/ martes 1 de marzo de 2022

Maestros de La Perla viajan por horas para poder dar clases

Mientras que los alumnos caminan entre 30 y 60 minutos en medio de las montañas, para llegar a la primaria “Ignacio Zaragoza” en La Perla

La Perla, Ver.- Para llegar a la primaria “Ignacio Zaragoza”, en la comunidad de Rancho Nuevo, perteneciente a este municipio, a 2 mil 200 metros sobre el nivel del mar, muy cerca de las faldas del volcán, los profesores viajan dos horas y media en camión y taxi colectivo; mientras que los alumnos caminan entre 30 y 60 minutos en medio de las montañas. Unos llegan con ganas de aprender a leer y escribir, y otros, con ganas de dar sus clases cinco días a la semana.

Roberto Tezoco, maestro de la escuela de Educación Indígena que pertenece a la zona escolar 836, del municipio de Mariano Escobedo, menciona que esa es la historia de 94 alumnos que viven en rancherías y congregaciones de la localidad, y comparten el mismo sueño: ir a la escuela para tener un mejor futuro. Y para conseguirlo están dispuestos a recorrer kilómetros a pie, solos, porque sus padres trabajan en el campo.

Los maestros en autobús, taxi colectivo y hasta en raid llegan a la escuela

Roberto, explica que vive en el municipio de Mariano Escobedo, otra compañera es de Ciudad Mendoza y para llegar a la escuela tiene que abordar un autobús y un taxi colectivo, y en el último tramo del trayecto él le da un raid para llegar hasta la escuela, en La Perla.

Otro profesor es de Rafael Delgado y hace casi dos horas desde su casa hasta la comunidad de Rancho Nuevo, pero antes, debe viajar en tres camiones de pasaje.

La hora de entrada es las 9 de la mañana y la salida a las 12:30 horas. “Siempre llegamos puntuales, 15 minutos antes para coordinar con las madres de familia el filtro sanitario y, si no pueden, lo hacemos nosotros con gusto. Llueva, truene, haga calor o intenso frío, siempre llegamos a la escuela a impartir clases. Los alumnos saben que su futuro depende de la educación y por eso se esfuerzan por no perderse ni una clase”, concluye.

Instalan filtro sanitario

Desde el 3 de enero, cuando comenzaron las clases presenciales, madres de familia y maestros se organizaron para instalar un filtro sanitario. Cuando puede, una mamá desinfecta, otra aplica gel y toma la temperatura a todos y cada uno de los pequeños.

Además, verifican que porten su cubrebocas para prevenir el contagio por Covid-19. Antes y después de las clases, apoyan en la limpieza del mobiliario y las aulas.

Recuerda que el año pasado las clases fueron de manera intermitente y como no hay internet tenían que llegar hasta la comunidad para distribuir el material, dejar tareas y estar en contacto con los niños y sus padres.

Relata que hay estudiantes que viven en la comunidad “El Minero”, ubicada a 3 kilómetros del plantel educativo. Ellos caminan esa distancia, solitos, 30 y hasta 60 minutos para llegar a la escuela. Son puntuales e independientes, porque trabajan en el campo, “sí les gusta participar y estudiar”, detalla.

Desde el 3 de enero, cuando comenzaron las clases presenciales, madres de familia y maestros se organizaron para instalar un filtro sanitario / Foto: Cortesía | Roberto Tezoco

Se quemó la casa, libros y cuadernos se convirtieron en ceniza

A pesar de estar lejos de la cabecera, no están exentos de los accidentes. “Apenas, a una ama de casa se le quemó la vivienda y con ella, también los libros y cuadernos de un alumno”, agrega.

Te puede interesar: Jardín de niños, sin docente; ¿Cómo reaccionaron los padres de familia?

Luego de conocer la tragedia, hicieron “la vaquita” con el director, para comprar los útiles escolares al niño y motivarlo y siga estudiando.

No todos los alumnos asisten a la escuela

Señala que no todos los niños asisten porque apoyan a sus padres en las labores del campo. “Para sobrevivir talan un pino para hacer carbón, siembran papa, hortalizas, haba, y los alumnos recolectan leña para el fogón”, apunta.

No todos los niños asisten porque apoyan a sus padres en las labores del campo / Foto: Cortesía | Roberto Tezoco

Gabriel es un niño al que le cuesta trabajo aprender, porque su madre y padre no saben leer y escribir. Esa es una barrera que complica la enseñanza, aunada a la situación económica, que es precaria y les es difícil estudiar, pues a veces no llevan lápiz, cuadernos o mochila.

La Perla, Ver.- Para llegar a la primaria “Ignacio Zaragoza”, en la comunidad de Rancho Nuevo, perteneciente a este municipio, a 2 mil 200 metros sobre el nivel del mar, muy cerca de las faldas del volcán, los profesores viajan dos horas y media en camión y taxi colectivo; mientras que los alumnos caminan entre 30 y 60 minutos en medio de las montañas. Unos llegan con ganas de aprender a leer y escribir, y otros, con ganas de dar sus clases cinco días a la semana.

Roberto Tezoco, maestro de la escuela de Educación Indígena que pertenece a la zona escolar 836, del municipio de Mariano Escobedo, menciona que esa es la historia de 94 alumnos que viven en rancherías y congregaciones de la localidad, y comparten el mismo sueño: ir a la escuela para tener un mejor futuro. Y para conseguirlo están dispuestos a recorrer kilómetros a pie, solos, porque sus padres trabajan en el campo.

Los maestros en autobús, taxi colectivo y hasta en raid llegan a la escuela

Roberto, explica que vive en el municipio de Mariano Escobedo, otra compañera es de Ciudad Mendoza y para llegar a la escuela tiene que abordar un autobús y un taxi colectivo, y en el último tramo del trayecto él le da un raid para llegar hasta la escuela, en La Perla.

Otro profesor es de Rafael Delgado y hace casi dos horas desde su casa hasta la comunidad de Rancho Nuevo, pero antes, debe viajar en tres camiones de pasaje.

La hora de entrada es las 9 de la mañana y la salida a las 12:30 horas. “Siempre llegamos puntuales, 15 minutos antes para coordinar con las madres de familia el filtro sanitario y, si no pueden, lo hacemos nosotros con gusto. Llueva, truene, haga calor o intenso frío, siempre llegamos a la escuela a impartir clases. Los alumnos saben que su futuro depende de la educación y por eso se esfuerzan por no perderse ni una clase”, concluye.

Instalan filtro sanitario

Desde el 3 de enero, cuando comenzaron las clases presenciales, madres de familia y maestros se organizaron para instalar un filtro sanitario. Cuando puede, una mamá desinfecta, otra aplica gel y toma la temperatura a todos y cada uno de los pequeños.

Además, verifican que porten su cubrebocas para prevenir el contagio por Covid-19. Antes y después de las clases, apoyan en la limpieza del mobiliario y las aulas.

Recuerda que el año pasado las clases fueron de manera intermitente y como no hay internet tenían que llegar hasta la comunidad para distribuir el material, dejar tareas y estar en contacto con los niños y sus padres.

Relata que hay estudiantes que viven en la comunidad “El Minero”, ubicada a 3 kilómetros del plantel educativo. Ellos caminan esa distancia, solitos, 30 y hasta 60 minutos para llegar a la escuela. Son puntuales e independientes, porque trabajan en el campo, “sí les gusta participar y estudiar”, detalla.

Desde el 3 de enero, cuando comenzaron las clases presenciales, madres de familia y maestros se organizaron para instalar un filtro sanitario / Foto: Cortesía | Roberto Tezoco

Se quemó la casa, libros y cuadernos se convirtieron en ceniza

A pesar de estar lejos de la cabecera, no están exentos de los accidentes. “Apenas, a una ama de casa se le quemó la vivienda y con ella, también los libros y cuadernos de un alumno”, agrega.

Te puede interesar: Jardín de niños, sin docente; ¿Cómo reaccionaron los padres de familia?

Luego de conocer la tragedia, hicieron “la vaquita” con el director, para comprar los útiles escolares al niño y motivarlo y siga estudiando.

No todos los alumnos asisten a la escuela

Señala que no todos los niños asisten porque apoyan a sus padres en las labores del campo. “Para sobrevivir talan un pino para hacer carbón, siembran papa, hortalizas, haba, y los alumnos recolectan leña para el fogón”, apunta.

No todos los niños asisten porque apoyan a sus padres en las labores del campo / Foto: Cortesía | Roberto Tezoco

Gabriel es un niño al que le cuesta trabajo aprender, porque su madre y padre no saben leer y escribir. Esa es una barrera que complica la enseñanza, aunada a la situación económica, que es precaria y les es difícil estudiar, pues a veces no llevan lápiz, cuadernos o mochila.

Local

Necesaria reestructuración absoluta de la FGE: colectivos

Señalan que se requieren cambios sustanciales al interior para garantizar un verdadero acceso a la justicia

Local

COMCE informa que bloqueo de aguacate y mango impacta a sector agroalimentario

Esta medida se produjo luego de que 2 funcionarios estadounidenses presuntamente fueron agredidos y detenidos

Local

Reducción de jornada laboral requiere análisis exhaustivos: economista

En México la propuesta que se sopesó hace algunos meses pero que ahora está un tanto olvidada

Cultura

Carnaval de Veracruz era fiesta de jarochos; se convirtió en algo comercial: historiador

Explicó que la fiesta inició como una fiesta del pueblo, de barrios, colonias y comunidades que llegaban al puerto para disfrutar de los paseos

Deportes

Para alejar infantes de vicios, Gabriel imparte clases de Muay Thai, la historia

Su mayor pasión consiste en compartir sus conocimientos y habilidades con niños, jóvenes y adolescentes

Local

Hasta septiembre u octubre se podrían aprobar las diputaciones plurinominales: Morena

Explicó que los cuatro partidos políticos presentaron impugnaciones por los resultados de los conteos que se realizaron en los 30 Distritos locales