/ viernes 26 de junio de 2020

Hacen restauranteros ajustes para trabajar en la nueva normalidad

Deben cumplir con disposiciones de STyPS y sector salud; hacen inversión para adquirir equipo necesario

Orizaba, Ver.- Aunque no hay una fecha definida para que en Orizaba el sector restaurantero se reincorpore a su actividad, ya comenzaron a hacer los cambios necesarios para adaptarse a los protocolos que regirán su funcionamiento a partir del momento en que comiencen a trabajar en la que será la nueva normalidad.

David Castañeda Roldán, integrante de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) en Orizaba, dijo que ésta será con muchas condiciones y retos pues se tienen que reestructurar para cumplir con las nuevas disposiciones que hay tanto de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STyPS) como del sector salud.

David Castañeda Roldán, integrante de la Canirac Orizaba / Foto: Miguel cAstillo | El Sol de Orizaba

“Ajustarse requerirá una inversión, pero estamos dispuestos a hacerla. Tenemos que comprar termómetros, estamos obligados a comprar tapetes y sobre todo obligados a reducir nuestro aforo; tenemos que quitar un 30% de las mesas debido a las dimensiones que debe haber entre cada una, que es de metro y medio”, dijo.

Otra de las condiciones que deberán cumplir al pie de la letra es llevar una carpeta de ingreso, donde el personal se tiene que registrar al ingresar a su centro de trabajo y se le tiene que checar la temperatura con la finalidad de detectar si hay síntoma y con eso reducir el contagio.

“Nosotros estamos en lugares cerrados y tiene que haber un trato más estricto con nuestro personal con los termómetros. Tenemos que atender también al cliente, hay algunos que son muy conscientes, pero hay otros que no entienden, acotó.

Sobre cómo pasaron estos tres meses de la emergencia sanitaria, dijo que los restauranteros trabajaron al 20 o 25 por ciento de su capacidad. Hubo ajuste en cuanto a horarios. Aguantan lo más que pueden, pero hubo quienes definitivamente quitaron un turno.

“No hubo apoyo. El empresario se quedó solo para cubrir sus propias necesidades, que ahorita son apremiantes; yo calculo que todos los restauranteros estamos con pérdidas y tuvimos que buscarle para subsistir”.

Foto: Miguel cAstillo | El Sol de Orizaba

Mencionó que, aunque muchos se apoyaron con el servicio a domicilio, quienes no lo tenía lo tuvieron que implementar, aunque como tal eso no les ayudó a sacar los costos de operación del restaurante.

“Con esta alternativa es muy difícil que nos pidan bebidas, postres; porque no se puede cuidar la calidad de los productos por diversas circunstancias como el tráfico, traslado y embalaje pues se alteran las condiciones organolépticas del producto”, explicó.

Sobre la expectativa que tiene el sector una vez que trabajen dentro de la nueva normalidad dijo que les queda esperar que el cliente salga a consumir. “Nosotros esperamos la llegada de clientes y que ésta sea constante, porque sí necesitamos que haya consumo, movimiento comercial".

Foto: Miguel cAstillo | El Sol de Orizaba

Aunque se prevé que el 1 de julio se retorne a la actividad, la última palabra la tendrá el sector Salud, aunque “nosotros no creemos poder aguantar mucho tiempo”, concluyó.

Orizaba, Ver.- Aunque no hay una fecha definida para que en Orizaba el sector restaurantero se reincorpore a su actividad, ya comenzaron a hacer los cambios necesarios para adaptarse a los protocolos que regirán su funcionamiento a partir del momento en que comiencen a trabajar en la que será la nueva normalidad.

David Castañeda Roldán, integrante de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) en Orizaba, dijo que ésta será con muchas condiciones y retos pues se tienen que reestructurar para cumplir con las nuevas disposiciones que hay tanto de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STyPS) como del sector salud.

David Castañeda Roldán, integrante de la Canirac Orizaba / Foto: Miguel cAstillo | El Sol de Orizaba

“Ajustarse requerirá una inversión, pero estamos dispuestos a hacerla. Tenemos que comprar termómetros, estamos obligados a comprar tapetes y sobre todo obligados a reducir nuestro aforo; tenemos que quitar un 30% de las mesas debido a las dimensiones que debe haber entre cada una, que es de metro y medio”, dijo.

Otra de las condiciones que deberán cumplir al pie de la letra es llevar una carpeta de ingreso, donde el personal se tiene que registrar al ingresar a su centro de trabajo y se le tiene que checar la temperatura con la finalidad de detectar si hay síntoma y con eso reducir el contagio.

“Nosotros estamos en lugares cerrados y tiene que haber un trato más estricto con nuestro personal con los termómetros. Tenemos que atender también al cliente, hay algunos que son muy conscientes, pero hay otros que no entienden, acotó.

Sobre cómo pasaron estos tres meses de la emergencia sanitaria, dijo que los restauranteros trabajaron al 20 o 25 por ciento de su capacidad. Hubo ajuste en cuanto a horarios. Aguantan lo más que pueden, pero hubo quienes definitivamente quitaron un turno.

“No hubo apoyo. El empresario se quedó solo para cubrir sus propias necesidades, que ahorita son apremiantes; yo calculo que todos los restauranteros estamos con pérdidas y tuvimos que buscarle para subsistir”.

Foto: Miguel cAstillo | El Sol de Orizaba

Mencionó que, aunque muchos se apoyaron con el servicio a domicilio, quienes no lo tenía lo tuvieron que implementar, aunque como tal eso no les ayudó a sacar los costos de operación del restaurante.

“Con esta alternativa es muy difícil que nos pidan bebidas, postres; porque no se puede cuidar la calidad de los productos por diversas circunstancias como el tráfico, traslado y embalaje pues se alteran las condiciones organolépticas del producto”, explicó.

Sobre la expectativa que tiene el sector una vez que trabajen dentro de la nueva normalidad dijo que les queda esperar que el cliente salga a consumir. “Nosotros esperamos la llegada de clientes y que ésta sea constante, porque sí necesitamos que haya consumo, movimiento comercial".

Foto: Miguel cAstillo | El Sol de Orizaba

Aunque se prevé que el 1 de julio se retorne a la actividad, la última palabra la tendrá el sector Salud, aunque “nosotros no creemos poder aguantar mucho tiempo”, concluyó.

Literatura

Ve cómo esta escritora alimenta imaginación de niños

La escritora mexicana Judy Goldman hizo el libro "Un elefante se balanceaba" pensando en los más pequeños del hogar

Ciencia

Conoce más sobre estos animales, indispensables para la vida

Estos animales no sólo ayudan a la biodiversidad sino que gracias a su trabajo se obtienen productos que tienen un impacto económico

Local

Baja Veracruz más de 6% en la industria de la construcción

Veracruz obtuvo la posición 24 del total de la economía, con respecto a las 32 entidades federativas

Local

Baja Veracruz más de 6% en la industria de la construcción

Veracruz obtuvo la posición 24 del total de la economía, con respecto a las 32 entidades federativas

Local

Coronavirus está golpeando a los treintañeros

La cifra de casos positivos en personas entre 30 a 34 años es la más pronunciada, con 9 mil 266 casos confirmados acumulados hasta el 29 de julio

Literatura

Ve cómo esta escritora alimenta imaginación de niños

La escritora mexicana Judy Goldman hizo el libro "Un elefante se balanceaba" pensando en los más pequeños del hogar

Ciencia

Conoce más sobre estos animales, indispensables para la vida

Estos animales no sólo ayudan a la biodiversidad sino que gracias a su trabajo se obtienen productos que tienen un impacto económico

Gossip

La Fortuna, de Amenábar, se estrenará en San Sebastián

La serie se basa en el cómic El tesoro del cisne de Paco Roca y Guillermo Corral, que narra una trama de aventuras a partir del mayor hallazgo submarino

Gossip

Silvana Estrada, un canto a la melancolía

Silvana Estrada presenta el primer sencillo de su álbum debut, Marchita, una canción sobre el dolor de la despedida a un amor.