/ domingo 3 de septiembre de 2023

Pese a carencias, estudiantes de Tepaxapa destacan y son seleccionadas para asistir a Ecuador

Algo pasa allá, en Tepaxapa, una pequeña comunidad indígena nahuahablante enclavada en la zona de las Altas Montañas de Veracruz.

TEPAXAPA, SOLEDAD ATZOMPA, VER.- Algo pasa allá, en Tepaxapa, una pequeña comunidad indígena nahuahablante enclavada en la zona de las Altas Montañas de Veracruz. Algo se gesta allá, en una telesecundaria a la que diariamente alumnos de al menos siete comunidades caminan hasta más de una hora para llegar a esas aulas.

Marisol Flores Francisco tiene 13 años, va en tercero de secundaria, y es una de esas estudiantes que se levanta a las 5:30 de la mañana para alistarse y caminar hora y media desde su casa, en la comunidad El Porvenir, hacia su escuela.

Camina pese al frío matinal que a partir de este mes de septiembre se irá recrudeciendo poco a poco hasta llegar al rudo invierno, cuando esa sensación permanece todo el día y cala los huesos, raspa las mejillas, y nos mantiene con la sensación de estar siempre húmedo por la constante brisa y neblina montañosa que cubre todo de un suave manto blanquecino.

Marisol caminará todos los días sin importar el polvo de los tramos no pavimentados que se pegan en los zapatos, el uniforme y la piel. Marisol seguirá andando entre ese pasto lleno de un rocío que se cristaliza en las horas más frías. Pero ella dice que va contenta a las clases. Le gusta su escuela.

ENFRENTAR LAS CARENCIAS

La Telesecundaria José María Morelos y Pavón se encuentra en la localidad Tepaxapa, perteneciente al municipio de Soledad Atzompa, donde el 33.7% de la población vive en situación de pobreza moderada y 62.5% en situación de pobreza extrema, según datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social. (Coneval. 2020).

De acuerdo con el Coneval, las principales carencias sociales en Soledad Atzompa son la falta de acceso a servicios básicos en las viviendas, carencia en el acceso a la seguridad social y carencia en la calidad y espacios de la vivienda.

La telesecundaria también enfrenta las carencias. Llevan años pidiendo un techado para que el alumnado pueda hacer actividades al aire libre sin importar el sol o la lluvia. Llevan años esperando un muro de contención que prevenga que un deslave—comunes en aquella zona montañosa por el tipo de tierra—, sepulte las aulas y termine siendo “una desgracia” si sucede en pleno horario escolar. Llevan años esperando con infraestructura agrietada y con amenaza de caerse. Las carencias siempre son de años. No sabemos si es porque somos de una zona indígena que nos soslayan”, nos cuentan.

Pese a la situación adversa, la escuelita, como es llamada con cariño por quienes la conocen y han acudido a ella, lucha, resiste, persiste y crea.

Los protagonistas son las alumnas y alumnos. El foco principal, el objetivo por el que todo esfuerzo vale la pena. Así, en aquella telesecundaria desde hace unos 10 años se trabaja al margen, pero no peleado, de los programas educativos oficiales, se realizan proyectos innovadores centrados en la realidad de las y los jóvenes, en sus necesidades, en sus oportunidades, en las carencias.

Así, trabajando con entusiasmo pese a la falta de apoyos, los frutos ya son visibles y comienzan a disfrutarse, y por ello Marisol, junto a dos compañeras más, fueron invitadas a la III Cumbre Mundial de Jóvenes por la Educación, a realizarse en Ecuador. Sí, tres estudiantes de una de las zonas más pobres del país tienen la oportunidad de hablar de lo que se gesta en su telesecundaria ante jóvenes de otros países. Eso sí logran los apoyos para cubrir el pasaporte, pasajes, boletos de avión… carencias. Al final siempre limitan las carencias.

¿QUIÉNES SON LAS JÓVENES INVITADAS A ECUADOR?

Marisol Flores Francisco, Erika Rosales López y Saraí Romero Cruz son las tres alumnas que fueron seleccionadas para participar en la Cumbre que este año lleva como eje rector el lema “Los jóvenes, actores para una gran educación”, y que se realizará en Tena, Ecuador, los días 11, 12 y 13 de octubre de este año.

Ahí las jóvenes presentarán la ponencia “Telesecundaria Tepaxapa. Más allá de los libros”, donde abordarán los trabajos y productos realizados durante el ciclo escolar 2022-2023 y compartirán los aprendizajes y observaciones de los procesos educativos adquiridos en los cuáles no se utilizaron los libros texto.

“Para mí ir a la Cumbre de Ecuador es una gran oportunidad para mejorar como estudiante, tanto en la escuela como para toda la vida; quisiera decirles lo bonito que es estudiar en la Telesecundaria José María Morelos y Pavón, en Tepaxapa; (aquí) nos visitan muchas personas de otros lugares y nos vienen a enseñar lo que saben, nuevas actividades, experiencias y eso es lo que las hace única; también que no sólo trabajamos en los libros, no nos quedamos en solo lo que el gobierno nos dice, no nos detenemos a lo que nos dicen, si no que vamos a investigar por nuestra cuenta en libros, películas, en diferentes materiales para tener nuestro propio criterio”, señala Marisol, a quien le gustaría ser enfermera y “no sólo eso, sino ayudar a las personas que viven en mi comunidad que no tiene los recursos, algunos no saben ni hablar español, y yo quiero respaldarlos en ese sentido”.

Ericka Rosales López tiene 14 años y cursa el tercero de secundaria, y para ella caminar desde su comunidad, en El Porvenir, hasta Tepaxapa, es un esfuerzo que vale la pena: “Cuando me levanto para mí hay emoción por venir a la escuela y saber que voy a aprender nuevas cosas. Vengo caminando cerca de una hora, porque el camión pasa más tarde, así que siempre caminamos. En las tardes le ayudo a mi mamá en los quehaceres de la casa, a cuidar a mis hermanos o le ayudo a mi papá a trabajar la madera, porque él hace sillas”.

A ella le gustaría ir a la universidad, tener una carrera, tal vez ser dentista: “porque mi papá ha tenido dolores de los dientes y se pone triste porque no tenemos suficiente dinero para ir con un dentista que le pueda ayudar. Entonces me gustaría poder hacer eso para poder ayudar”.

La tercera seleccionada es Saraí Romero Cruz, también de 14 años y cursando el tercero de secundaria, ella es de la comunidad Villanueva, un poco más cercana a la telesecundaria.

Ella quiere contar en la Cumbre acerca de cómo es su comunidad: “decirles qué hay para que la conozcan, a qué nos dedicamos, qué hacemos, cómo es nuestra escuela, que es una escuela que nos enseña diferente, la manera cómo estudiamos; hacemos muchas actividades que me gustan”.

A Saraí le llama la atención lo relacionado con el arte y la pintura, aunque si lo piensa un poco, nos dice que le gustaría estudiar más y ser maestra.

La Telesecundaria recibió una invitación directa para participar en este foro mundial, donde asistirán juventudes de Argentina, Bolivia, Costa Rica, Perú, República Dominicana, Colombia, Venezuela, Ecuador y México; y que es organizado año con año por la Fundación Internacional Educando para la Vida, THE Talento Humano Emprendedor, la Coordinación Zonal de Educación Zona 2 de Ecuador y varias Instituciones internacionales.

Por concepto de pasaportes, pasajes y vuelos, las estudiantes requieren al menos reunir 60 mil pesos, y para ello se están realizando colectas, donaciones y la venta de postales fotográficas tomadas por las y los estudiantes, que van acompañadas de una reflexión en náhuatl y español.

Para sumarse a esta causa nos comparten la cuenta para donar: Banco Azteca 52 63 5401 2007 1325, a nombre de Mariana Martínez Viveros. Profesora de la telesecundaria y asistente también a la Cumbre.

UNA ESCUELA EN LA SIERRA QUE RESISTE

¿Pero qué es lo que hace tan especial a la Telesecundaria Tepaxapa?, le preguntamos al director Iván Osorio Pérez, quien lleva 10 años al frente de este proyecto.

“La particularidad es que llevamos años, desde 2015, desarrollando e innovando proyectos escolares, muy parecido a lo que ahora es el nuevo plan de estudios; obviamente siempre hemos hecho una investigación curricular, y justificamos todas las temáticas; lo único que cambiamos fue las formas de enseñanza que, en este caso, es la libertad que tenemos, de diversificar nuestra enseñanza; también estudiamos los temas oficiales, solo que no de la manera tradicional que es libro, tele y estudiante".

Y agrega: “Creo que el espíritu de la escuela es la innovación. Algo que dejamos muy en claro es que innovar no significa usar tecnología de alta gama sino que es hacer un twist a lo que ya se tiene y que funciona; creo que eso es lo que hacemos: trabajamos con el contexto y siempre logramos producir grandes cosas porque al ser algo que parte del contexto se involucran más rápido los estudiantes y los padres y las madres; primero nos ven con ojos escépticos, pero ya que nos ven con los resultados se sienten orgullosos y se dan cuenta de que vale la pena estos tipos de procesos que hacemos en la escuela y que no son como los de una escuela normal, pero que están bien planeados, bien fundamentados, y que al final se consigue matar varios pájaros de un tiro”.

Este ciclo escolar la Telesecundaria José María Morelos y Pavón arranca con 90 estudiantes, aunque hay años donde la plantilla ha superado los 120; nos indican que desde la pandemia les ha pegado la migración a Estados Unidos, a dónde los jóvenes se van a trabajar al campo como recolectores.

A la escuela no sólo llegan de Tepaxapa, sino de al menos siete comunidades aledañas, tales como Villa Nueva, El Porvenir, Ahuacuitlapa, Barrio Nuevo, El Rincón, entre otras que, aunque no son cercanas y el alumnado debe caminar de ida y vuelta hasta tres horas en total, para muchas familias vale la pena por formar parte del tipo de enseñanza que allí se gesta.

Festivales artísticos itinerantes en las comunidades de la sierra, talleres solidarios impartidos por profesionales de diversas ramas que suben a la montaña para compartir su saber, foros, participaciones en ponencias, edición de un poemario en náhuatl, son algunas de las actividades educativas que se realizan.

“Este año que pasamos le metimos con todo y tuvimos muchos talleristas invitados de talla local, estatal, nacional e internacional también. Mucha gente conoce nuestro proyecto y cree y le apuesta, y este año sí logramos que todos nos coordináramos con un mismo objetivo y fue entonces una gran colaboración, muy horizontal, y la suma de todos fueron los resultados que nos están llevando al Ecuador”, explica el profesor.

CONTEXTO DE LAS ESCUELAS, PRIORIDAD

Osorio Pérez, con 17 años de labor docente, considera que el gran problema de las escuelas, tanto particulares como públicas, es la falta de vinculación con la comunidad.

Nos enfocamos muchos en los libros de texto, aunque los libros de texto no están aterrizados en las necesidades reales; ni los nuevos van a estar ni los anteriores lo estuvieron, porque cualquier material educativo que tengamos que utilizar siempre tiene que ser bajado a nivel de los contextos y repensado desde ahí, y creo que ese es nuestro sello de garantía, que siempre estamos innovando dentro de las problemáticas reales: las violencias, el machismo, el patriarcado, las formas de cómo se deben llevar entre ellos, ser compañeros, el manejo de las emociones, la resolución de problemas matemáticos bajo la óptica de la vida; entonces yo creo que si algo tiene la escuela es que toda la gente que se ha sumado, lo hace para contribuir a estos fines mayores y que no son inventados, son recogidos de las necesidades de las comunidades”, agrega.

Como ejemplo describe que algunos de los problemas que aquejan a las comunidades de esa zona son el alto consumo de gaseosas, alto nivel de personas con diabetes, deficientes hábitos alimenticios, uso y consumo de drogas que están empezando a proliferar, porque, señala, cada vez circulan más baratas y adictivas.

“Entonces, si nosotros no trabajáramos ese tipo de temáticas sería ver hacia otro lado y no poner real atención a las necesidades; creo que ese es el sello de nuestra escuela, poner atención a las necesidades, siempre desde el punto de vista pedagógico”.

En los diez años de un trabajo que poco a poco se ha ido afianzando, indica que sí es posible ver los cambios en los jóvenes que egresan del plantel: “Hay un cambio actitudinal, creo que eso es parte del sello de la escuela, porque también al recibir a estudiantes de varias comunidades cada quien trae diferentes formas de ser y de estar, y algunos vienen más rebeldes, a otros les pasó de noche la primaria, entonces llegan muy confundidos, echando mucho relajo, quieren imponer su ley, repitiendo patrones que vieron en las escuelas y que ven en casa; creo que el resultado es que de la escuela egresan personas críticas, reflexivas, que si bien se divierten como cualquier joven, también ya miden las consecuencias de sus actos, saben que toda acción tiene una reacción, saben que deben asumir su responsabilidad frente a sus acciones; entonces, más allá de decir que creamos genios, nosotros ayudamos con herramientas a que nuestros jóvenes puedan tener un estilo de vida que vaya bajo los estándares del pensamiento comunitario, el apoyo mutuo, que no se tecnifiquen; ya para eso tendrán otros niveles, pero con nosotros es darles la capacidad de discernimiento”.

¿CUÁL ES EL LLAMADO A LAS AUTORIDADES?

Osorio Pérez indica que la invitación a la Cumbre Mundial de Jóvenes, en Ecuador, no sólo es un orgullo para la telesecundaria, sino para toda la comunidad que día a día hace el esfuerzo por apuntalar al proyecto educativo. Sin embargo, los apoyos oficiales aún se están esperando.

“Desafortunadamente vivimos en una región donde en lugar de favorecer y premiar a esas escuelas donde se generan ese tipo de oportunidades para presentar trabajos innovadores que vienen de contextos muy diversos y adversos, pues no contamos con apoyos. Las autoridades ya saben, y estamos a la espera de que nos reciban en la Secretaría de Educación de Veracruz y se logre el respaldo para las estudiantes. Confiamos en que así sea porque nosotros somos de comunidades de alta marginación, y tenemos la oportunidad de ir a mostrar un trabajo que se hace en una de las zonas más pobres del estado de Veracruz. Llamamos al secretario de Educación, Zenyazen Escobar, a que sea sensible, él proviene del sistema de telesecundarias y sabe qué difícil es la situación para nosotros”, agrega.

Si algo distingue a la Telesecundaria Tepaxapa es su trabajo comunitario, solidario y horizontal. Se tejen redes de apoyo y se confía en la empatía y solidaridad de la gente. Por tanto, hacen un llamado a la población, “a quien lea esto y pueda y quiera apoyar a nuestra juventud a que pueda hacer su trabajo en Ecuador, que no es una oportunidad que tenga cualquiera y que nuestras jóvenes estudiantes tal vez es la mejor noticia que han tenido en su vida”.

Si desea donar o adquirir una postal realizada por las y los estudiantes se puede contactar al Facebook de la escuela: Telesecundaria Tepaxapa, y directamente con el profesor Iván Osorio al 272 162 13 22 y con la profesora Mariana Martínez al 2281 48 0375.

Publicado en Diario de Xalapa

TEPAXAPA, SOLEDAD ATZOMPA, VER.- Algo pasa allá, en Tepaxapa, una pequeña comunidad indígena nahuahablante enclavada en la zona de las Altas Montañas de Veracruz. Algo se gesta allá, en una telesecundaria a la que diariamente alumnos de al menos siete comunidades caminan hasta más de una hora para llegar a esas aulas.

Marisol Flores Francisco tiene 13 años, va en tercero de secundaria, y es una de esas estudiantes que se levanta a las 5:30 de la mañana para alistarse y caminar hora y media desde su casa, en la comunidad El Porvenir, hacia su escuela.

Camina pese al frío matinal que a partir de este mes de septiembre se irá recrudeciendo poco a poco hasta llegar al rudo invierno, cuando esa sensación permanece todo el día y cala los huesos, raspa las mejillas, y nos mantiene con la sensación de estar siempre húmedo por la constante brisa y neblina montañosa que cubre todo de un suave manto blanquecino.

Marisol caminará todos los días sin importar el polvo de los tramos no pavimentados que se pegan en los zapatos, el uniforme y la piel. Marisol seguirá andando entre ese pasto lleno de un rocío que se cristaliza en las horas más frías. Pero ella dice que va contenta a las clases. Le gusta su escuela.

ENFRENTAR LAS CARENCIAS

La Telesecundaria José María Morelos y Pavón se encuentra en la localidad Tepaxapa, perteneciente al municipio de Soledad Atzompa, donde el 33.7% de la población vive en situación de pobreza moderada y 62.5% en situación de pobreza extrema, según datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social. (Coneval. 2020).

De acuerdo con el Coneval, las principales carencias sociales en Soledad Atzompa son la falta de acceso a servicios básicos en las viviendas, carencia en el acceso a la seguridad social y carencia en la calidad y espacios de la vivienda.

La telesecundaria también enfrenta las carencias. Llevan años pidiendo un techado para que el alumnado pueda hacer actividades al aire libre sin importar el sol o la lluvia. Llevan años esperando un muro de contención que prevenga que un deslave—comunes en aquella zona montañosa por el tipo de tierra—, sepulte las aulas y termine siendo “una desgracia” si sucede en pleno horario escolar. Llevan años esperando con infraestructura agrietada y con amenaza de caerse. Las carencias siempre son de años. No sabemos si es porque somos de una zona indígena que nos soslayan”, nos cuentan.

Pese a la situación adversa, la escuelita, como es llamada con cariño por quienes la conocen y han acudido a ella, lucha, resiste, persiste y crea.

Los protagonistas son las alumnas y alumnos. El foco principal, el objetivo por el que todo esfuerzo vale la pena. Así, en aquella telesecundaria desde hace unos 10 años se trabaja al margen, pero no peleado, de los programas educativos oficiales, se realizan proyectos innovadores centrados en la realidad de las y los jóvenes, en sus necesidades, en sus oportunidades, en las carencias.

Así, trabajando con entusiasmo pese a la falta de apoyos, los frutos ya son visibles y comienzan a disfrutarse, y por ello Marisol, junto a dos compañeras más, fueron invitadas a la III Cumbre Mundial de Jóvenes por la Educación, a realizarse en Ecuador. Sí, tres estudiantes de una de las zonas más pobres del país tienen la oportunidad de hablar de lo que se gesta en su telesecundaria ante jóvenes de otros países. Eso sí logran los apoyos para cubrir el pasaporte, pasajes, boletos de avión… carencias. Al final siempre limitan las carencias.

¿QUIÉNES SON LAS JÓVENES INVITADAS A ECUADOR?

Marisol Flores Francisco, Erika Rosales López y Saraí Romero Cruz son las tres alumnas que fueron seleccionadas para participar en la Cumbre que este año lleva como eje rector el lema “Los jóvenes, actores para una gran educación”, y que se realizará en Tena, Ecuador, los días 11, 12 y 13 de octubre de este año.

Ahí las jóvenes presentarán la ponencia “Telesecundaria Tepaxapa. Más allá de los libros”, donde abordarán los trabajos y productos realizados durante el ciclo escolar 2022-2023 y compartirán los aprendizajes y observaciones de los procesos educativos adquiridos en los cuáles no se utilizaron los libros texto.

“Para mí ir a la Cumbre de Ecuador es una gran oportunidad para mejorar como estudiante, tanto en la escuela como para toda la vida; quisiera decirles lo bonito que es estudiar en la Telesecundaria José María Morelos y Pavón, en Tepaxapa; (aquí) nos visitan muchas personas de otros lugares y nos vienen a enseñar lo que saben, nuevas actividades, experiencias y eso es lo que las hace única; también que no sólo trabajamos en los libros, no nos quedamos en solo lo que el gobierno nos dice, no nos detenemos a lo que nos dicen, si no que vamos a investigar por nuestra cuenta en libros, películas, en diferentes materiales para tener nuestro propio criterio”, señala Marisol, a quien le gustaría ser enfermera y “no sólo eso, sino ayudar a las personas que viven en mi comunidad que no tiene los recursos, algunos no saben ni hablar español, y yo quiero respaldarlos en ese sentido”.

Ericka Rosales López tiene 14 años y cursa el tercero de secundaria, y para ella caminar desde su comunidad, en El Porvenir, hasta Tepaxapa, es un esfuerzo que vale la pena: “Cuando me levanto para mí hay emoción por venir a la escuela y saber que voy a aprender nuevas cosas. Vengo caminando cerca de una hora, porque el camión pasa más tarde, así que siempre caminamos. En las tardes le ayudo a mi mamá en los quehaceres de la casa, a cuidar a mis hermanos o le ayudo a mi papá a trabajar la madera, porque él hace sillas”.

A ella le gustaría ir a la universidad, tener una carrera, tal vez ser dentista: “porque mi papá ha tenido dolores de los dientes y se pone triste porque no tenemos suficiente dinero para ir con un dentista que le pueda ayudar. Entonces me gustaría poder hacer eso para poder ayudar”.

La tercera seleccionada es Saraí Romero Cruz, también de 14 años y cursando el tercero de secundaria, ella es de la comunidad Villanueva, un poco más cercana a la telesecundaria.

Ella quiere contar en la Cumbre acerca de cómo es su comunidad: “decirles qué hay para que la conozcan, a qué nos dedicamos, qué hacemos, cómo es nuestra escuela, que es una escuela que nos enseña diferente, la manera cómo estudiamos; hacemos muchas actividades que me gustan”.

A Saraí le llama la atención lo relacionado con el arte y la pintura, aunque si lo piensa un poco, nos dice que le gustaría estudiar más y ser maestra.

La Telesecundaria recibió una invitación directa para participar en este foro mundial, donde asistirán juventudes de Argentina, Bolivia, Costa Rica, Perú, República Dominicana, Colombia, Venezuela, Ecuador y México; y que es organizado año con año por la Fundación Internacional Educando para la Vida, THE Talento Humano Emprendedor, la Coordinación Zonal de Educación Zona 2 de Ecuador y varias Instituciones internacionales.

Por concepto de pasaportes, pasajes y vuelos, las estudiantes requieren al menos reunir 60 mil pesos, y para ello se están realizando colectas, donaciones y la venta de postales fotográficas tomadas por las y los estudiantes, que van acompañadas de una reflexión en náhuatl y español.

Para sumarse a esta causa nos comparten la cuenta para donar: Banco Azteca 52 63 5401 2007 1325, a nombre de Mariana Martínez Viveros. Profesora de la telesecundaria y asistente también a la Cumbre.

UNA ESCUELA EN LA SIERRA QUE RESISTE

¿Pero qué es lo que hace tan especial a la Telesecundaria Tepaxapa?, le preguntamos al director Iván Osorio Pérez, quien lleva 10 años al frente de este proyecto.

“La particularidad es que llevamos años, desde 2015, desarrollando e innovando proyectos escolares, muy parecido a lo que ahora es el nuevo plan de estudios; obviamente siempre hemos hecho una investigación curricular, y justificamos todas las temáticas; lo único que cambiamos fue las formas de enseñanza que, en este caso, es la libertad que tenemos, de diversificar nuestra enseñanza; también estudiamos los temas oficiales, solo que no de la manera tradicional que es libro, tele y estudiante".

Y agrega: “Creo que el espíritu de la escuela es la innovación. Algo que dejamos muy en claro es que innovar no significa usar tecnología de alta gama sino que es hacer un twist a lo que ya se tiene y que funciona; creo que eso es lo que hacemos: trabajamos con el contexto y siempre logramos producir grandes cosas porque al ser algo que parte del contexto se involucran más rápido los estudiantes y los padres y las madres; primero nos ven con ojos escépticos, pero ya que nos ven con los resultados se sienten orgullosos y se dan cuenta de que vale la pena estos tipos de procesos que hacemos en la escuela y que no son como los de una escuela normal, pero que están bien planeados, bien fundamentados, y que al final se consigue matar varios pájaros de un tiro”.

Este ciclo escolar la Telesecundaria José María Morelos y Pavón arranca con 90 estudiantes, aunque hay años donde la plantilla ha superado los 120; nos indican que desde la pandemia les ha pegado la migración a Estados Unidos, a dónde los jóvenes se van a trabajar al campo como recolectores.

A la escuela no sólo llegan de Tepaxapa, sino de al menos siete comunidades aledañas, tales como Villa Nueva, El Porvenir, Ahuacuitlapa, Barrio Nuevo, El Rincón, entre otras que, aunque no son cercanas y el alumnado debe caminar de ida y vuelta hasta tres horas en total, para muchas familias vale la pena por formar parte del tipo de enseñanza que allí se gesta.

Festivales artísticos itinerantes en las comunidades de la sierra, talleres solidarios impartidos por profesionales de diversas ramas que suben a la montaña para compartir su saber, foros, participaciones en ponencias, edición de un poemario en náhuatl, son algunas de las actividades educativas que se realizan.

“Este año que pasamos le metimos con todo y tuvimos muchos talleristas invitados de talla local, estatal, nacional e internacional también. Mucha gente conoce nuestro proyecto y cree y le apuesta, y este año sí logramos que todos nos coordináramos con un mismo objetivo y fue entonces una gran colaboración, muy horizontal, y la suma de todos fueron los resultados que nos están llevando al Ecuador”, explica el profesor.

CONTEXTO DE LAS ESCUELAS, PRIORIDAD

Osorio Pérez, con 17 años de labor docente, considera que el gran problema de las escuelas, tanto particulares como públicas, es la falta de vinculación con la comunidad.

Nos enfocamos muchos en los libros de texto, aunque los libros de texto no están aterrizados en las necesidades reales; ni los nuevos van a estar ni los anteriores lo estuvieron, porque cualquier material educativo que tengamos que utilizar siempre tiene que ser bajado a nivel de los contextos y repensado desde ahí, y creo que ese es nuestro sello de garantía, que siempre estamos innovando dentro de las problemáticas reales: las violencias, el machismo, el patriarcado, las formas de cómo se deben llevar entre ellos, ser compañeros, el manejo de las emociones, la resolución de problemas matemáticos bajo la óptica de la vida; entonces yo creo que si algo tiene la escuela es que toda la gente que se ha sumado, lo hace para contribuir a estos fines mayores y que no son inventados, son recogidos de las necesidades de las comunidades”, agrega.

Como ejemplo describe que algunos de los problemas que aquejan a las comunidades de esa zona son el alto consumo de gaseosas, alto nivel de personas con diabetes, deficientes hábitos alimenticios, uso y consumo de drogas que están empezando a proliferar, porque, señala, cada vez circulan más baratas y adictivas.

“Entonces, si nosotros no trabajáramos ese tipo de temáticas sería ver hacia otro lado y no poner real atención a las necesidades; creo que ese es el sello de nuestra escuela, poner atención a las necesidades, siempre desde el punto de vista pedagógico”.

En los diez años de un trabajo que poco a poco se ha ido afianzando, indica que sí es posible ver los cambios en los jóvenes que egresan del plantel: “Hay un cambio actitudinal, creo que eso es parte del sello de la escuela, porque también al recibir a estudiantes de varias comunidades cada quien trae diferentes formas de ser y de estar, y algunos vienen más rebeldes, a otros les pasó de noche la primaria, entonces llegan muy confundidos, echando mucho relajo, quieren imponer su ley, repitiendo patrones que vieron en las escuelas y que ven en casa; creo que el resultado es que de la escuela egresan personas críticas, reflexivas, que si bien se divierten como cualquier joven, también ya miden las consecuencias de sus actos, saben que toda acción tiene una reacción, saben que deben asumir su responsabilidad frente a sus acciones; entonces, más allá de decir que creamos genios, nosotros ayudamos con herramientas a que nuestros jóvenes puedan tener un estilo de vida que vaya bajo los estándares del pensamiento comunitario, el apoyo mutuo, que no se tecnifiquen; ya para eso tendrán otros niveles, pero con nosotros es darles la capacidad de discernimiento”.

¿CUÁL ES EL LLAMADO A LAS AUTORIDADES?

Osorio Pérez indica que la invitación a la Cumbre Mundial de Jóvenes, en Ecuador, no sólo es un orgullo para la telesecundaria, sino para toda la comunidad que día a día hace el esfuerzo por apuntalar al proyecto educativo. Sin embargo, los apoyos oficiales aún se están esperando.

“Desafortunadamente vivimos en una región donde en lugar de favorecer y premiar a esas escuelas donde se generan ese tipo de oportunidades para presentar trabajos innovadores que vienen de contextos muy diversos y adversos, pues no contamos con apoyos. Las autoridades ya saben, y estamos a la espera de que nos reciban en la Secretaría de Educación de Veracruz y se logre el respaldo para las estudiantes. Confiamos en que así sea porque nosotros somos de comunidades de alta marginación, y tenemos la oportunidad de ir a mostrar un trabajo que se hace en una de las zonas más pobres del estado de Veracruz. Llamamos al secretario de Educación, Zenyazen Escobar, a que sea sensible, él proviene del sistema de telesecundarias y sabe qué difícil es la situación para nosotros”, agrega.

Si algo distingue a la Telesecundaria Tepaxapa es su trabajo comunitario, solidario y horizontal. Se tejen redes de apoyo y se confía en la empatía y solidaridad de la gente. Por tanto, hacen un llamado a la población, “a quien lea esto y pueda y quiera apoyar a nuestra juventud a que pueda hacer su trabajo en Ecuador, que no es una oportunidad que tenga cualquiera y que nuestras jóvenes estudiantes tal vez es la mejor noticia que han tenido en su vida”.

Si desea donar o adquirir una postal realizada por las y los estudiantes se puede contactar al Facebook de la escuela: Telesecundaria Tepaxapa, y directamente con el profesor Iván Osorio al 272 162 13 22 y con la profesora Mariana Martínez al 2281 48 0375.

Publicado en Diario de Xalapa

Local

Incendios en Altas Montañas fueron controlados, regresa la calma

Arduas laborales de brigadistas lograron con éxito el control total de los incendios, incluyendo el más reciente en el municipio de Atlahuilco

Local

Por mantenimiento; teleférico de Orizaba suspende actividades

Explican que este mantenimiento o revisión, se programa cada dos o tres meses, depende la situación

Doble Vía

Comienza la temporada de papalotes en Orizaba, ¿dónde puedes comprar uno?

Los ofrecen en redes sociales, tianguis, mercados y colonias populares a precios accesibles

Deportes

“Pequeño Dragón”, un luchador que hace del bando técnico un estilo de vida

Su bando le ha enseñado a pelear limpio, tener más técnica y te luces más; también tiene la escuela ruda donde las fechorías son parte de esta pelea

Cultura

Orquesta Clásica de Orizaba prepara su festejo a las infancias, fecha y sede del concierto

De los 39 años que lleva la Orquesta Clásica de Orizaba, al menos 30 han sido los que año realizan este concierto

Doble Vía

¿Sin regalo para el 10 de Mayo? Y si le compras a tu mamá una “chancla de oro”

¿Ya compraste el regalo para mamá? En Orizaba te presentan una opción para que le saques una sonrisa llena de ternura