/ viernes 26 de junio de 2020

Conoce la historia de un joven que vivió la drogadicción durante 10 años

Guillermo comenzó consumiendo alcohol a los 18 años para tratar de encajar en su grupo de amigos

A los 18 años, Guillermo era un joven deportista que gustaba mucho de practicar futbol. A esa edad empezó a consumir alcohol para tratar de encajar en su grupo de amigos. Poco a poco fue probando varias sustancias que le llevaron a tener que entregar “paquetes” para tener acceso a las sustancias a manera de pago en especie.

Fue hasta diez años después, que una mañana al verse en el espejo con diez kilos menos, le dio vergüenza su aspecto. Me veía mal, en condiciones deplorables”, fue entonces cuando se dijo “ya estuvo y fue a ver a un psicólogo y luego a un psiquiatra. Hoy tiene casi tres años limpio.

Guillermo pensaba que el consumo de drogas no repercutían en su salud, ya que podía seguir jugando con la misma fortaleza que antes y además le permitían estar despierto por muchas horas para continuar con sus estudios de ingeniería industrial.

El consumo de drogas, tanto permitidas como ilegales, dice, le hacían sentir más popular, más aceptado y a encajar en determinado círculo de amigos. Quizá la soledad, la separación de su pareja lo hizo sentirse muy solo, incapaz y quiso sentirse bien. Fue entonces que conoció al grupo de amigos, que tratando de ayudarle le proporcionó las drogas.

Empezó con el alcohol, para luego pasar a fumar marihuana, que de las drogas es la más noble porque no causa adicción, dice. Ésta le hacía sentirse deshinbido, contento y empezó a combinar ya no sólo alcohol y marihuana, y como a los 23 años se inició en el consumo de cocaína.

Para tener acceso a ésta no se requiere tener tanto dinero, afirma, más bien buenas relaciones sociales, ya que siempre habrá quién la invite. Aunque también le obligó a hacer ciertos trabajos como llevar “paquetes”, por los que no recibía dinero en efectivo, sino mercancía. La coca la ocupó para terminar su carrera, pues le mantenía despierto la mayor parte del tiempo, tanto que en un mes llegó a dormir sólo tres o cuatro horas.

Foto: David Bello

Así estuvo como cinco años, pero la coca ya no era suficiente y pasó a experimentar con las metanfetaminas, drogas siete veces más fuertes que la coca, que le hacían perder el control, el hambre, la sed, así como perder la satisfacción que dan la comida e incluso el sexo. A estas alturas ya no necesitaba nada de eso para sentirse bien.

Por ese entonces trabajaba y estudiaba, por lo que a pesar de todo se enfocó en terminar su carrera, lo que logró, sin embargo, también fue cuando se dio cuenta de lo mal que se veía, lo que le dio mucha vergüenza y decidió salir por sus propios medios, pues ya nadie creía en él. Le costó mucho, tanto que no se puede cuantificar, dice.

Miguel Castillo

UN DÍA A LA VEZ

Guillermo perdió tiempo que no se recupera nunca, su juventud, salud y dignidad. También se perdió de ver crecer a su hijo, no pudo disfrutar de su infancia. Asimismo, resultó muy afectada su relación con su madre, a quien no podía engañar, pues sus adicciones eran más que obvias. Perdió la confianza de su familia.

También perdió amigos, quienes no pudieron salir para contarla y murieron ya por inanición o por un mal golpe cuando empezaban a convulsionar o al pescar una anemia terminal.

“Cuando uno prueba las drogas se libera la dopamina que hace que el sujeto se sienta bien, contento, que lo puede hacer todo. En ese momento no necesitaba cariño, comer ni tener relaciones sexuales, pero mi aspecto era demacrado, tenía diez kilos menos. De repente me daba hambre, lo que me llevó a convulsionar porque no comía ni tomaba agua”, explicó el joven.

Hasta la fecha, Guillermo olvida algunas cosas, le dan crisis de ansiedad; cuando ve la cocaína, ya sea en películas o real, siente cosquilleos, empieza a salivar y le dan ganas de salir corriendo.

Guillermo recayó algunas veces, luego de las cuales venía el arrepentimiento, pero poco a poco se le fueron yendo las ganas y ahora tiene ya casi tres años rehabilitado y ya no está en sus planes volver a consumirlas.

Foto: Jaime Ramírez | El Sol de Córdoba

Indicó que se quedó sólo con el alcohol, pero sólo “un día a la vez, concluyó.

A los 18 años, Guillermo era un joven deportista que gustaba mucho de practicar futbol. A esa edad empezó a consumir alcohol para tratar de encajar en su grupo de amigos. Poco a poco fue probando varias sustancias que le llevaron a tener que entregar “paquetes” para tener acceso a las sustancias a manera de pago en especie.

Fue hasta diez años después, que una mañana al verse en el espejo con diez kilos menos, le dio vergüenza su aspecto. Me veía mal, en condiciones deplorables”, fue entonces cuando se dijo “ya estuvo y fue a ver a un psicólogo y luego a un psiquiatra. Hoy tiene casi tres años limpio.

Guillermo pensaba que el consumo de drogas no repercutían en su salud, ya que podía seguir jugando con la misma fortaleza que antes y además le permitían estar despierto por muchas horas para continuar con sus estudios de ingeniería industrial.

El consumo de drogas, tanto permitidas como ilegales, dice, le hacían sentir más popular, más aceptado y a encajar en determinado círculo de amigos. Quizá la soledad, la separación de su pareja lo hizo sentirse muy solo, incapaz y quiso sentirse bien. Fue entonces que conoció al grupo de amigos, que tratando de ayudarle le proporcionó las drogas.

Empezó con el alcohol, para luego pasar a fumar marihuana, que de las drogas es la más noble porque no causa adicción, dice. Ésta le hacía sentirse deshinbido, contento y empezó a combinar ya no sólo alcohol y marihuana, y como a los 23 años se inició en el consumo de cocaína.

Para tener acceso a ésta no se requiere tener tanto dinero, afirma, más bien buenas relaciones sociales, ya que siempre habrá quién la invite. Aunque también le obligó a hacer ciertos trabajos como llevar “paquetes”, por los que no recibía dinero en efectivo, sino mercancía. La coca la ocupó para terminar su carrera, pues le mantenía despierto la mayor parte del tiempo, tanto que en un mes llegó a dormir sólo tres o cuatro horas.

Foto: David Bello

Así estuvo como cinco años, pero la coca ya no era suficiente y pasó a experimentar con las metanfetaminas, drogas siete veces más fuertes que la coca, que le hacían perder el control, el hambre, la sed, así como perder la satisfacción que dan la comida e incluso el sexo. A estas alturas ya no necesitaba nada de eso para sentirse bien.

Por ese entonces trabajaba y estudiaba, por lo que a pesar de todo se enfocó en terminar su carrera, lo que logró, sin embargo, también fue cuando se dio cuenta de lo mal que se veía, lo que le dio mucha vergüenza y decidió salir por sus propios medios, pues ya nadie creía en él. Le costó mucho, tanto que no se puede cuantificar, dice.

Miguel Castillo

UN DÍA A LA VEZ

Guillermo perdió tiempo que no se recupera nunca, su juventud, salud y dignidad. También se perdió de ver crecer a su hijo, no pudo disfrutar de su infancia. Asimismo, resultó muy afectada su relación con su madre, a quien no podía engañar, pues sus adicciones eran más que obvias. Perdió la confianza de su familia.

También perdió amigos, quienes no pudieron salir para contarla y murieron ya por inanición o por un mal golpe cuando empezaban a convulsionar o al pescar una anemia terminal.

“Cuando uno prueba las drogas se libera la dopamina que hace que el sujeto se sienta bien, contento, que lo puede hacer todo. En ese momento no necesitaba cariño, comer ni tener relaciones sexuales, pero mi aspecto era demacrado, tenía diez kilos menos. De repente me daba hambre, lo que me llevó a convulsionar porque no comía ni tomaba agua”, explicó el joven.

Hasta la fecha, Guillermo olvida algunas cosas, le dan crisis de ansiedad; cuando ve la cocaína, ya sea en películas o real, siente cosquilleos, empieza a salivar y le dan ganas de salir corriendo.

Guillermo recayó algunas veces, luego de las cuales venía el arrepentimiento, pero poco a poco se le fueron yendo las ganas y ahora tiene ya casi tres años rehabilitado y ya no está en sus planes volver a consumirlas.

Foto: Jaime Ramírez | El Sol de Córdoba

Indicó que se quedó sólo con el alcohol, pero sólo “un día a la vez, concluyó.

Policiaca

Capturan a secuestrador y recuperan cuerpo

El detenido es Fidel N, quien enfrentará proceso penal por el secuestro y homicidio de Felipe de Jesús

Local

Nuevo modelo educativo es nuevo solo en México, en Europa ya se aplica

En la región de las Altas Montañas son pocas las escuelas que aplicarán este modelo piloto

Local

Con plaga 15% de zona arbolada del Pico de Orizaba: Ambientalista

Ricardo Rodríguez Deméneghi, coordinador del programa “Salvemos al Pico de Orizaba” dijo que el 15 por ciento de la zona arbolada del Pico de Orizaba está en riesgo

Gossip

Vuelve Cirque du Soleil a México con actos mucho más arriesgados

Contorsionismo, cuerda floja, manipulación de aros, equilibrio sobre sillas, balancín y rueda de la muerte son algunos de los actos que los asistentes podrán disfrutar

Salud

¿Consumes varias tazas de café al día? Este es el daño que le estás haciendo a tu cuerpo

Cada día millones de personas en el mundo comienzan su mañana tomando una taza de café, ya sea con fruta o pan

Mundo

Policía de Brasil pide procesar a Bolsonaro por desinformar sobre el Covid

El informe policial considera que las declaraciones de Bolsonaro sobre una supuesta relación entre la vacuna de Covid-19 y el riesgo de contraer VIH podría clasificarse como un delito

Local

Espanta rayo a 15 turistas en el cerro El Borrego

El fenómeno natural azotó estrepitosamente en la montaña, lo cual provocó pánico en los infantes y miedo en los adultos

Gossip

¡En el nombre de la luna! Así se verían los personajes de Sailor Moon en la vida real 

Las heroínas han cobrado vida y ahora puede ver la forma en que se verían si fueran personas reales

Policiaca

Capturan a secuestrador y recuperan cuerpo

El detenido es Fidel N, quien enfrentará proceso penal por el secuestro y homicidio de Felipe de Jesús