/ martes 12 de julio de 2022

Se desploman inspecciones a instalaciones nucleares por falta de presupuesto

Los recortes y la pandemia de Covid-19 afectaron las operaciones de la Comisión Nacional de Seguridad Nuclear y Salvaguardias

Con el inicio de la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador se redujeron los recursos financieros y humanos a la Comisión Nacional de Seguridad Nuclear y Salvaguardias (CNSNS), lo que derivó en un desplome de las inspecciones que esta entidad gubernamental realiza cada año a instalaciones radiactivas y nucleares, revelan sus informes anuales de desempeño.

La Comisión, como órgano desconcentrado de la Secretaría de Energía (Sener), tiene entre sus funciones vigilar la aplicación de las normas de seguridad nuclear, radiológica, física y las salvaguardias para que el funcionamiento de las instalaciones nucleares y radiactivas se lleven a cabo con la máxima seguridad para los habitantes del país.

➡️ Austeridad de la 4T afectará calidad de vida de mexicanos

Sin embargo, esta tarea se vio mermada en los últimos años por los recortes presupuestales que han caracterizado a la Cuatroté y por la pandemia de Covid-19.

De acuerdo con los informes anuales de la CNSNS, su presupuesto ejercido pasó de 174.7 millones de pesos en 2015 –el más alto de los últimos 12 años– a 121.3 millones en 2019, el primer año de la administración lopezobradorista. El año siguiente la Comisión sólo gastó 98.8 millones de pesos y en 2021 erogó 116.9 millones.

También hubo recortes de personal en el órgano que encabeza Alejandro Núñez Carrera. De contar con 214 trabajadores de estructura (mando, enlace y operativos) a finales del sexenio de Enrique Peña Nieto, pasó a tener 166 desde que comenzó el gobierno actual.

Con menos personal y recursos, las inspecciones que la Comisión anualmente realizaba a instalaciones nucleares y radiactivas se desplomaron desde el primer año de la Cuatroté.

En 2018, último año de la administración peñista, la CNSNS cumplió con casi la totalidad de sus metas de inspección. Llevó a cabo 507 revisiones a instalaciones radiactivas en materia de seguridad de las 545 que tenía programadas. Cumplió además con las 31 inspecciones proyectadas a instalaciones nucleares del país y con las 122 revisiones para supervisar el cumplimiento de la normativa en materia de seguridad física, salvaguardias y la vigilancia radiológica ambiental.

Para 2019 la Comisión informó que “se programaron 563 inspecciones a las instalaciones radiactivas a fin de vigilar los aspectos operativos relacionados con seguridad de las instalaciones radiactivas, pero debido al recorte presupuestal y de personal la meta se reprogramó a 354 inspecciones. Después del ajuste de metas únicamente se realizaron 341, es decir, se alcanzó 96.33 por ciento de la meta ajustada y sólo 60.57 por ciento de la meta original”.

De la misma manera, de 30 inspecciones originalmente programadas para vigilar la seguridad de las instalaciones nucleares, sólo llevó a cabo 23, es decir, 76.67 por ciento. Y en el caso de las revisiones para verificar el cumplimiento de la normativa, realizó 122 de 126. En todos los casos, la argumentación para no cumplir las metas del año fue “debido al recorte de presupuesto y de personal”.

PANDEMIA EMPEORÓ EL PROBLEMA

En su informe de desempeño correspondiente a 2020, el órgano desconcentrado de la Sener destacó como su principal problemática “la falta de presupuesto suficiente”, lo que afectó su operación.

“La falta de recursos presupuestales suficientes afectó el cumplimiento de los programas anuales inicialmente previstos de inspecciones e incidió en retrasos en la respuesta de solicitudes de licenciamiento y de autorizaciones diversas”.

Pero la falta de dinero no fue el único problema que enfrentó la Comisión Nacional de Seguridad Nuclear y Salvaguardias. De acuerdo con su informe de trabajo, “disminuyeron los recursos humanos en diversas áreas por fallecimientos de personal a causa de Covid-19”.

Ese año realizó únicamente 16 de las 28 inspecciones de seguridad a instalaciones nucleares que tenía programadas (57.14 por ciento), 34 de las 305 revisiones de seguridad a instalaciones radiactivas (11.15 por ciento) y 26 de 118 inspecciones para verificar que dichos inmuebles cumplieran con la normatividad correspondiente (22 por ciento).

Te puede interesar: Hangar presidencial paga 2.2 mdp de agua

La Comisión atribuyó el bajo desempeño a la emergencia sanitaria por el virus SARS-CoV-2, aunque indicó que se implementó un programa de vigilancia a las instalaciones en forma remota para verificar la operación segura de las mismas.

En su reporte de labores más reciente, correspondiente a 2021, la CNSNS cumplió con un mayor porcentaje de sus inspecciones programadas, pero todavía quedó muy por detrás de las metas planteadas: 65.52 por ciento de sus verificaciones de seguridad a instalaciones nucleares, 12.64 por ciento de sus inspecciones a instalaciones radiactivas y 46.07 por ciento de sus revisiones a la normatividad.

El principal argumento para no cumplir con las metas establecidas ese año fue la pandemia.

A principios de marzo pasado, y como parte de su reforma administrativa, el presidente López Obrador propuso fusionar 16 organismos desconcentrados y descentralizados con otras dependencias federales para ahorrar recursos y no duplicar funciones. Entre los organismos a desaparecer estaría la CNSNS, que sería absorbida por la Sener.



TE RECOMENDAMOS EL PODCAST⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music

Con el inicio de la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador se redujeron los recursos financieros y humanos a la Comisión Nacional de Seguridad Nuclear y Salvaguardias (CNSNS), lo que derivó en un desplome de las inspecciones que esta entidad gubernamental realiza cada año a instalaciones radiactivas y nucleares, revelan sus informes anuales de desempeño.

La Comisión, como órgano desconcentrado de la Secretaría de Energía (Sener), tiene entre sus funciones vigilar la aplicación de las normas de seguridad nuclear, radiológica, física y las salvaguardias para que el funcionamiento de las instalaciones nucleares y radiactivas se lleven a cabo con la máxima seguridad para los habitantes del país.

➡️ Austeridad de la 4T afectará calidad de vida de mexicanos

Sin embargo, esta tarea se vio mermada en los últimos años por los recortes presupuestales que han caracterizado a la Cuatroté y por la pandemia de Covid-19.

De acuerdo con los informes anuales de la CNSNS, su presupuesto ejercido pasó de 174.7 millones de pesos en 2015 –el más alto de los últimos 12 años– a 121.3 millones en 2019, el primer año de la administración lopezobradorista. El año siguiente la Comisión sólo gastó 98.8 millones de pesos y en 2021 erogó 116.9 millones.

También hubo recortes de personal en el órgano que encabeza Alejandro Núñez Carrera. De contar con 214 trabajadores de estructura (mando, enlace y operativos) a finales del sexenio de Enrique Peña Nieto, pasó a tener 166 desde que comenzó el gobierno actual.

Con menos personal y recursos, las inspecciones que la Comisión anualmente realizaba a instalaciones nucleares y radiactivas se desplomaron desde el primer año de la Cuatroté.

En 2018, último año de la administración peñista, la CNSNS cumplió con casi la totalidad de sus metas de inspección. Llevó a cabo 507 revisiones a instalaciones radiactivas en materia de seguridad de las 545 que tenía programadas. Cumplió además con las 31 inspecciones proyectadas a instalaciones nucleares del país y con las 122 revisiones para supervisar el cumplimiento de la normativa en materia de seguridad física, salvaguardias y la vigilancia radiológica ambiental.

Para 2019 la Comisión informó que “se programaron 563 inspecciones a las instalaciones radiactivas a fin de vigilar los aspectos operativos relacionados con seguridad de las instalaciones radiactivas, pero debido al recorte presupuestal y de personal la meta se reprogramó a 354 inspecciones. Después del ajuste de metas únicamente se realizaron 341, es decir, se alcanzó 96.33 por ciento de la meta ajustada y sólo 60.57 por ciento de la meta original”.

De la misma manera, de 30 inspecciones originalmente programadas para vigilar la seguridad de las instalaciones nucleares, sólo llevó a cabo 23, es decir, 76.67 por ciento. Y en el caso de las revisiones para verificar el cumplimiento de la normativa, realizó 122 de 126. En todos los casos, la argumentación para no cumplir las metas del año fue “debido al recorte de presupuesto y de personal”.

PANDEMIA EMPEORÓ EL PROBLEMA

En su informe de desempeño correspondiente a 2020, el órgano desconcentrado de la Sener destacó como su principal problemática “la falta de presupuesto suficiente”, lo que afectó su operación.

“La falta de recursos presupuestales suficientes afectó el cumplimiento de los programas anuales inicialmente previstos de inspecciones e incidió en retrasos en la respuesta de solicitudes de licenciamiento y de autorizaciones diversas”.

Pero la falta de dinero no fue el único problema que enfrentó la Comisión Nacional de Seguridad Nuclear y Salvaguardias. De acuerdo con su informe de trabajo, “disminuyeron los recursos humanos en diversas áreas por fallecimientos de personal a causa de Covid-19”.

Ese año realizó únicamente 16 de las 28 inspecciones de seguridad a instalaciones nucleares que tenía programadas (57.14 por ciento), 34 de las 305 revisiones de seguridad a instalaciones radiactivas (11.15 por ciento) y 26 de 118 inspecciones para verificar que dichos inmuebles cumplieran con la normatividad correspondiente (22 por ciento).

Te puede interesar: Hangar presidencial paga 2.2 mdp de agua

La Comisión atribuyó el bajo desempeño a la emergencia sanitaria por el virus SARS-CoV-2, aunque indicó que se implementó un programa de vigilancia a las instalaciones en forma remota para verificar la operación segura de las mismas.

En su reporte de labores más reciente, correspondiente a 2021, la CNSNS cumplió con un mayor porcentaje de sus inspecciones programadas, pero todavía quedó muy por detrás de las metas planteadas: 65.52 por ciento de sus verificaciones de seguridad a instalaciones nucleares, 12.64 por ciento de sus inspecciones a instalaciones radiactivas y 46.07 por ciento de sus revisiones a la normatividad.

El principal argumento para no cumplir con las metas establecidas ese año fue la pandemia.

A principios de marzo pasado, y como parte de su reforma administrativa, el presidente López Obrador propuso fusionar 16 organismos desconcentrados y descentralizados con otras dependencias federales para ahorrar recursos y no duplicar funciones. Entre los organismos a desaparecer estaría la CNSNS, que sería absorbida por la Sener.



TE RECOMENDAMOS EL PODCAST⬇️

Disponible en: Acast, Spotify, Apple Podcasts, Google Podcasts, Deezer y Amazon Music

Doble Vía

Por falta de apoyo, Orizaba declina ser sede del Tianguis de Pueblos Mágicos

Mediante un comunicado, autoridades de Orizaba dieron a conocer los motivos para declinar ser sede del Tianguis Nacional de Pueblos Mágicos

Local

Más de 200 quejas por mal servicio de telecomunicaciones en Veracruz: ITF

La plataforma “Soy Usuario” detalla un aumento en el número de quejas provenientes de Veracruz en los últimos seis meses

Local

Más de mil mujeres se graduaron de talleres para emprendedoras en Orizaba

Los cursos marcan una diferencia significativa en el empoderamiento de las mujeres a través del autoempleo

Cultura

Floricultores en Rafael Delgado reciben un bonito homenaje; los retratan en mural

El mensaje plasmado en el mural es para que el pueblo no se olvide de esa tradición, cultura y costumbre

Deportes

Corredor paralímpico consigue fondos para compra una prótesis; la historia de César Huerta

El pasado fin de semana se realizó la carrera atlética en Oaxaca, donde logró llegar en los primeros lugares de la categoría

Cultura

Caricatura política veracruzana en riesgo de desaparecer: monero nos explica

No sabe en qué momento empezó a dibujar, pero está seguro que desde que nació lo primero que busco fue un lápiz