/ viernes 26 de junio de 2020

Hacen restauranteros ajustes para trabajar en la nueva normalidad

Deben cumplir con disposiciones de STyPS y sector salud; hacen inversión para adquirir equipo necesario

Orizaba, Ver.- Aunque no hay una fecha definida para que en Orizaba el sector restaurantero se reincorpore a su actividad, ya comenzaron a hacer los cambios necesarios para adaptarse a los protocolos que regirán su funcionamiento a partir del momento en que comiencen a trabajar en la que será la nueva normalidad.

David Castañeda Roldán, integrante de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) en Orizaba, dijo que ésta será con muchas condiciones y retos pues se tienen que reestructurar para cumplir con las nuevas disposiciones que hay tanto de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STyPS) como del sector salud.

David Castañeda Roldán, integrante de la Canirac Orizaba / Foto: Miguel cAstillo | El Sol de Orizaba

“Ajustarse requerirá una inversión, pero estamos dispuestos a hacerla. Tenemos que comprar termómetros, estamos obligados a comprar tapetes y sobre todo obligados a reducir nuestro aforo; tenemos que quitar un 30% de las mesas debido a las dimensiones que debe haber entre cada una, que es de metro y medio”, dijo.

Otra de las condiciones que deberán cumplir al pie de la letra es llevar una carpeta de ingreso, donde el personal se tiene que registrar al ingresar a su centro de trabajo y se le tiene que checar la temperatura con la finalidad de detectar si hay síntoma y con eso reducir el contagio.

“Nosotros estamos en lugares cerrados y tiene que haber un trato más estricto con nuestro personal con los termómetros. Tenemos que atender también al cliente, hay algunos que son muy conscientes, pero hay otros que no entienden, acotó.

Sobre cómo pasaron estos tres meses de la emergencia sanitaria, dijo que los restauranteros trabajaron al 20 o 25 por ciento de su capacidad. Hubo ajuste en cuanto a horarios. Aguantan lo más que pueden, pero hubo quienes definitivamente quitaron un turno.

“No hubo apoyo. El empresario se quedó solo para cubrir sus propias necesidades, que ahorita son apremiantes; yo calculo que todos los restauranteros estamos con pérdidas y tuvimos que buscarle para subsistir”.

Foto: Miguel cAstillo | El Sol de Orizaba

Mencionó que, aunque muchos se apoyaron con el servicio a domicilio, quienes no lo tenía lo tuvieron que implementar, aunque como tal eso no les ayudó a sacar los costos de operación del restaurante.

“Con esta alternativa es muy difícil que nos pidan bebidas, postres; porque no se puede cuidar la calidad de los productos por diversas circunstancias como el tráfico, traslado y embalaje pues se alteran las condiciones organolépticas del producto”, explicó.

Sobre la expectativa que tiene el sector una vez que trabajen dentro de la nueva normalidad dijo que les queda esperar que el cliente salga a consumir. “Nosotros esperamos la llegada de clientes y que ésta sea constante, porque sí necesitamos que haya consumo, movimiento comercial".

Foto: Miguel cAstillo | El Sol de Orizaba

Aunque se prevé que el 1 de julio se retorne a la actividad, la última palabra la tendrá el sector Salud, aunque “nosotros no creemos poder aguantar mucho tiempo”, concluyó.

Orizaba, Ver.- Aunque no hay una fecha definida para que en Orizaba el sector restaurantero se reincorpore a su actividad, ya comenzaron a hacer los cambios necesarios para adaptarse a los protocolos que regirán su funcionamiento a partir del momento en que comiencen a trabajar en la que será la nueva normalidad.

David Castañeda Roldán, integrante de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) en Orizaba, dijo que ésta será con muchas condiciones y retos pues se tienen que reestructurar para cumplir con las nuevas disposiciones que hay tanto de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STyPS) como del sector salud.

David Castañeda Roldán, integrante de la Canirac Orizaba / Foto: Miguel cAstillo | El Sol de Orizaba

“Ajustarse requerirá una inversión, pero estamos dispuestos a hacerla. Tenemos que comprar termómetros, estamos obligados a comprar tapetes y sobre todo obligados a reducir nuestro aforo; tenemos que quitar un 30% de las mesas debido a las dimensiones que debe haber entre cada una, que es de metro y medio”, dijo.

Otra de las condiciones que deberán cumplir al pie de la letra es llevar una carpeta de ingreso, donde el personal se tiene que registrar al ingresar a su centro de trabajo y se le tiene que checar la temperatura con la finalidad de detectar si hay síntoma y con eso reducir el contagio.

“Nosotros estamos en lugares cerrados y tiene que haber un trato más estricto con nuestro personal con los termómetros. Tenemos que atender también al cliente, hay algunos que son muy conscientes, pero hay otros que no entienden, acotó.

Sobre cómo pasaron estos tres meses de la emergencia sanitaria, dijo que los restauranteros trabajaron al 20 o 25 por ciento de su capacidad. Hubo ajuste en cuanto a horarios. Aguantan lo más que pueden, pero hubo quienes definitivamente quitaron un turno.

“No hubo apoyo. El empresario se quedó solo para cubrir sus propias necesidades, que ahorita son apremiantes; yo calculo que todos los restauranteros estamos con pérdidas y tuvimos que buscarle para subsistir”.

Foto: Miguel cAstillo | El Sol de Orizaba

Mencionó que, aunque muchos se apoyaron con el servicio a domicilio, quienes no lo tenía lo tuvieron que implementar, aunque como tal eso no les ayudó a sacar los costos de operación del restaurante.

“Con esta alternativa es muy difícil que nos pidan bebidas, postres; porque no se puede cuidar la calidad de los productos por diversas circunstancias como el tráfico, traslado y embalaje pues se alteran las condiciones organolépticas del producto”, explicó.

Sobre la expectativa que tiene el sector una vez que trabajen dentro de la nueva normalidad dijo que les queda esperar que el cliente salga a consumir. “Nosotros esperamos la llegada de clientes y que ésta sea constante, porque sí necesitamos que haya consumo, movimiento comercial".

Foto: Miguel cAstillo | El Sol de Orizaba

Aunque se prevé que el 1 de julio se retorne a la actividad, la última palabra la tendrá el sector Salud, aunque “nosotros no creemos poder aguantar mucho tiempo”, concluyó.

Ciencia

La ciencia mejora la vida; hay que acercarse a ella: divulgadora

Señala que el conocimiento científico es un derecho que consta en diversas leyes del país y el estado

Cultura

Panchita: la mitad de su vida, con un telar, rescatando indumentaria

Su interés es rescatar la vestimenta tradicional de su pueblo nahua

Local

Orizaba y sus 5 años con categoría de Pueblo Mágico

El alcalde Igor Fidel Rojí resaltó que durante cuatro años seguidos han trabajado para ser el mejor Pueblo Mágico de México

Ciencia

La ciencia mejora la vida; hay que acercarse a ella: divulgadora

Señala que el conocimiento científico es un derecho que consta en diversas leyes del país y el estado

Cultura

Panchita: la mitad de su vida, con un telar, rescatando indumentaria

Su interés es rescatar la vestimenta tradicional de su pueblo nahua

Local

Finanzas sanas para cerrar el año en Veracruz: Eleazar Guerrero

Dijo que caminar sobre la base de una ley de austeridad permitió hacer una reestructuración de la deuda muy favorable

Local

Covid-19 retrasa trasplantes y han muerto 44 personas

El Día Nacional de Donación y Trasplante de Órganos y Tejidos busca crear conciencia y reflexionar sobre el valor de la donación

Local

No hay aumento de incidencia delictiva por crisis sanitaria: Ramos Niembro

El secretario técnico de la Coordinación Estatal para la Construcción de la Paz y Seguridad declaró que durante este 2020 los índices de delitos disminuyeron

Local

De no quitarse bloqueo en ingenio, desalojarán por la fuerza

Una vez que el Juez notificó oficialmente a las 16 personas de esta resolución favorable al ingenio