/ domingo 22 de mayo de 2022

La costura se convirtió en el negocio de la familia desde hace 14 años

Cuando llegó de Tuxtepec, Oaxaca optó por elaborar bolsas cosidas para ayudar con los gastos de su estancia

VERACRUZ, Ver.- Un negocio que creó hace 14 años para ayudar con los gastos de sus estudios en la licenciatura en Ciencias de la Educación se convirtió en el actual sustento para ella y su hija, que le permite ser su propia jefa para crear y diseñar modelos exclusivos, hechos con mucho amor.

Alejandra América Curier Sánchez es una joven madre de familia quien narra que solo viendo a su mamá aprendió a coser, nadie la enseñó pero de niña dedicó varias horas de su vida contemplando a su progenitora. La maestra de profesión cose bonitos vestidos y hace diversas hechuras para sus clientes.

Cuando llegó a Veracruz, procedente de Tuxtepec, Oaxaca, para estudiar la carrera de Licenciada en Educación optó por elaborar bolsas cosidas para ayudar con los gastos de su estancia en esta ciudad.

Prefiere conservar su taller en casa y seguir siendo su propia jefa y empleada, aunque a veces recibe la ayuda de su mamá | Foto: Raúl Solís | Diario de Xalapa

“Yo me vine a estudiar a Veracruz y mi mamá se quedó en Tuxtepec, eran muchos los gastos y empecé a trabajar en lo que se podía, pero luego no pagaban puntual y realmente los gastos eran muchos, así que se me ocurrió empezar a coser. A mí nadie me enseñó, yo aprendí viendo a mi mamá, la contemplé muchas horas, muchos días, sabía cómo moverle a la máquina, ya lo traía y empecé a hacer esas bolsas gigantes que les cabe de todo, así me iba ayudando con los gastos de comida y así”, explica.

La idea generó mucha demanda y a los 22 años su madre le regaló su primera máquina de coser, permitiendo expandir el negocio de costura que ahora lleva por nombre “Alebruja”.

En la actualidad el negocio de la costura es el ingreso fuerte de su familia, ya que aunque pudo concluir sus estudios no ha ejercido su carrera profesional porque se convirtió en madre de una pequeña que le demanda un tiempo que en un trabajo normal no podría cumplir.

“A veces si pienso en trabajar en mi profesión pero es más importante mi hija, ella requiere de mi atención y con este trabajo yo tengo mi taller en mi casa, es cuestión de organizarme para poder trabajar, por las mañanas atiendo a mi niña, la llevo a la escuela, arreglo la casa, hago la comida, recojo a mi hija y ando a las vueltas, después de las 6:00 de la tarde ya me pongo a hacer mi trabajo de acuerdo a lo que me estén solicitando, cuando son pedidos grandes mi mamá viene a ayudarme. De pedidos grandes ya hicimos una entrega de mil pads ecológicos que son toallitas desmaquillantes pero ecológicas”, explica.

Alejandra ha sido versátil y vanguardista pues mientras decenas de costureras se concentran en solo coser y remendar, ella crea innovaciones que han resultado exitosos porque, sobre todo, le pone mucho amor a sus trabajos.

“Me gusta mucho coser, de verdad le pongo mucho amor a mis creaciones porque sé que harán feliz a mucha gente, por ejemplo en el caso de los ositos de apego se arman de cosas de una persona que fallecieron y que sus familiares quieren seguir recordando porque también necesitan llorar y desahogar sus penas, me piden elaborar cobijas con camisetas de los abuelos, ropa de la abuela para poder tenerla presente, siempre le pongo mi toque personal y ese ha sido mi éxito”, afirma.

Durante la pandemia se dedicó a elaborar cubrebocas y gorros quirúrgicos, pero también diseña ropa, elabora cobijas, toallas para desmaquillar, diademas, coleteros, los llamados ositos y conejos de apego y actualmente “los abrazos” que son muñequitos con un diseño de almohada pero que le sobresalen unos tipos brazos para que los pequeños se sientan abrazados.

“La tela es un material mágico que te permite hacer de todo, bolsas, zapatos, cobijas, empaques para la comida, baberos, ropa para bebés, grandes, todo lo puedes transformar, esa camisa que te recuerda a papá lo puedes convertir en un oso, esa blusa de tu mamá se convierte en un vestido de tu hija, la tela es mágica puede durar muchos años”, asegura.

Alejandra América es una joven madre de familia quien narra que solo viendo a su mamá aprendió a coser | Foto: Raúl Solís | Diario de Xalapa

Alejandra menciona que madres de familia y chicas jóvenes son de sus principales clientes, aunque también personas mayores la han buscado.

Por ahora prefiere conservar su taller en casa y seguir siendo su propia jefa y empleada, aunque a veces recibe la ayuda de su mamá, pero está abierta a compartir sus conocimientos para jóvenes que quieran emprender en este negocio.

Mientras decenas de costureras se concentran en solo coser y remendar, ella crea innovaciones que han resultado exitosas | Foto: Raúl Solís | Diario de Xalapa

Las personas que deseen adquirir algunos de sus productos pueden pedir información en su página de Facebook Alebruja o en Instagram para conocer acerca de sus creaciones y solicitar su servicio.

Siempre le pongo mi toque personal, ese ha sido mi éxito

Nota publicada en Diario de Xalapa

VERACRUZ, Ver.- Un negocio que creó hace 14 años para ayudar con los gastos de sus estudios en la licenciatura en Ciencias de la Educación se convirtió en el actual sustento para ella y su hija, que le permite ser su propia jefa para crear y diseñar modelos exclusivos, hechos con mucho amor.

Alejandra América Curier Sánchez es una joven madre de familia quien narra que solo viendo a su mamá aprendió a coser, nadie la enseñó pero de niña dedicó varias horas de su vida contemplando a su progenitora. La maestra de profesión cose bonitos vestidos y hace diversas hechuras para sus clientes.

Cuando llegó a Veracruz, procedente de Tuxtepec, Oaxaca, para estudiar la carrera de Licenciada en Educación optó por elaborar bolsas cosidas para ayudar con los gastos de su estancia en esta ciudad.

Prefiere conservar su taller en casa y seguir siendo su propia jefa y empleada, aunque a veces recibe la ayuda de su mamá | Foto: Raúl Solís | Diario de Xalapa

“Yo me vine a estudiar a Veracruz y mi mamá se quedó en Tuxtepec, eran muchos los gastos y empecé a trabajar en lo que se podía, pero luego no pagaban puntual y realmente los gastos eran muchos, así que se me ocurrió empezar a coser. A mí nadie me enseñó, yo aprendí viendo a mi mamá, la contemplé muchas horas, muchos días, sabía cómo moverle a la máquina, ya lo traía y empecé a hacer esas bolsas gigantes que les cabe de todo, así me iba ayudando con los gastos de comida y así”, explica.

La idea generó mucha demanda y a los 22 años su madre le regaló su primera máquina de coser, permitiendo expandir el negocio de costura que ahora lleva por nombre “Alebruja”.

En la actualidad el negocio de la costura es el ingreso fuerte de su familia, ya que aunque pudo concluir sus estudios no ha ejercido su carrera profesional porque se convirtió en madre de una pequeña que le demanda un tiempo que en un trabajo normal no podría cumplir.

“A veces si pienso en trabajar en mi profesión pero es más importante mi hija, ella requiere de mi atención y con este trabajo yo tengo mi taller en mi casa, es cuestión de organizarme para poder trabajar, por las mañanas atiendo a mi niña, la llevo a la escuela, arreglo la casa, hago la comida, recojo a mi hija y ando a las vueltas, después de las 6:00 de la tarde ya me pongo a hacer mi trabajo de acuerdo a lo que me estén solicitando, cuando son pedidos grandes mi mamá viene a ayudarme. De pedidos grandes ya hicimos una entrega de mil pads ecológicos que son toallitas desmaquillantes pero ecológicas”, explica.

Alejandra ha sido versátil y vanguardista pues mientras decenas de costureras se concentran en solo coser y remendar, ella crea innovaciones que han resultado exitosos porque, sobre todo, le pone mucho amor a sus trabajos.

“Me gusta mucho coser, de verdad le pongo mucho amor a mis creaciones porque sé que harán feliz a mucha gente, por ejemplo en el caso de los ositos de apego se arman de cosas de una persona que fallecieron y que sus familiares quieren seguir recordando porque también necesitan llorar y desahogar sus penas, me piden elaborar cobijas con camisetas de los abuelos, ropa de la abuela para poder tenerla presente, siempre le pongo mi toque personal y ese ha sido mi éxito”, afirma.

Durante la pandemia se dedicó a elaborar cubrebocas y gorros quirúrgicos, pero también diseña ropa, elabora cobijas, toallas para desmaquillar, diademas, coleteros, los llamados ositos y conejos de apego y actualmente “los abrazos” que son muñequitos con un diseño de almohada pero que le sobresalen unos tipos brazos para que los pequeños se sientan abrazados.

“La tela es un material mágico que te permite hacer de todo, bolsas, zapatos, cobijas, empaques para la comida, baberos, ropa para bebés, grandes, todo lo puedes transformar, esa camisa que te recuerda a papá lo puedes convertir en un oso, esa blusa de tu mamá se convierte en un vestido de tu hija, la tela es mágica puede durar muchos años”, asegura.

Alejandra América es una joven madre de familia quien narra que solo viendo a su mamá aprendió a coser | Foto: Raúl Solís | Diario de Xalapa

Alejandra menciona que madres de familia y chicas jóvenes son de sus principales clientes, aunque también personas mayores la han buscado.

Por ahora prefiere conservar su taller en casa y seguir siendo su propia jefa y empleada, aunque a veces recibe la ayuda de su mamá, pero está abierta a compartir sus conocimientos para jóvenes que quieran emprender en este negocio.

Mientras decenas de costureras se concentran en solo coser y remendar, ella crea innovaciones que han resultado exitosas | Foto: Raúl Solís | Diario de Xalapa

Las personas que deseen adquirir algunos de sus productos pueden pedir información en su página de Facebook Alebruja o en Instagram para conocer acerca de sus creaciones y solicitar su servicio.

Siempre le pongo mi toque personal, ese ha sido mi éxito

Nota publicada en Diario de Xalapa

Policiaca

Capturan a secuestrador y recuperan cuerpo

El detenido es Fidel N, quien enfrentará proceso penal por el secuestro y homicidio de Felipe de Jesús

Local

Nuevo modelo educativo es nuevo solo en México, en Europa ya se aplica

En la región de las Altas Montañas son pocas las escuelas que aplicarán este modelo piloto

Local

Con plaga 15% de zona arbolada del Pico de Orizaba: Ambientalista

Ricardo Rodríguez Deméneghi, coordinador del programa “Salvemos al Pico de Orizaba” dijo que el 15 por ciento de la zona arbolada del Pico de Orizaba está en riesgo

Gossip

Vuelve Cirque du Soleil a México con actos mucho más arriesgados

Contorsionismo, cuerda floja, manipulación de aros, equilibrio sobre sillas, balancín y rueda de la muerte son algunos de los actos que los asistentes podrán disfrutar

Salud

¿Consumes varias tazas de café al día? Este es el daño que le estás haciendo a tu cuerpo

Cada día millones de personas en el mundo comienzan su mañana tomando una taza de café, ya sea con fruta o pan

Mundo

Policía de Brasil pide procesar a Bolsonaro por desinformar sobre el Covid

El informe policial considera que las declaraciones de Bolsonaro sobre una supuesta relación entre la vacuna de Covid-19 y el riesgo de contraer VIH podría clasificarse como un delito

Local

Espanta rayo a 15 turistas en el cerro El Borrego

El fenómeno natural azotó estrepitosamente en la montaña, lo cual provocó pánico en los infantes y miedo en los adultos

Gossip

¡En el nombre de la luna! Así se verían los personajes de Sailor Moon en la vida real 

Las heroínas han cobrado vida y ahora puede ver la forma en que se verían si fueran personas reales

Policiaca

Capturan a secuestrador y recuperan cuerpo

El detenido es Fidel N, quien enfrentará proceso penal por el secuestro y homicidio de Felipe de Jesús