/ viernes 23 de julio de 2021

Es Enrique Jiménez Cortés el segundo sacerdote ordenado en pandemia

El Obispo de Orizaba, presidió la Eucaristía en la que ungió las manos y dio el Sacramento del Orden de los Presbíteros a Enrique Jiménez Cortés

TLILAPAN, Ver.- Monseñor Eduardo Cervantes Merino, Obispo de Orizaba, presidió la Eucaristía en la que ungió las manos y dio el Sacramento del Orden de los Presbíteros a Enrique Jiménez Cortés, ante la comunidad que lo vio nacer y crecer en su vida espiritual. Con ello se convierte en el segundo sacerdote ordenado durante la pandemia.

En el marco de la fiesta del santo patrono de la parroquia de Santiago Apóstol, le recordó que su respuesta se hace compromiso, “para que lo experimentado a lo largo de tu vida, tu experiencia de vida comunitaria en la familia, la sigas cultivando y madurando, poniéndola al servicio de la construcción de la familia de Dios, que es la Iglesia. La vida de trabajo, de fe y responsabilidad que aprendiste en tu familia, hoy está llamada a crecer y asumirla en el Ministerio Sacerdotal”, resaltó.

Foto: Mayra Figueiras | El Sol de Orizaba

Destacó que la unción de las manos (que es un momento especial dentro de la Eucaristía), es para prolongar la acción de las manos de Jesús, manos generosas, constructoras de paz, abiertas para dar, levantadas para bendecir, perdonar y levantar a los caídos, los más débiles, no para señalar, condenar, agredir o lastimar.

“La caricia y consuelo de Jesús, que hoy necesita nuestra sociedad tan lastimada, ha de llegar por las manos de sus ministros, necesitamos la pastoral del consuelo; manos que consuelan, ungen, animan, levantan al caído, que tienden al necesitado y se entrelazan con las de sus hermanos presbíteros y los hermanos laicos en la construcción de un mundo más humano, más justo, solidario y fraterno”.

Le pidió no olvidar que los presbíteros marcados por Jesucristo están llamados a ser misericordiosos y cercanos, especialmente con los más débiles, los más pobres y los más alejados; los que viven en las periferias humanas existenciales.

“Mantente abierto a las sorpresas que Dios ofrece en el Ministerio Sacerdotal, cultivando tu creatividad y tu imaginación para realizar la evangelización en las diferentes culturas de nuestra Diócesis, hoy tan variable, tan cambiante y necesitada de Dios”.

Al término de la ceremonia, en la que fue recibido por el presbiterio presente como su nuevo integrante, agradeció a Dios por el don de la vida, a sus padres, quienes ya están en la presencia del Señor; a sus hermanos, familia y comunidad de la parroquia de Santiago Apóstol, donde fue bautizado y recibió los Sacramentos de iniciación cristiana.

Foto: Mayra Figueiras | El Sol de Orizaba

Agradeció también a la Diócesis y al obispo por el orden recibido, a los sacerdotes, diáconos, seminaristas y laicos que le acompañaron hasta ese momento; al Seminario Diocesano La Sagrada Familia, al Seminario de la Arquidiócesis de Xalapa, Rafael Guizar y al Seminario Buen Pastor de Córdoba, en los que cursó su formación.

LEE MÁS AQUÍ: Día 1 en Tokio 2020, ¿Qué pruebas se disputarán el 24 de julio?

Finalmente se comprometió a hacer un ministerio lo mejor posible, esforzándose cada día en brindar un buen servicio donde se le asigne, “lo haré con mucha entrega, dedicación al servicio del pueblo de Dios”, dijo.

Foto: Mayra Figueiras | El Sol de Orizaba

TLILAPAN, Ver.- Monseñor Eduardo Cervantes Merino, Obispo de Orizaba, presidió la Eucaristía en la que ungió las manos y dio el Sacramento del Orden de los Presbíteros a Enrique Jiménez Cortés, ante la comunidad que lo vio nacer y crecer en su vida espiritual. Con ello se convierte en el segundo sacerdote ordenado durante la pandemia.

En el marco de la fiesta del santo patrono de la parroquia de Santiago Apóstol, le recordó que su respuesta se hace compromiso, “para que lo experimentado a lo largo de tu vida, tu experiencia de vida comunitaria en la familia, la sigas cultivando y madurando, poniéndola al servicio de la construcción de la familia de Dios, que es la Iglesia. La vida de trabajo, de fe y responsabilidad que aprendiste en tu familia, hoy está llamada a crecer y asumirla en el Ministerio Sacerdotal”, resaltó.

Foto: Mayra Figueiras | El Sol de Orizaba

Destacó que la unción de las manos (que es un momento especial dentro de la Eucaristía), es para prolongar la acción de las manos de Jesús, manos generosas, constructoras de paz, abiertas para dar, levantadas para bendecir, perdonar y levantar a los caídos, los más débiles, no para señalar, condenar, agredir o lastimar.

“La caricia y consuelo de Jesús, que hoy necesita nuestra sociedad tan lastimada, ha de llegar por las manos de sus ministros, necesitamos la pastoral del consuelo; manos que consuelan, ungen, animan, levantan al caído, que tienden al necesitado y se entrelazan con las de sus hermanos presbíteros y los hermanos laicos en la construcción de un mundo más humano, más justo, solidario y fraterno”.

Le pidió no olvidar que los presbíteros marcados por Jesucristo están llamados a ser misericordiosos y cercanos, especialmente con los más débiles, los más pobres y los más alejados; los que viven en las periferias humanas existenciales.

“Mantente abierto a las sorpresas que Dios ofrece en el Ministerio Sacerdotal, cultivando tu creatividad y tu imaginación para realizar la evangelización en las diferentes culturas de nuestra Diócesis, hoy tan variable, tan cambiante y necesitada de Dios”.

Al término de la ceremonia, en la que fue recibido por el presbiterio presente como su nuevo integrante, agradeció a Dios por el don de la vida, a sus padres, quienes ya están en la presencia del Señor; a sus hermanos, familia y comunidad de la parroquia de Santiago Apóstol, donde fue bautizado y recibió los Sacramentos de iniciación cristiana.

Foto: Mayra Figueiras | El Sol de Orizaba

Agradeció también a la Diócesis y al obispo por el orden recibido, a los sacerdotes, diáconos, seminaristas y laicos que le acompañaron hasta ese momento; al Seminario Diocesano La Sagrada Familia, al Seminario de la Arquidiócesis de Xalapa, Rafael Guizar y al Seminario Buen Pastor de Córdoba, en los que cursó su formación.

LEE MÁS AQUÍ: Día 1 en Tokio 2020, ¿Qué pruebas se disputarán el 24 de julio?

Finalmente se comprometió a hacer un ministerio lo mejor posible, esforzándose cada día en brindar un buen servicio donde se le asigne, “lo haré con mucha entrega, dedicación al servicio del pueblo de Dios”, dijo.

Foto: Mayra Figueiras | El Sol de Orizaba

Local

Regresan algunos a la UV; en noviembre retornarán más

El regreso a las aulas será progresivo, gradual y ordenado, sin atentar contra los derechos de quienes decidan continuar su aprendizaje a distancia

Local

Podría haber más leoncitos en reserva de Orizaba

Aunque nacieron en cautiverio y la mamá está acostumbrada a la presencia del personal de la Uma

Deportes

Realizan homenaje al mecenas del deporte orizabeño

Pablo Canto, de 60 años y Filomeno Ixmatláhuac, de 40, obtuvieron el segundo lugar en su categoría y su triunfo lo dedicaron a su maestro

Local

Regresan algunos a la UV; en noviembre retornarán más

El regreso a las aulas será progresivo, gradual y ordenado, sin atentar contra los derechos de quienes decidan continuar su aprendizaje a distancia

Deportes

Realizan homenaje al mecenas del deporte orizabeño

Pablo Canto, de 60 años y Filomeno Ixmatláhuac, de 40, obtuvieron el segundo lugar en su categoría y su triunfo lo dedicaron a su maestro

Local

Envejecimiento en Veracruz al triplicarse cifra de ancianos

En el censo de 1990 este sector representó el cinco por ciento de la población, pero que en 2020 subió a 15.1 por ciento

Local

Podría haber más leoncitos en reserva de Orizaba

Aunque nacieron en cautiverio y la mamá está acostumbrada a la presencia del personal de la Uma

Local

Vino de Colombia a Veracruz y desapareció

Familiares del colombiano José Naul Orozco Betancourt, de 30 años, piden el apoyo de la ciudadanía para localizarlo

Política

La 4T triplica gasto en militares en comparación con Peña Nieto

La Sedena es de las pocas instituciones que ha recibido recursos para creación de plazas, en medio de la austeridad republicana