/ sábado 13 de abril de 2024

Comienza la temporada de papalotes en Orizaba, ¿dónde puedes comprar uno?

Los ofrecen en redes sociales, tianguis, mercados y colonias populares a precios accesibles

Orizaba, Ver.- Abril y mayo son ideales para echar a volar o empinar papalotes, pues corre aire, por lo que es temporada de elaborar cometas y palomas con papel china, engrudo, y carrizo. Es tiempo en que mujeres y hombres elaboran los juguetes artesanales para venderlos entre vecinos, familiares y amigos para mejorar su economía.

Los ofrecen en redes sociales, tianguis, mercados y colonias populares a precios accesibles. Hasta hace dos décadas aún se veía en el cielo estos artefactos de papel de colores sostenidos por hilo cáñamo, que vendían en la desaparecida Mercería “La Japonesa”.

Los meses de abril, mayo y junio se llenan de colores

Con ellos se elevaban la creatividad, la imaginación y los sueños de niños, adolescentes y jóvenes. Los campos de la ciudad estaban invadidos por papalotes, papagayos, pandorgas, murciélagos y otras figuras, dice Omar Rodríguez, padre de familia.

Fernando Gómez, abuelo del barrio de La Alameda, recuerda que construían cometas, desde las más sencillas hasta las complicadas, por el tamaño y forma. Los padres de familia ocupaban los fines de semana para llevar a sus hijos a hacer volar los papalotes.

Según la forma era el nombre. Así, había brujas, cometas, estrellas, palomas, aviones, cajones y cubos. A los más grandes les llamaban pandorgas.

Atrás del juguete volador se encontraba con pies firmes y destreza quien dirigía con el cordel, las acrobacias del papalote, que se llegaba a elevar hasta a 50 metros de altura.

Relata que para elevar el papalote o cometa utilizaban la calle, la azotea del vecino, o en medio del patio de vecindad. En la punta de la cola le ponían navajas, para cortar el hilo del adversario.

A veces ganábamos y, otras, perdíamos el papalote que caía en las faldas del cerro del Borrego”, dice.

Fernando enseñó a mis hijos y luego nietos, a hacer las pandorgas con carrizo atado con hilo de cáñamo, armando de forma geométrica la liviana estructura, que en ocasiones llegaba a medir hasta dos metros de atura por 1.5 de largo.

Tenían secciones triangulares, romboides y cuadradas cubiertas con papel china y engrudo de almidón, con el que se vestía la armazón completa, que una vez forradas se asemejaban a un multicolor y llamativo mosaico.

Los ofrecen en redes sociales, tianguis, mercados y colonias populares a precios accesibles | Cortesía / Amigos de Acultzingo

La cola eran tiras de trapo, que hacían con una camisa vieja, para hacer contrapeso; una vez que la terminaba compraba en la Mercería "La Japonesa", una bola de hilo de cáñamo para elevar la pandorga o el murciélago.

Con los años, dice se convirtió en un experto volador de papalotes, que hacía se elevaran lo suficientemente alto como para hacerlo “colear”, zumbar y aterrizar como si fuera un avión de control.

En una ocasión, concluye, el viento sopló tan fuerte que el hilo de la pandorga no resistió, se rompió y la figura se perdió en el cielo. “Ese día lloré mucho y fue mi abuela Marielena la que me consoló; ella había visto el trabajo que me costó hacerla”.

Orizaba, Ver.- Abril y mayo son ideales para echar a volar o empinar papalotes, pues corre aire, por lo que es temporada de elaborar cometas y palomas con papel china, engrudo, y carrizo. Es tiempo en que mujeres y hombres elaboran los juguetes artesanales para venderlos entre vecinos, familiares y amigos para mejorar su economía.

Los ofrecen en redes sociales, tianguis, mercados y colonias populares a precios accesibles. Hasta hace dos décadas aún se veía en el cielo estos artefactos de papel de colores sostenidos por hilo cáñamo, que vendían en la desaparecida Mercería “La Japonesa”.

Los meses de abril, mayo y junio se llenan de colores

Con ellos se elevaban la creatividad, la imaginación y los sueños de niños, adolescentes y jóvenes. Los campos de la ciudad estaban invadidos por papalotes, papagayos, pandorgas, murciélagos y otras figuras, dice Omar Rodríguez, padre de familia.

Fernando Gómez, abuelo del barrio de La Alameda, recuerda que construían cometas, desde las más sencillas hasta las complicadas, por el tamaño y forma. Los padres de familia ocupaban los fines de semana para llevar a sus hijos a hacer volar los papalotes.

Según la forma era el nombre. Así, había brujas, cometas, estrellas, palomas, aviones, cajones y cubos. A los más grandes les llamaban pandorgas.

Atrás del juguete volador se encontraba con pies firmes y destreza quien dirigía con el cordel, las acrobacias del papalote, que se llegaba a elevar hasta a 50 metros de altura.

Relata que para elevar el papalote o cometa utilizaban la calle, la azotea del vecino, o en medio del patio de vecindad. En la punta de la cola le ponían navajas, para cortar el hilo del adversario.

A veces ganábamos y, otras, perdíamos el papalote que caía en las faldas del cerro del Borrego”, dice.

Fernando enseñó a mis hijos y luego nietos, a hacer las pandorgas con carrizo atado con hilo de cáñamo, armando de forma geométrica la liviana estructura, que en ocasiones llegaba a medir hasta dos metros de atura por 1.5 de largo.

Tenían secciones triangulares, romboides y cuadradas cubiertas con papel china y engrudo de almidón, con el que se vestía la armazón completa, que una vez forradas se asemejaban a un multicolor y llamativo mosaico.

Los ofrecen en redes sociales, tianguis, mercados y colonias populares a precios accesibles | Cortesía / Amigos de Acultzingo

La cola eran tiras de trapo, que hacían con una camisa vieja, para hacer contrapeso; una vez que la terminaba compraba en la Mercería "La Japonesa", una bola de hilo de cáñamo para elevar la pandorga o el murciélago.

Con los años, dice se convirtió en un experto volador de papalotes, que hacía se elevaran lo suficientemente alto como para hacerlo “colear”, zumbar y aterrizar como si fuera un avión de control.

En una ocasión, concluye, el viento sopló tan fuerte que el hilo de la pandorga no resistió, se rompió y la figura se perdió en el cielo. “Ese día lloré mucho y fue mi abuela Marielena la que me consoló; ella había visto el trabajo que me costó hacerla”.

Salud

Enfermedades como dengue, zika y chikunguya se volverían un problema debido al calor

Otras enfermedades comunes en esta temporada de calor son las infecciones gastrointestinales, conjuntivitis y dermatitis

Local

Crean padrón para evitar fraudes con agencias de viajes ilegales [Video]

Además de perder dinero, está en riesgo la seguridad de la persona que contrata ese tipo de servicio

Local

¿Ya no se antoja un café con pan? Debido al calor bajó la venta en panaderías

En entrevista exclusiva para El Sol de Orizaba José Luis Apale, propietario de la panadería “El Trébol comenta que la temporada de calor etá afectando al sector

Ecología

Donan 4 mil arbolitos de durazno para reforestar la zona de la Perla

Los habitantes de Chilapa son inspiración para seguir adelante con un programa de reforestación que beneficia a todos

Ciencia

Olimpiada Mundial de Robótica 2024 será en Orizaba; fecha de la competencia

En esta competencia participan infancias y jóvenes de los 8 a los 19 años de edad, quienes medirán sus conocimientos

New Articles

FILO 2024 presentará cuento “El reparador de libros” una linda historia escrita por Marilú López

Marilú López Baca nos cuenta que en lo cotidiano también hay aventuras y en esta existe un historia real plasmada en varias hojas