/ viernes 4 de agosto de 2023

La cosmogonía de las bodas wixárikas en Zacatecas

Los turistas son casados por un marakame o sacerdote, siguiendo los principales pasos de la ceremonia tradicional

Una "limpia" con humo de copal, plumas de águila y agua para ahuyentar todo indicio de malas vibras, es con lo que da inicio la boda en la etnia wixárika, cuyos integrantes también son conocidos como huicholes.

Ante el marakame o sacerdote, la mujer, que representa la fecundidad, sostiene una jícara con maíz, mientras que el hombre porta una vela y flecha, lo que simboliza su papel de guía, protección y trabajo. Ambos se alimentan con platillos de maíz y luego se acuestan en un petate para recibir la bendición del oficiante.

El Sol de Zacatecas

En el lugar de la ceremonia se colocan adornos típicos de la etnia wixárika. / Foto: Cortesía │ Secturz


Durante siglos, la ceremonia nupcial permaneció como una incógnita para quienes no pertenecen a esta etnia que prevalece en zonas serranas y semidesérticas de Jalisco, Nayarit, Durango, San Luis Potosí y Zacatecas.

En Zacatecas, los wixárikas integran el pueblo originario más numeroso. Según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), la lengua indígena más hablada es el huichol, con mil 892 personas mayores de tres años, superando al tepehuano y al náhuatl, que son hablados por sólo 793 y 182 personas respectivamente.

La migración de los wixárikas a los centros urbanos, y las necesidades de subsistencia permitieron que sus vestimentas, artesanías, cosmogonía y ceremonias, fueran conocidas y apreciadas por zacatecanos y turistas.

El Sol de Zacatecas

La migración de los wixárikas a los centros urbanos, y las necesidades de subsistencia permitieron que sus vestimentas, artesanías, cosmogonía y ceremonias, fueran conocidas y apreciadas por zacatecanos y turistas. / Foto: Cortesía │ Secturz


Blanca Ortega Magallanes, mercadóloga y encargada del desarrollo de eventos corporativos, ha trabajado durante 15 años con un grupo wixárika radicado en el centro del estado de Zacatecas. Durante ese tiempo ha desarrollado de forma conjunta diversos proyectos para quienes visitan la entidad, entre los que sobresalen las bodas wixárikas para turistas.

Te puede interesar: Bodas norteñas: Fiesta en Chihuahua, una de las más tradicionales

En esta "experiencia" los turistas son casados por un marakame o sacerdote, siguiendo los principales pasos de la ceremonia tradicional.

Ataviados en trajes de manta con bordados de flores y venados, los novios después de la limpia inicial, y de probar platillos de maíz para luego recibir la bendición mientras yacen en un petate, mutuamente se colocan anillos de chaquira, detalle que forma parte de una fusión con las tradiciones occidentales. Finalmente se da paso a varias piezas musicales con violines, flauta, guitarra y tambor, a cargo de grupos populares wixárikas.

Todo esto se desarrolla en el marco de un espacio natural, flores, ofrendas con frutas, e incluso algunas decoraciones coloridas que son características de su cultura.

Producto turístico

"Me costó mucho convencer a este pueblo originario que aceptara incluir a la sociedad zacatecana en esta ceremonia, sobre todo porque su cultura no era inclusiva y era cerrada", recordó Blanca Ortega.

En entrevista explicó que la idea de ofertar esta boda tradicional, es sólo parte de un proyecto encaminado a generar economía para esta comunidad, profesionalizar a los artesanos, junto con la venta de sus artesanías y las limpias de sanación.

El Sol de Zacatecas

Los contrayentes, bajo el azul del cielo, recostados sobre un petate, reciben la bendición del sacerdote wixárika. / Foto: Cortesía │ Secturz

Casarse bajo estas costumbres en un evento programado, como parte de algún festival cultural, cuesta aproximadamente mil pesos por pareja, aunque si es "boda destino", la cual es gestionada por parejas de otros estados a través de la Secretaría de Turismo (Secturz), llega a cobrarse en ocho mil 500 pesos.

Este producto turístico se ha llevado a cabo en Los Conos de Santa Mónica en el municipio de Guadalupe, uno de los siete Pueblos Mágicos de Zacatecas. Blanca Ortega insiste en que lo económico no es lo fundamental, sino mantener y difundir las tradiciones ancestrales y ofrecer "experiencias especiales que marquen la vida en parejas".

Publicado originalmente en El Sol de Zacatecas

Una "limpia" con humo de copal, plumas de águila y agua para ahuyentar todo indicio de malas vibras, es con lo que da inicio la boda en la etnia wixárika, cuyos integrantes también son conocidos como huicholes.

Ante el marakame o sacerdote, la mujer, que representa la fecundidad, sostiene una jícara con maíz, mientras que el hombre porta una vela y flecha, lo que simboliza su papel de guía, protección y trabajo. Ambos se alimentan con platillos de maíz y luego se acuestan en un petate para recibir la bendición del oficiante.

El Sol de Zacatecas

En el lugar de la ceremonia se colocan adornos típicos de la etnia wixárika. / Foto: Cortesía │ Secturz


Durante siglos, la ceremonia nupcial permaneció como una incógnita para quienes no pertenecen a esta etnia que prevalece en zonas serranas y semidesérticas de Jalisco, Nayarit, Durango, San Luis Potosí y Zacatecas.

En Zacatecas, los wixárikas integran el pueblo originario más numeroso. Según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), la lengua indígena más hablada es el huichol, con mil 892 personas mayores de tres años, superando al tepehuano y al náhuatl, que son hablados por sólo 793 y 182 personas respectivamente.

La migración de los wixárikas a los centros urbanos, y las necesidades de subsistencia permitieron que sus vestimentas, artesanías, cosmogonía y ceremonias, fueran conocidas y apreciadas por zacatecanos y turistas.

El Sol de Zacatecas

La migración de los wixárikas a los centros urbanos, y las necesidades de subsistencia permitieron que sus vestimentas, artesanías, cosmogonía y ceremonias, fueran conocidas y apreciadas por zacatecanos y turistas. / Foto: Cortesía │ Secturz


Blanca Ortega Magallanes, mercadóloga y encargada del desarrollo de eventos corporativos, ha trabajado durante 15 años con un grupo wixárika radicado en el centro del estado de Zacatecas. Durante ese tiempo ha desarrollado de forma conjunta diversos proyectos para quienes visitan la entidad, entre los que sobresalen las bodas wixárikas para turistas.

Te puede interesar: Bodas norteñas: Fiesta en Chihuahua, una de las más tradicionales

En esta "experiencia" los turistas son casados por un marakame o sacerdote, siguiendo los principales pasos de la ceremonia tradicional.

Ataviados en trajes de manta con bordados de flores y venados, los novios después de la limpia inicial, y de probar platillos de maíz para luego recibir la bendición mientras yacen en un petate, mutuamente se colocan anillos de chaquira, detalle que forma parte de una fusión con las tradiciones occidentales. Finalmente se da paso a varias piezas musicales con violines, flauta, guitarra y tambor, a cargo de grupos populares wixárikas.

Todo esto se desarrolla en el marco de un espacio natural, flores, ofrendas con frutas, e incluso algunas decoraciones coloridas que son características de su cultura.

Producto turístico

"Me costó mucho convencer a este pueblo originario que aceptara incluir a la sociedad zacatecana en esta ceremonia, sobre todo porque su cultura no era inclusiva y era cerrada", recordó Blanca Ortega.

En entrevista explicó que la idea de ofertar esta boda tradicional, es sólo parte de un proyecto encaminado a generar economía para esta comunidad, profesionalizar a los artesanos, junto con la venta de sus artesanías y las limpias de sanación.

El Sol de Zacatecas

Los contrayentes, bajo el azul del cielo, recostados sobre un petate, reciben la bendición del sacerdote wixárika. / Foto: Cortesía │ Secturz

Casarse bajo estas costumbres en un evento programado, como parte de algún festival cultural, cuesta aproximadamente mil pesos por pareja, aunque si es "boda destino", la cual es gestionada por parejas de otros estados a través de la Secretaría de Turismo (Secturz), llega a cobrarse en ocho mil 500 pesos.

Este producto turístico se ha llevado a cabo en Los Conos de Santa Mónica en el municipio de Guadalupe, uno de los siete Pueblos Mágicos de Zacatecas. Blanca Ortega insiste en que lo económico no es lo fundamental, sino mantener y difundir las tradiciones ancestrales y ofrecer "experiencias especiales que marquen la vida en parejas".

Publicado originalmente en El Sol de Zacatecas

Local

Apoyo a ferroviarias podría generar más oportunidades de trabajo en Orizaba

Hasta en un 50 por ciento de más podría llegar a incrementar la plantilla laboral de este sector, siendo que se elevó la movilidad de los productos químicos

Local

Inician “Operativo Maceta”, existen más de 200 autos abandonados en Orizaba

Notificaron ya a 237 propietarios para que retiren sus autos en desuso de la vía pública

Cultura

FILO Orizaba 2024: disfruta de la oferta literaria en el COCO; cartelera de actividades

Realizan un reconocimiento a la Malintzin como parte de la ceremonia de inauguración de la FILO 2024

Elecciones 2024

Integrantes de Morena respaldan a candidaturas a diputados en Distrito XX

El diputado local Luis Arturo Santiago dijo que ya van más de 196 municipios que a ras de suelo Rocío Nahle está recorriendo en todo el país

Celebridades

Con el tour "Pa' luego es tarde", Yurida desborda romance en Orizaba

El Coliseo La Concordia fue la sede para disfrutar los éxitos de la exintegrante de La Academia

New Articles

Ciencia y Luz | ¿Por qué escribir es divertido?

Al cerebro le fascina estar activo. Las neuronas que lo integran buscan comunicarse entre ellas