Si además tuvieran que guardar cama durante al menos siete días, tenían aún más riesgo de sufrir síntomas depresivos, de ansiedad, entre otros.

Depresión y ansiedad trastornos que afectan a personas que tuvieron Coronavirus


El análisis encuentra que los síntomas de depresión y ansiedad remitieron en la mayoría de los casos durante los dos meses siguientes a experimentarlos. Algo que no sucedió entre los que tuvieron que estar una semana postrados en la cama por el Covid-19.

De acuerdo a los autores de esta investigación, -encabezados por Ingibjörg Magnúsdóttir- del Centro de Ciencias de Salud Pública de la Universidad de Islandia (Reikiavik), la mayoría de los estudios hasta la fecha solo han examinado el impacto en la salud mental hasta seis meses después de un diagnóstico de Covid-19, y se sabe mucho menos sobre la evolución de esa influencia más allá de ese período, en especial entre los pacientes no hospitalizados con diversas formas de gravedad de la enfermedad.

En este trabajo se han analizado seis multitudes nacionales de pacientes (Dinamarca, Estonia, Islandia, Noruega, Suecia y Reino Unido) que en total sumaron casi 250.000 adultos; durante el periodo de seguimiento de 16 meses del estudio, unas 10.000 personas (4%) fueron diagnosticadas con covid-19, confirmado mediante pruebas de anticuerpos o PCR.

En general, los participantes diagnosticados con Covid-19 tenían una mayor prevalencia de depresión y una peor calidad del sueño en comparación con las personas que nunca fueron diagnosticadas (el 20,2 % frente al 11,3 % experimentaron síntomas de depresión y el 29,4 % frente al 23,8 % experimentaron una mala calidad del sueño).

Las personas diagnosticadas con un Covid-19 leve, que no les prostró ningún día en la cama, tenían menos probabilidades de experimentar síntomas de depresión y ansiedad incluso que aquellas que no habían sido diagnosticadas con la enfermedad.

Los autores afirman que una explicación de esto es que "el regreso a la vida normal es un alivio para estas personas, mientras que aquellos que aún no están infectados todavía se encuentran ansiosos por el riesgo de infección y agobiados por el aislamiento social".

El análisis encuentra una clara asociación entre la gravedad del Covid-19 y la mayor prevalencia de los efectos sobre la salud mental.

Por ello los pacientes que estuvieron en cama al menos siete días tuvieron un 50-60% más probabilidades a lo largo de los 16 meses de experimentar una mayor depresión y ansiedad, en comparación con las personas que nunca se infectaron durante el período de estudio.

¿Qué es la depresión?

La depresión es un trastorno mental caracterizado por un bajo estado de ánimo y sentimiento de tristeza, asociados a alteraciones del comportamiento, del grado de actividad y del pensamiento.

Supone una de las patologías más frecuentes en atención primaria y es la primera causa de atención psiquiátrica.

Los psiquiatras y psicólogos en general consideran que las personas están más ansiosas y pesimistas de lo usual, pues aunado a la crisis de haber enfrentado el Covid-19, se suman otros factores como los económicos, emocionales y sociales.

La depresión es un trastorno mental caracterizado por un bajo estado de ánimo y sentimiento de tristeza, asociados a alteraciones del comportamiento, del grado de actividad y del pensamiento / Foto: Cortesía | Pixabay

¿Qué es la ansiedad?

Preocupación y miedo intensos, excesivos y continuos ante situaciones cotidianas. Es posible que se produzca taquicardia, respiración agitada, sudoración y sensación de cansancio.

La ansiedad puede ser normal en situaciones estresantes, como hablar en público o realizar una prueba. La ansiedad es solo un indicador de una enfermedad subyacente cuando los sentimientos se vuelven excesivos, en todo momento e interfieren con la vida cotidiana.

La ansiedad y la depresión no afectan por igual, especialista


La profesora Unnur Anna Valdimarsdóttir - una de las autoras del estudio- también de la Universidad de Islandia, afirma que esta investigación "sugiere que los efectos en la salud mental no son iguales para todos los pacientes con Covid-19 y que el tiempo que pasan postrados en cama es un factor clave para determinar la gravedad de esos impactos”.

Y considera que a medida que nos adentramos en el tercer año de la pandemia, se hace fundamental para garantizar la atención adecuada una mayor vigilancia clínica del daño en la salud mental entre los pacientes con Covid-19 grave, además de estudios de seguimiento más allá del primer año tras la infección.

El hecho de que las personas con una infección leve se recuperen de los síntomas físicos con más rapidez puede explicar en parte, a juicio de estos autores, una disminución de los síntomas de salud mental al mismo ritmo.


La ansiedad y la depresión no afectan por igual, especialista / Foto: Cortesía | Pixabay

Personas que tuvieron Covid-19 grave, más vulnerables a la depresión y ansiedad

Sin embargo, los pacientes con Covid-19 grave a menudo experimentan una inflamación que se ha relacionado con efectos crónicos en la salud mental, en particular con la depresión.

¡Si no has tenido Covid-19 también puedes sufrir depresión o ansiedad!

Mientras que otros científicos han desarrollado estudios con población que padeció del Covid-19 en Reino Unido y ecuador, descubriendo que la cuarentena sí puede incrementar el estrés y ansiedad de un individuo. Inclusive sino ha dado positivo al virus.

Esto es debido a la falta de interacción social, otro factor a tener en cuenta es el estrés del diagnóstico de infección por Covid-19.

Como dice Julia Ries en su artículo titulado, “El simple hecho de que se le diagnostique una enfermedad nueva y potencialmente mortal puede desencadenar estrés y ansiedad”.

Independientemente de si el riesgo es causado por la enfermedad en sí, o por la cuarentena, son riesgos que los pacientes con Covid-19 deben conocer.

Te puede interesar: Niños “pandemials” sufren por problemas de alteración emocional

Causas de la ansiedad y la depresión en personas que tuvieron Covid-19

Uno de los mayores efectos de la depresión es la pérdida del interés en actividades que solían traerle paz y felicidad al individuo. Los pacientes con depresión frecuentemente presentan problemas para dormir, ganancia o pérdida de peso, y cambios de ánimo severos entre otras alteraciones de la conducta.

Es importante exponer que la ansiedad y depresión suelen ir de la mano, aunque la ansiedad se manifiesta con ataques de pánico, fatiga, preocupación excesiva, etc. Ambas condiciones afectan emocionalmente a las personas, por lo que es necesario que la persona haga lo que pueda para ayudar a controlar los síntomas, como lo es pedir ayuda a un psiquiatra o psicólogo.


Orizaba, Ver.-Para algunos expertos en salud mental la pandemia ha cambiado seriamente a la población, principalmente a las personas que han dado positivo al virus de Covid-19, pues una vez superada la enfermedad, muchos se han quedado con ideas en la cabeza creando con ello algunas crisis mentales, como el estar preocupados por mantener la salud y evitar llegar a un hospital, por la existencia de alguna secuela, entre otros trastornos mentales que viven diariamente, esto afecta a jóvenes y adultos mayores principalmente, pero igual puede haber menores de edad en esta situación.

¿Sabías que el Covid-19 tiene más secuelas de lo que se sabe?

De acuerdo a estudios realizados por científicos, externan que el Coronavirus tiene más influencia y repercusiones emocionales de lo que pensábamos.Y es que en una investigación realizada con un grupo de ciudadanos que tuvieron el virus, los resultados indican que los síntomas depresivos, de ansiedad y de angustia, así como la mala calidad del sueño, pueden llegar a perdurar hasta 16 meses.

Dicha investigación publicada en The Lancet Public Health, y expone que, las personas que se infectaron por el SARS-CoV-2 (Covid-19) aunque no requirieron hospitalización, tuvieron más probabilidades de experimentar síntomas depresivos más de un año después del diagnóstico, en comparación con los que nunca se infectaron.

Si además tuvieran que guardar cama durante al menos siete días, tenían aún más riesgo de sufrir síntomas depresivos, de ansiedad, entre otros.

Depresión y ansiedad trastornos que afectan a personas que tuvieron Coronavirus


El análisis encuentra que los síntomas de depresión y ansiedad remitieron en la mayoría de los casos durante los dos meses siguientes a experimentarlos. Algo que no sucedió entre los que tuvieron que estar una semana postrados en la cama por el Covid-19.

De acuerdo a los autores de esta investigación, -encabezados por Ingibjörg Magnúsdóttir- del Centro de Ciencias de Salud Pública de la Universidad de Islandia (Reikiavik), la mayoría de los estudios hasta la fecha solo han examinado el impacto en la salud mental hasta seis meses después de un diagnóstico de Covid-19, y se sabe mucho menos sobre la evolución de esa influencia más allá de ese período, en especial entre los pacientes no hospitalizados con diversas formas de gravedad de la enfermedad.

En este trabajo se han analizado seis multitudes nacionales de pacientes (Dinamarca, Estonia, Islandia, Noruega, Suecia y Reino Unido) que en total sumaron casi 250.000 adultos; durante el periodo de seguimiento de 16 meses del estudio, unas 10.000 personas (4%) fueron diagnosticadas con covid-19, confirmado mediante pruebas de anticuerpos o PCR.

En general, los participantes diagnosticados con Covid-19 tenían una mayor prevalencia de depresión y una peor calidad del sueño en comparación con las personas que nunca fueron diagnosticadas (el 20,2 % frente al 11,3 % experimentaron síntomas de depresión y el 29,4 % frente al 23,8 % experimentaron una mala calidad del sueño).

Las personas diagnosticadas con un Covid-19 leve, que no les prostró ningún día en la cama, tenían menos probabilidades de experimentar síntomas de depresión y ansiedad incluso que aquellas que no habían sido diagnosticadas con la enfermedad.

Los autores afirman que una explicación de esto es que "el regreso a la vida normal es un alivio para estas personas, mientras que aquellos que aún no están infectados todavía se encuentran ansiosos por el riesgo de infección y agobiados por el aislamiento social".

El análisis encuentra una clara asociación entre la gravedad del Covid-19 y la mayor prevalencia de los efectos sobre la salud mental.

Por ello los pacientes que estuvieron en cama al menos siete días tuvieron un 50-60% más probabilidades a lo largo de los 16 meses de experimentar una mayor depresión y ansiedad, en comparación con las personas que nunca se infectaron durante el período de estudio.

¿Qué es la depresión?

La depresión es un trastorno mental caracterizado por un bajo estado de ánimo y sentimiento de tristeza, asociados a alteraciones del comportamiento, del grado de actividad y del pensamiento.

Supone una de las patologías más frecuentes en atención primaria y es la primera causa de atención psiquiátrica.

Los psiquiatras y psicólogos en general consideran que las personas están más ansiosas y pesimistas de lo usual, pues aunado a la crisis de haber enfrentado el Covid-19, se suman otros factores como los económicos, emocionales y sociales.

La depresión es un trastorno mental caracterizado por un bajo estado de ánimo y sentimiento de tristeza, asociados a alteraciones del comportamiento, del grado de actividad y del pensamiento / Foto: Cortesía | Pixabay

¿Qué es la ansiedad?

Preocupación y miedo intensos, excesivos y continuos ante situaciones cotidianas. Es posible que se produzca taquicardia, respiración agitada, sudoración y sensación de cansancio.

La ansiedad puede ser normal en situaciones estresantes, como hablar en público o realizar una prueba. La ansiedad es solo un indicador de una enfermedad subyacente cuando los sentimientos se vuelven excesivos, en todo momento e interfieren con la vida cotidiana.

La ansiedad y la depresión no afectan por igual, especialista


La profesora Unnur Anna Valdimarsdóttir - una de las autoras del estudio- también de la Universidad de Islandia, afirma que esta investigación "sugiere que los efectos en la salud mental no son iguales para todos los pacientes con Covid-19 y que el tiempo que pasan postrados en cama es un factor clave para determinar la gravedad de esos impactos”.

Y considera que a medida que nos adentramos en el tercer año de la pandemia, se hace fundamental para garantizar la atención adecuada una mayor vigilancia clínica del daño en la salud mental entre los pacientes con Covid-19 grave, además de estudios de seguimiento más allá del primer año tras la infección.

El hecho de que las personas con una infección leve se recuperen de los síntomas físicos con más rapidez puede explicar en parte, a juicio de estos autores, una disminución de los síntomas de salud mental al mismo ritmo.


La ansiedad y la depresión no afectan por igual, especialista / Foto: Cortesía | Pixabay

Personas que tuvieron Covid-19 grave, más vulnerables a la depresión y ansiedad

Sin embargo, los pacientes con Covid-19 grave a menudo experimentan una inflamación que se ha relacionado con efectos crónicos en la salud mental, en particular con la depresión.

¡Si no has tenido Covid-19 también puedes sufrir depresión o ansiedad!

Mientras que otros científicos han desarrollado estudios con población que padeció del Covid-19 en Reino Unido y ecuador, descubriendo que la cuarentena sí puede incrementar el estrés y ansiedad de un individuo. Inclusive sino ha dado positivo al virus.

Esto es debido a la falta de interacción social, otro factor a tener en cuenta es el estrés del diagnóstico de infección por Covid-19.

Como dice Julia Ries en su artículo titulado, “El simple hecho de que se le diagnostique una enfermedad nueva y potencialmente mortal puede desencadenar estrés y ansiedad”.

Independientemente de si el riesgo es causado por la enfermedad en sí, o por la cuarentena, son riesgos que los pacientes con Covid-19 deben conocer.

Te puede interesar: Niños “pandemials” sufren por problemas de alteración emocional

Causas de la ansiedad y la depresión en personas que tuvieron Covid-19

Uno de los mayores efectos de la depresión es la pérdida del interés en actividades que solían traerle paz y felicidad al individuo. Los pacientes con depresión frecuentemente presentan problemas para dormir, ganancia o pérdida de peso, y cambios de ánimo severos entre otras alteraciones de la conducta.

Es importante exponer que la ansiedad y depresión suelen ir de la mano, aunque la ansiedad se manifiesta con ataques de pánico, fatiga, preocupación excesiva, etc. Ambas condiciones afectan emocionalmente a las personas, por lo que es necesario que la persona haga lo que pueda para ayudar a controlar los síntomas, como lo es pedir ayuda a un psiquiatra o psicólogo.


Local

En Orizaba organizan taller "Antiprincesas", ¿cómo identificar los tipos de violencia?

Entre las mujeres de Marea Verde hay distintos saberes y los ponen a disposición de todas para llevar a cabo este taller

Local

En Orizaba, tiendas de conveniencia no reportan tantos asaltos con violencia

De este tipo de incidentes en las tiendas de la ciudad de Orizaba, no se tienen muchos registros en lo que va del 2024

Local

Empresarios deben tener más cuidado con la información financiera de sus clientes: síndica

Resaltó que la ciudad tiene una corporación policial de gran nivel y está terminando, en tiempo récord el proceso de certificación

Turismo

Fiestas Patronales a San María Magdalena 2024: adornan con flores la entrada a la capilla

Desde la semana pasada, mujeres y hombres participaron para dar forma a los símbolos que hicieron con flor de cucharilla y adornaron con flores

Deportes

Atletas piden apoyo durante proceso formativo, no solo en eventos "grandes"

Lamentan que solo en las competencias nacionales Conade en etapa estatal y en macro regional o nacional, es como pueden acceder a apoyos

Doble Vía

¿De carne polaca o pastor? Llega la 2° edición del Festival del pambazo en el puerto de Veracruz

En la mayoría de los municipios de Veracruz realizan año con año un evento dedicado al pambazo