/ domingo 4 de junio de 2023

Rara enfermedad prevalece en las Altas Montañas, ¿de cuál se trata?

Hay alta consanguinidad y endogamia en Soledad Atzompa, Acultzingo y El Campanario, comunidad de Nogales

Aunque ya se sabía que en el mundo la prevalencia más alta de ictiosis laminar estaba detectada en las Altas Montañas del estado de Veracruz, estudios recientes revelan la estimación numérica.

El Grupo Ictiosis México da a conocer que la prevalencia mundial es de una persona por cada 200 mil pero en la entidad, en una región de apenas mil 300 km cuadrados, la prevalencia es 128 veces mayor a lo que se ha encontrado en la literatura científica.

Los genetistas manifiestan la necesidad de seguir abonando al conocimiento de esta enfermedad rara desde lo clínico, la salud mental y lo antropológico pues hay coincidencias en los municipios de estudio.

Ante el atraso socioeconómico, aislamiento geográfico y sin otra opción más que relacionarse con mismos miembros de la comunidad, exponen que hay alta consanguinidad y endogamia en Soledad Atzompa, Acultzingo y El Campanario, comunidad de Nogales.

Ictiosis México observa un árbol genealógico relacionado en los tres municipios, por lo que hipotetiza que la ictiosis laminar en esa región se presentaría en personas que vienen de un ancestro común.

El tema de salud debe ser tratado con cuidado y delicadeza, sin estigmatización y en apego a los derechos humanos, indicaron los científicos en el foro híbrido “Una mirada interdisciplinaria sobre las enfermedades raras discapacitantes en México: el caso de Veracruz”.

En el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social-Golfo apuntaron que las características socioculturales inciden en lo que sucede en el ámbito de la salud.

Además de la salud, ¿a qué problemas se enfrentan los enfermos de ictiosis laminar?

Se refirieron también al alto grado de discriminación y estigmatización al que se enfrentan quienes tienen esta enfermedad, caracterizada por piel sumamente seca, no hidratada, poco elástica, propensa a heridas, con afectaciones oculares y molestias por el resto de la vida.

“La ictiosis afecta la imagen y la autopercepción, por lo que la calidad de vida puede verse afectada provocando cambios físicos y emocionales que interfieren en las relaciones interpersonales”, apuntan.

Como resultado de la aplicación de cuestionario de depresión y ansiedad, afirman que estas personas tienen 20 veces más probabilidad de presentar depresión que los pacientes que no tienen Ictiosis. Aproximadamente el 95 por ciento presenta estos problemas.

¿La ictiosis laminar es catalogada como discapacidad?

Actualmente, la Fundación Genes dice haber logrado ya el acceso a certificados de discapacidad. Y es que la ictiosis laminar puede generar en algunas personas contracturas, artrosis, fiebre continua, dolor de cabeza y discapacidad funcional.

Explican que muchos tienen limitada su movilidad articular y lesiones en los pies que les condicionan su movilidad; caminar largas distintas es un martirio para estas personas.

Manuel González del Carmen, Hernán Cortés Callejas y Gerardo Leyva Gómez manifiestan que “no es contagiosa, ni siquiera piel a piel”, y habrá portadores que no manifiesten la enfermedad pero cuando tengan descendencia sí puede influir pues es una enfermedad genética.

Afirman que no se pueden coartar los derechos pero sí aconsejan que no haya más uniones entre familiares. También invitan a las personas interesadas a sumarse a los trabajos en bien de un grupo de personas con la calidad de vida mermada.

Nota publicada originalmente en Diario de Xalapa

Aunque ya se sabía que en el mundo la prevalencia más alta de ictiosis laminar estaba detectada en las Altas Montañas del estado de Veracruz, estudios recientes revelan la estimación numérica.

El Grupo Ictiosis México da a conocer que la prevalencia mundial es de una persona por cada 200 mil pero en la entidad, en una región de apenas mil 300 km cuadrados, la prevalencia es 128 veces mayor a lo que se ha encontrado en la literatura científica.

Los genetistas manifiestan la necesidad de seguir abonando al conocimiento de esta enfermedad rara desde lo clínico, la salud mental y lo antropológico pues hay coincidencias en los municipios de estudio.

Ante el atraso socioeconómico, aislamiento geográfico y sin otra opción más que relacionarse con mismos miembros de la comunidad, exponen que hay alta consanguinidad y endogamia en Soledad Atzompa, Acultzingo y El Campanario, comunidad de Nogales.

Ictiosis México observa un árbol genealógico relacionado en los tres municipios, por lo que hipotetiza que la ictiosis laminar en esa región se presentaría en personas que vienen de un ancestro común.

El tema de salud debe ser tratado con cuidado y delicadeza, sin estigmatización y en apego a los derechos humanos, indicaron los científicos en el foro híbrido “Una mirada interdisciplinaria sobre las enfermedades raras discapacitantes en México: el caso de Veracruz”.

En el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social-Golfo apuntaron que las características socioculturales inciden en lo que sucede en el ámbito de la salud.

Además de la salud, ¿a qué problemas se enfrentan los enfermos de ictiosis laminar?

Se refirieron también al alto grado de discriminación y estigmatización al que se enfrentan quienes tienen esta enfermedad, caracterizada por piel sumamente seca, no hidratada, poco elástica, propensa a heridas, con afectaciones oculares y molestias por el resto de la vida.

“La ictiosis afecta la imagen y la autopercepción, por lo que la calidad de vida puede verse afectada provocando cambios físicos y emocionales que interfieren en las relaciones interpersonales”, apuntan.

Como resultado de la aplicación de cuestionario de depresión y ansiedad, afirman que estas personas tienen 20 veces más probabilidad de presentar depresión que los pacientes que no tienen Ictiosis. Aproximadamente el 95 por ciento presenta estos problemas.

¿La ictiosis laminar es catalogada como discapacidad?

Actualmente, la Fundación Genes dice haber logrado ya el acceso a certificados de discapacidad. Y es que la ictiosis laminar puede generar en algunas personas contracturas, artrosis, fiebre continua, dolor de cabeza y discapacidad funcional.

Explican que muchos tienen limitada su movilidad articular y lesiones en los pies que les condicionan su movilidad; caminar largas distintas es un martirio para estas personas.

Manuel González del Carmen, Hernán Cortés Callejas y Gerardo Leyva Gómez manifiestan que “no es contagiosa, ni siquiera piel a piel”, y habrá portadores que no manifiesten la enfermedad pero cuando tengan descendencia sí puede influir pues es una enfermedad genética.

Afirman que no se pueden coartar los derechos pero sí aconsejan que no haya más uniones entre familiares. También invitan a las personas interesadas a sumarse a los trabajos en bien de un grupo de personas con la calidad de vida mermada.

Nota publicada originalmente en Diario de Xalapa

Local

¡Necesitan ayuda! Pobladores de Cuautlapan combaten incendio cerca de una recicladora

Se movilizan para atacar las llamas, pero requieren apoyo de brigadas y bomberos ya que temen avance rápidamente y afecte aún más la zona

Local

Brigadistas voluntarios combaten incendio en el cerro la Carbonera, ¿cuántos participan?

En la zona de Piedra Gacha, del municipio de Nogales, al menos un grupo de 15 personas estaban reuniendo bebidas y alimento para los brigadistas voluntarios

Local

Joven brigadista sueña con ser parte de la Marina; va la historia de Rogelio Flores

Es parte del grupo que ayuda a sofocar el siniestro en Tenango y conforme pasa el tiempo aprende más del combate a los incendios

Local

Incendio registrado en cerro de Tenango pone en alerta a la zona de Nogales

La dirección de Protección Civil se mantiene atenta y pendiente de los trabajos que llevan a cabo voluntarios y personal en el cerro de Tenango

Local

Incendio pone en peligro biodiversidad del Cañón de la Carbonera

Ambientalistas advierten que en el lugar existen varias especies en peligro de extinción

Deportes

Sabías que Orizaba fue campeón en el futbol mexicano; la historia

Fue en los años 70 cuando la llamada "Cuna del futbol" se alzó con el triunfo y logró subir a la segunda división